Política

Monseñor Álvarez aboga por un “perdón”, pero con “restitución de daños”

Obispo critica que “para muchos la forma de hacer justicia es eliminar al contrario, destruir al que piensa diferente".

Monseñor Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa, abogó para que en Nicaragua haya “perdón” para curar “tantas heridas que se atesoran en el corazón y que tienen tan golpeada a nuestra sociedad”, aunque aclaró que quien “ha hecho un daño debe estar dispuesto a restituir y a resarcir a quien haya ofendido, de aquellos de quienes haya abusado. No importa el costo de la restitución; debes estar dispuesto a hacerlo”.

Durante su homilía, realizada a puertas cerradas en la catedra San Pedro, de Matagalpa, y transmitida a través de las redes sociales, el obispo dijo que el perdón es el único camino para “salir de este enjambre. El corazón del nicaragüense debe ser sanado, debe iniciar un proceso de perdón interior, un camino sin duda arduo, duro, pero debe iniciarse y perseverar en ello”.

“Este camino requiere que quien ha sufrido el mal esté dispuesto a perdonar y desear la salvación y el bien de quien lo ha ofendido, de quien le ha hecho un terrible mal. Pero sólo así la justicia puede triunfar, porque si el culpable reconoce el mal hecho, y deja de hacerlo, y es aquí que el mal no existe más, y el que era injusto llega a ser justo, porque es perdonado y ayudado a volver a encontrar el camino del bien”, aseguró el prelado.

Destacó que “reparar los daños es una obligación de quien quiere estar delante del Señor con la dignidad de hijo suyo. Hay que reparar los daños económicos, físicos y psicológicos perpetrados contra otras personas”.

Desde 2018, víctimas y familiares de asesinados por la represión orteguista a las protestas cívicas, han exigido “verdad, justicia, reparación y no repetición”.

Forma de hacer justicia

Criticó que “para muchos la forma de hacer justicia es eliminar al contrario, destruir al que piensa diferente, censurar silenciar el discurso diferente del mío”. A la par, el religioso señaló que “reparar los daños es una obligación de quien quiere estar delante del Señor con la dignidad de hijo suyo”.

Las palabras del obispo se dan en un contexto de acoso y amenazas a los opositores y medios de comunicación independientes. El pasado 11 de septiembre, la Dirección General de Ingresos (DGI) interpuso contra Canal 12 un reparo fiscal por 21 millones de córdobas, a lo que le siguió un embargo de los bienes de la empresa, así como de los del dueño, Mariano Valle.

El pasado 15 de septiembre, en su discurso por el Día de la Independencia de Centroamérica, el presidente Daniel Ortega amenazó a los opositores con cadena perpetua por presuntos crímenes de odio.

Álvarez hizo énfasis que la palabra justica “implica dar a cada uno lo que es debido, lo suyo, lo que le corresponde”. También hizo señalamientos acerca de las injusticias que vive Nicaragua: “¿Qué justicia existe dónde el justo muere en lugar del culpable y el culpable recibe en cambio la bendición que corresponde al justo?”.

“Para entrar en la justicia es necesario salir de esa autosuficiencia, del profundo estado de egoísmo, que es el origen de la injusticia, que la Ley, por sí sola, no tiene el poder de realizar”, mencionó el obispo. A la par que llamó a los nicaragüenses a no caer en las tentaciones del demonio “el odio, el miedo y la desesperanza”.

“El odio que autodestruye a un pueblo, a una sociedad, a una persona; el miedo que paraliza y la desesperanza, que es una sepultura en vida”, agregó.

El egoísmo es un camino que lleva al mal

Álvarez subrayó que “el egoísta cree que es lo mejor del mundo, para el egoísta es inconcebible pensarse en un segundo y peor en un tercer lugar, el egoísta en esta idolatría que vive va desconfigurándose interiormente. El egoísta quiere hacer su gusto, su capricho, sus palabras y pensamientos deben ser lo que se debe seguir porque para él lo suyo es lo más importante”.

“Quiere tener privilegios, el egoísta que quiere ser elogiado, aplaudido, consultado, ser el punto de atención y cuando no logra que los demás lo vean como el más importante fácilmente cae en la envidia, por eso se puede convertir en un autosuficiente, por eso el egoísmo es un camino que lleva al mal porque pasa de la autosuficiencia a la soberbia, saltando al orgullo” dijo el religioso.

Más en Política

Share via
Send this to a friend