Nación

Pandilleros y turbas orteguistas provocan destrucción en ciudad turística

Muerte, incendios, destrucción y saqueos en pleno día en Granada

Granada

Dos fallecidos, más de 40 heridos y la Alcaldía y varios comercios quemados en agresión a manifestantes Azul y Blanco



Desde las cinco de la mañana de este martes se empezaron a escuchar morterazos, gritos y disparos, en la hasta hace poco más de un mes turística ciudad colonial de Granada. “La mayoría apenas estábamos levantándonos cuando los ataques comenzaron”, relata Sergio, un poblador del barrio Arroyo Carita.

El enfrentamiento violento inició cuando pandillas del Barrio Maldito llegaron a atacar a pobladores del Arroyo Carita, porque estos últimos han apoyado uno de los tranques que se levantó en la ciudad.

Así, Granada amaneció bajo fuertes enfrentamientos que se trasladaron hasta la Calle Real Xalteva y en las cercanías a la Iglesia La Merced, donde turbas trataron de reprimir a los jóvenes que protestan y exigen la renuncia del presidente Daniel Ortega.

Durante el ataque falleció de un disparo en el tórax, José Maltez, un joven del Barrio Arroyo Carita, que fue socorrido por los jóvenes manifestantes. En un video que circula en redes sociales se ve al muchacho herido al ser trasladado al Hospital Amistad Japón Nicaragua.

Los pobladores expresaron que fueron agredidos cuando resguardaban las barricadas y señalan que un pandillero fue el que disparó a Maltez, que falleció cuando era trasladado al centro hospitalario.

“Llegaron en una camioneta varios pandilleros de esos que contrataron los sandinistas y empezaron a atacar a los jóvenes desarmados”, aseguró Vilma López, una habitante de la zona de conflicto.

Las campanas de las iglesias La Merced y Xalteva sonaron toda la mañana para alertar a la población de los ataques. Una fuente de la Cruz Roja informó que trasladaron al menos a unos 20 heridos durante la mañana.

Queman la Alcaldía

La mayoría de negocios amanecieron cerrados ante los enfrentamientos, afectando una vez más el ya maltratado comercio de Granada. “Casi toda la población y los negocios decidimos cerrar ante posibles ataques o saqueos”, contó Xiomara Díaz, propietaria de The Garden Café.

Díaz contó, que la mayoría de locales tenían listos sus extintores ante posibles incendios “porque estas casas del centro de Granada son históricas y sensibles”.

Unas horas después el temor se hizo realidad. Durante los enfrentamientos, la Alcaldía de Granada fue quemada por paramilitares, según varios de los manifestantes y pobladores, que junto a policías atacaron a los pobladores de esa ciudad.

El edificio de la comuna granadina es una vieja casa colonial ubicada en uno de los costados del Parque Central y a pocas casas de la considerada vivienda más antigua de Granada. Muchas de las viviendas estuvieron en alerta ante una posible propagación del fuego, sin embargo, los Bomberos lograron sofocar las llamas que destruyeron gran parte del edificio.

Jóvenes de Nandaime, Nindirí, Diriomo y hasta Monimbó se movilizaron a la Gran Sultana para apoyar a los manifestantes atacados durante todo el día.

Otro fallecido

“La Policía estaba apoyando a los pandilleros que fueron contratados por Margarita Jarquín, la Intendente del Mercado de Granada, supuestamente con el fin de proteger los negocios, pero al final se le salieron de las manos y se fueron a atacar a los manifestantes sin razón alguna”, explicó uno de los líderes de los comerciantes que prefirió el anonimato.

Durante los ataques, una persona le disparó por la espalda en la cabeza al joven Jaime Arana Salinas, un comerciante del mercado de Granada. “Estaba cerrando su tramo de venta de ropa cuando le dispararon”, contó Óscar Martínez, uno de sus amigos.

Su prima, Silvia Romero, confirmó el fallecimiento. “Te vamos a extrañar, pero dejaré que Dios tome el control porque siento mucho enojo por saber de la manera en que perdiste la vida cuidando tu trabajo, pero me aferro a Dios que esto no será en vano”, escribió en su cuenta de Facebook.

Noche de saqueos

La ciudad sacudida desde temprano por la muerte de los dos jóvenes, los primeros fallecidos en la ciudad desde el inicio de las protestas que iniciaron el pasado 18 de abril, sufrió por la noche saqueos e incendios.

Videos y fotografías, que circularon por redes sociales, mostraban a decenas de personas algunas encapuchadas, otras con el rostro descubierto transportando electrodomésticos. Al menos tres locales ubicados en la calle El Comercio fueron quemados.

“Me duelen esos nueve años que me costó llevar esa tienda hasta donde estaba”, declaró Daniel Torres Barillas, propietario de la Tienda Djavu, ubicada al lado de la Tienda El Verdugo que también fue saqueada y quemada.

Pobladores de Granada denunciaron que fueron las mismas turbas encapuchadas que atacaron en la mañana, las que tiraron gasolina y quemaron tras robar. Muchos comerciantes permanecían en sus tramos para protegerlos de saqueos.

Una ciudad desolada

Tim Roberts, habitante de Granada, contó a CONFIDENCIAL que el ambiente en la ciudad turística “es de desolación” y “anarquía”.

“No hay turistas, no hay gente en las calles, los chavalos que iban a clases fueron regresados a sus casas”, manifestó.

Durante los enfrentamientos una camioneta fue quemada en la calle El Consulado. El vehículo propiedad de Silvana Gutiérrez estaba estacionado afuera de la casa de una de sus amigas.

“La camioneta venía de una finca que tenemos y cuando mi madre (Silvana Gutiérrez) regresaba de traer la leche ya estaban los enfrentamientos por lo que tuvo que estacionarse y resguardarse cerca de la casa cuando fue quemada por los vándalos”, dijo a CONFIDENCIAL, Rolando Luna, hijo de la dueña del automotor.

Luna dijo que no se explican el ataque, pero saben que son las turbas orteguistas las que andaban agrediendo a los manifestantes. “Sabemos que fueron ellos y nuestro único temor es que se llevaron la placa de la camioneta y esperemos que no la usen para cometer más delitos”, indicó.