Economía

“Múltiples factores” en crisis del ganado

Asociaciones de productores agropecuarios descartan que lavado de dinero esté relacionado al contrabando de reses en el país

Representantes de las tres mayores asociaciones de productores agropecuarios de Nicaragua negaron este miércoles que el contrabando de ganado en pie por la frontera con Honduras esté relacionado al lavado de dinero, como aseguró José Daniel Núñez, vicepresidente de la Cámara Nicaragüense de Plantas Exportadoras de Carne Bovina (Canicarne), la semana pasada en el programa Cuentas Claras.

Citando al Ministerio Público de Honduras, Núñez informó que el 15 de Marzo pasado se decomisaron 1,200 cabezas de ganado que ingresaron a dicho territorio centroamericano ilegalmente, proveniente de Nicaragua, para luego llevarlo a Guatemala. Además, indicó que más de 200 mil novillos estarían saliendo del país anualmente por contrabando y que dicha desaparición afecta al Estado porque no puede cobrar los impuestos.

Aunque Michael Healy, presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (UPANIC), no descartó que existe contrabando en la región, indicó que el hato ganadero no está llegando a los mataderos por múltiples razones.

“En los últimos años, la industria cárnica ha multiplicado su matanza. Un matadero que hace cinco o seis años mataba a 600 cabezas de ganado hoy está matando mil doscientas. Esto ha incrementado la matanza de hembras. Antes se mataba un 30 por ciento, hoy matan hasta un 50 por ciento. Esto ha tenido un impacto en el crecimiento de la ganadería. El cambio climático también afecta. Al vos tener más calor y más horas sol en el campo, la vaca no se preña como debe ser”, advirtió.

Gustavo Toruño, vicepresidente de la Comisión Nacional Ganadera de Nicaragua (CONAGAN), añadió que la sequía también ha provocado que, sobre todo en Chontales, las reses se vendan mucho antes de que lleguen a los mataderos. De igual manera, citó un estudio sobre “lecherización” de la ganadería. Este revela que de 40 sementales investigados en fincas de la zona, 38 son de la línea de leche. “Hay cierta inclinación en la producción de leche y eso baja la calidad del ganado que está saliendo para los mataderos”, declaró.

Vender al mejor postor

Michael Healy también explicó que otro motivo por el que el hato no termina en los mataderos nacionales es porque otros compradores están pagando mejor el kilo de carne. “Ese ganado se está vendiendo dentro del istmo. El productor es dueño de su ganado y por lo tanto él decide a quién vender su producto”, justificó.

La industria cárnica ha manifestado que los US$4.20 que pagan por kilo en canal caliente (con la res recién destazada y partida en dos) es 47% mayor que los US$3 que se pagan en Brasil y Paraguay, países que poseen un ganado similar al nicaragüense. Las tarifas locales también estarían por encima de los precios que pagan Argentina, Australia y Uurguay, naciones que poseen ganado de mejor calidad. Los mataderos han denunciado que, debido a la falta de ganado, su matanza es de apenas el 50% de su capacidad real.

Álvaro Vargas, vicepresidente de la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (FAGANIC), consideró injusto comparar el mercado nacional con el sudamericano. “Creemos que es una manipulación de información porque nosotros somos diferentes mercados y le vendemos a diferentes países también, como Estados Unidos, Centroamérica y Venezuela. Si tenés que compararte con alguien, es con aquellos a los que vendés tu producto”, criticó.

Vargas aseveró que a lo largo de los años, Nicaragua se ha ganado un status sanitario de país de riesgo controlado para enfermedades del ganado. Esa distinción internacional tiene “premios” en los precios internacionales de la carne, cosa que no sucede con los colegas de sudamérica porque tienen fiebastrosa en su ganado, indicó. “Eso tiene ventaja competitiva en los mercados extranjeros. No es solamente que el precio sea más caro, sino que el mercado internacional se lo paga mejor al país”, dijo.

Una reforma al pago de impuestos

Gustavo Toruño, de CONAGAN, confirmó que el problema del contrabando es más serio que en años anteriores. Esto habría causado una falta de abastecimiento de materia prima cuyas consecuencias sufren los consumidores, pues el mercado incrementa el precio de la carne. Sin embargo, expresó que la Comisión Nacional Ganadera de Nicaragua no quiere ver a los mataderos como enemigos e invitó a analizar la producción cárnica del país en toda la cadena de valor.

Por su parte, el presidente de UPANIC criticó que el gobierno no aplique un método justo para que los ganaderos paguen impuestos por el hato que exportan. Michael Healy afirmó que un animal no paga impuestos basándose en su peso, sino en un techo predeterminado. “Así que el ganado que exportás, pese o no 200 kilos, paga basado en un impuesto de 800 dólares. Esto incrementa el contrabando. Si lo hacés de acuerdo al tamaño y peso del animal, verán que decrecerá el problema”, prometió.

En ese sentido, Álvaro Vargas indicó que FAGANIC está proponiendo una norma técnica para el pago justo del hato, basado en mercados extranjeros, precios internacionales y el costo de producción.  “Nuestro rubro exportó 750 millones de dólares, pero no tenemos un sistema para que nos paguen la carne o la leche, como sí sucede con la caña o el ajonjolí. Aquí te lo pagan a golpe antojadizo de la industria, que le da al productor lo que decide, según la oferta y la demanda. Eso es incorrecto para los productores”, puntualizó.

En búsqueda de un consenso

Hace dos años, la ciudad de Camoapa (Boaco) fue la sede del Congreso por la Dignidad de los Ganaderos, un evento al que asistieron más de cuatro mil productores que consensuaron 17 puntos para hacer frente a las problemáticas del sector. Michael Healy aclaró que aunque se dio este esfuerzo, la industria cárnica no ha querido sentarse con ellos y analizar formas para que ambas partes puedan llegar un acuerdo sobre el pago justo del ganado.

“Nosotros creemos que nos hubiéramos ahorrado esta problemática si, hace dos años, hubiéramos tenido un diálogo de altura que buscara soluciones. Se lo hemos pedido a la industria en muchas ocasiones, pero hicieron caso omiso porque estaban matando bien. Ahora que se les ha bajado la matanza porque los extranjeros pagan mejores precios a los productores –ojo, que sólo ha sido en un cuatro por ciento– la industria ya está viendo problemas”, objetó.

Healy finalizó informando que este jueves por la tarde, CONAGAN, FAGANIC y UPANIC, se reunirán con el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP) y el gabinete de producción del Estado para llegar a un acuerdo con el Estado. Entre las demandas a presentar, hablarán de la mejora en caminos de penetración, el establecimiento de un impuesto justo para el ganado de exportación, transabilidad, genética, así como la atención pertinente a las denuncias de contrabando.

Más en Economía

Send this to a friend