Mundo

Caos en Washington tras asalto de seguidores de Donald Trump al Capitolio

Trump culpa al vicepresidente Pence, pero él no pide a sus seguidores que abandonen el Congreso y, en cambio, alimenta tensiones

Miles de seguidores del mandatario de EE. UU., Donald Trump, se concentraron ante la sede del Congreso en Washington y derribaron varias vallas de seguridad, generando choques con la Policía y caóticas escenas en un asalto al Capitolio, donde los legisladores abordan la validación formal de triunfo de Joe Biden en las presidenciales.

El presidente saliente culpó a su vicepresidente, Mike Pence, del caos en Washington por no haberse arrogado poderes que no le otorga la Constitución para revocar su derrota electoral, mientras sus seguidores asaltaban el Capitolio.

Al menos una persona ha sido herida de bala en el asalto de los manifestantes a favor de Trump en el Congreso estadounidense, según confirmaron fuentes de los servicios de emergencia al canal local del Distrito de Columbia de Fox.

Trump, que se encontraba en el Despacho Oval mientras sus simpatizantes irrumpían en el Capitolio y entraban en el hemiciclo de la Cámara de Representantes, no pidió a sus seguidores que abandonaran el Congreso y, en cambio, alimentó las tensiones que provocaron el asalto.

“Mike Pence no tuvo la valentía de hacer lo que debería haber hecho para proteger a nuestro país y a nuestra Constitución (…). ¡Estados Unidos exige la verdad!”, escribió Trump en un primer tuit mientras sus seguidores entraban a la fuerza en el Capitolio.

En un segundo tuit, diez minutos más tarde, el mandatario añadió: “Por favor, apoyen a nuestra Policía del Capitolio y fuerzas de seguridad. Están verdaderamente del lado de nuestro País. ¡Sean pacíficos!”.

Sin embargo, Trump no llegó a pedir a sus seguidores que pararan, y poco después irrumpieron en el pleno de la Cámara de Representantes y se escucharon disparos, mientras se detectaban gases lacrimógenos bajo la cúpula del Capitolio.

Tanto el Senado como la Cámara de Representantes fueron evacuados, y la alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, declaró un toque de queda a partir de las 6 de la tarde (23:00 GMT).

Seguidores fueron convocados por Trump

El asalto al Congreso se produjo cuando ambas cámaras celebraban una sesión para corroborar la victoria electoral del demócrata Joe Biden, en las elecciones presidenciales de noviembre pasado.

Los seguidores del presidente, que habían acudido a Washington en masa convocados por Trump, quien les arengó en un mitin frente a la Casa Blanca, se dirigieron luego al Capitolio y entraron por la fuerza.

Pence, que presidía la sesión en el Congreso, había enviado una carta este miércoles a los congresistas, en la que aclaró que no puede revocar los resultados de las elecciones.

“Es mi juicio meditado que mi juramento de apoyar y defender la Constitución me impide reclamar autoridad unilateral para determinar qué votos electorales deben contarse y cuáles no”, escribió Pence a los congresistas.

Una persona herida en asalto al Capitolio

Imágenes de MSNBC mostraron a una mujer siendo trasladada en camilla con una fuerte hemorragia y algunos legisladores fueron escuchados gritando “se han producido disparos”, al tiempo que miembros de la seguridad del Capitolio desenfundaron armas en el salón de plenos de la Cámara de Representantes.

Como consecuencia, la Policía ordenó la evacuación de dos edificios aledaños y el cierre de emergencia del Capitolio.

Las imágenes muestran cómo los seguidores del mandatario saliente se encaran con los agentes que conforman la barrera policial de seguridad y son repelidos con gases lacrimógenos por la Policía que custodia el Congreso.

Algunos de ellos aprovecharon las estructuras desplegadas para la toma de posesión del presidente electo, el demócrata Joe Biden, para escalar y acercarse a la escalinata del Congreso.

La marcha, bajo el nombre de “Salvar a EE. UU.”, comenzó por la mañana de manera pacífica cerca de la Casa Blanca, según pudo constatar EFE.

A mediodía, Trump se dirigió a las manifestantes para prometer que “nunca” concedería la derrota y urgió a sus seguidores a marchar hacia el Congreso.

En el interior, los legisladores celebran la sesión formal para validar los votos de las elecciones de noviembre en las que Biden se impuso a Trump.

Ante estos disturbios, los legisladores pidieron un receso en sus debates ante el peligro de que algún manifestante violento pueda ingresar al Congreso.

Más en Mundo

Share via
Send this to a friend