Nación

Centenares marchan en Managua por el Día Internacional por la Eliminación de la Violencia hacia las Mujeres

Mujeres nicas exigen no violencia

51 mujeres asesinadas en lo que va de 2015, según organizaciones feministas. Demandan al Estado mayor beligerancia



Este 25 de noviembre centenares de mujeres marcharon en Managua para conmemorar el Día Internacional por la Eliminación de la Violencia hacia las Mujeres y lanzaron un clamor de justicia por los femicidios registrados en Nicaragua, que en lo que va de 2015 ya se registran 51.

La familia de Dina Carrión, asesinada por su ex esposo Juan Carlos Siles hace dos años, según la denuncia interpuesta ante las autoridades, participó por quinta vez en la marcha. Conmemoraron el quinto aniversario de la muerte y reclamaron que lograron que se abriera un juicio por parricidio contra el presunto asesino, sin que a la fecha se haya dictado sentencia.

“El caso está paralizado: Siles fue acusado en el juzgado séptimo penal de audiencia, el 20 de febrero de 2013, pero seguimos esperando que se resuelva un recurso de amparo en la Corte Suprema de Justicia”, expresó Aida Carrión, hermana de Dina.

En el día Internacional por la Eliminación de la Violencia Hacia las Mujeres el caso de la familia Carrión ejemplifica, según organizaciones de mujeres, la inacción en muchos casos del Estado en los casos de violencia contra las mujeres. De acuerdo al recuento del observatorio de la Red de Mujeres Contra la Violencia en lo que va del año se registran 51 casos de femicidios.

El grupo de Mujeres de Las Segovias denunció que no lograron llegar a Managua para participar en la actividad a causa de retenes policiales y del Ministerio de Transporte (MTI). Las autoridades impidieron la circulación de los vehículos en los que se transportaban y también prohibieron que las mujeres tomaran el transporte público.

Bertha Inés Cabrales, del Colectivo de Mujeres Itza, dijo que en Managua en cambio la marcha transcurrió con normalidad. “Me quedé asombrada de que no pasara nada, porque año con año nos reprimían”, dijo.

Por primera vez en tres años la marcha se realizó sin incidentes ni bloqueo policial en Managua. Las mujeres se reunieron desde las ocho de la mañana en los semáforos del barrio Jonathan González y caminaron por el antiguo Hospital Militar, hacía la Avenida Bolívar.

Para Cabrales, el gobierno del comandante Daniel Ortega “quiere lavarse la cara de toda represión que hubo con la marcha de los campesinos” que se oponen a las expropiaciones canaleras al amparo de la ley 840. “Quieren decir que son un gobierno socialista, revolucionario y que quieren dar un mensaje de paz por la época de diciembre”, agregó la dirigente feminista.

En la manifestación participaron grupos feministas de Managua, León, Chinandega y otros municipios del Pacífico. También marcharon mujeres afrodescendientes como Joanna Wetherborn, de la organización Voces Caribeñas.

“Yo como mujer afro descendiente estoy denunciando la violencia racista que está haciendo parte de la vida de muchas mujeres y niñas. La violencia tiene múltiples manifestaciones en la vida de todas nosotras, desde la violencia institucional o la personal”, dijo la activista caribeña.

El 25 de noviembre se celebra el Día Internacional por la Eliminación de la Violencia hacia las Mujeres en conmemoración a las hermanas dominicanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, quienes se oponían a la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo. Ellas fueron asesinadas el 25 de noviembre de 1960 por órdenes del dictador sátrapa caribeño. La instauración de la conmemoración fue establecida en el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe celebrado en Bogotá, Colombia, en el año 1981.

Realidad versus discurso oficial

Las demandas de los grupos de mujeres fueron varias en Managua. Además de exigir al gobierno justicia por los asesinatos de mujeres, reivindicaron el derecho al aborto terapéutico y rechazaron los cambios en la aplicación de la Ley 779, que acepta la mediación previa a la acusación debido al reglamento de la ley promovido por la presidencia.

De igual manera, cuestionaron el discurso oficial y la política de 50-50 celebrada por la primera dama y Secretaría del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, como un logro gubernamental. “Ese discurso es una fanfarria, no hay igualdad mientras las mujeres no tengan poder de decisión y de hacer sus propias propuestas”, reclamó Cabrales.

Hombres jóvenes también se cuestionaron la igualdad en temas cotidianos. “Desde la oportunidades laborales, desde como las mujeres ganan un salario inferior al de los hombres, desde como la policía oculta las estadísticas de los femicidios. Realmente no hay igualdad”, manifestó Raul Corrales, miembro del Colectivo de Mujeres Ocho de Marzo.

La marcha concluyó sin mayores percances y fue notable la poca presencia policial, en comparación a otros años o eventos de la sociedad civil, señalaron las organizaciones.

El evento culminó cuando las mujeres lanzaron al aire pequeñas lámparas de papel con velas como símbolo de la lucha por la libertad de las mujeres. “Ni las mujeres ni la tierra somos territorio de conquista. No a la violencia machista”, coreaban las manifestantes.