Migrantes

Médico nica en México necesita un trasplante de pulmón

La condición de salud de Darwin Jiménez se deteriora y los galenos mexicanos trabajan para controlar una infección que impide su operación.

El médico nicaragüense Darwin Jiménez, quien se contagió de covid-19 en México mientras atendía a pacientes con el coronavirus, necesita un trasplante de pulmones, según revelaron los médicos del Instituto Nacional de Cardiología “Ignacio Chávez”, en la capital mexicana.

Según un doctor, que prefiere no ser mencionado, Jiménez es candidato para un trasplante, ya que actualmente sus pulmones sufren de fibrosis como consecuencia de la covid-19, pero su condición es “tan grave” que no es posible realizar la operación. 

La infección de covid-19 “dejó una cicatriz” en los pulmones de Jiménez que le provocó una fibrosis total en uno de ellos y afectó la mitad del otro. Como consecuencia, esas lesiones causan que “ya no funcionen como órgano”, por lo que la única opción para salvarle la vida es un trasplante. 

“Si el paciente no estuviera infectado sería el candidato perfecto para un trasplante de pulmón. Ya no tiene pulmones Darwin y ya no los va a tener, la única opción es ponerle otro pulmón”, dijo el médico.

Cumple requisitos

La Ley General de Salud de México, en su artículo 22, establece que un extranjero puede recibir una donación de órganos luego de una estancia de residente temporal y permanecer en el país, por lo menos, seis meses ininterrumpidos antes del trasplante. Por ello, Jiménez cumple con los requisitos para recibir el órgano; sin embargo, el procedimiento no puede ser realizado hasta que los médicos no controlen la infección que padece en los pulmones que contrajeron la bacteria acinetobacter, que ha resistido la aplicación de diferentes antibióticos. 

El nicaragüense desarrolló, además, un aumento de creatinina como consecuencia de la aplicación de los antibióticos intravenosos, lo que provocó una falla renal y para combatir la bacteria le administran el medicamento únicamente inhalado. 

Jiménez lleva intubado un mes completo y no ha mostrado ningún tipo de respuesta positiva a la terapia de Oxigenación con Membrana Extracorpórea (Ecmo, por sus siglas en inglés), y cada membrana utilizada puede tener un costo de hasta 50 mil dólares. 

La doctora Greta Huete, amiga de Jiménez y quien ha estado viendo el caso de cerca, explicó a CONFIDENCIAL que hasta el momento el nicaragüense ha recibido tres membranas, una de ellas que fue comprada con dinero de donaciones.  El costo de estas en el Instituto Ignacio Chávez puede rondar los ocho mil dólares.

Pero su vida depende del Ecmo completamente, según Huete, pues si lo llegaran a desconectar moriría, pues no puede respirar por su propia cuenta. 

“También se valora si es factible seguirlo teniendo conectado a esa terapia. Sin esa terapia no vive. Si los pulmones no llegan a responder, y habría que ver en qué momento los médicos dicen: ‘no lo resolvemos y no podemos seguir cambiando una membrana porque no responde’”, analizó la doctora.

Imagen tomada de la web: christusmuguerza.com

Trasplantes de pulmón se hacen en Monterrey

Según los datos del Centro Nacional de Trasplantes de México, desde el año 2007 se han realizado solo 16 de estos procedimientos de pulmón, la mayoría de ellos en el Hospital Universitario doctor José Eleuterio González de Monterrey Nuevo León. 

Huete asegura que los médicos que atienden al nicaragüense están haciendo todo lo posible para garantizar su supervivencia y por ello se ha tomado la opción de realizar el trasplante como último recurso para evitar que muera. 

“Si el paciente no estuviera infectado sería el candidato perfecto para un trasplante de pulmón. Ya no tiene pulmones Darwin y ya no los va a tener, la única opción es ponerle otro pulmón”, dijo el médico. 

La historia de Darwin Jiménez

Jiménez salió de Nicaragua hace dos años a estudiar una maestría en México y su formación la llevaba en el Hospital Juárez, uno de los centros hospitalarios destinados al tratamiento de los pacientes que se contagiaron con covid-19, cuando se empezaron a detectar los primeros casos de la pandemia, el 27 de febrero.

El médico nicaragüense es hijo de padres artesanos quienes pagaron sus estudios vendiendo piezas de artesanía por todo el país, y lo animaron a continuar con su carrera de medicina en la Unan-Managua, donde se graduó y posteriormente estudió un posgrado.

Al conocer que su hijo se había enfermado en México, sus padres —apoyados por amigos del médico— hicieron una recolecta para viajar en un vuelo chárter al país Azteca, donde aterrizaron a mediados de septiembre. Allí han permanecido desde entonces, velando por la recuperación de su hijo y esperando una llamada informativa que les hacen todos los días los profesionales que lo atienden.

El padre de nicaragüense, Juan José Jiménez, relató a CONFIDENCIAL el pasado 26 de septiembre, que habían visto dos veces a su hijo desde que llegaron a Ciudad de México, ya que los protocolos del Instituto limitan a las personas a visitar a los pacientes que se han contagiado con la covid-19.

Hasta este viernes 8 de octubre, Jiménez ya tenía un mes de encontrarse en condición crítica en el Instituto Nacional de Cardiología, luego de haber sido trasladado desde el Hospital Juárez, donde hacía sus estudios profesionales. 

Más en Migrantes

Share via
Send this to a friend