Economía

El reporte del año pasado situaba al país en la posición 124

Nicaragua baja tres peldaños en “Doing Business”

La economía con más baja calificación en Centroamérica



Los requisitos para hacer negocios cambiaron muy poco en el país en los últimos doce meses: según la decimocuarta edición del reporte global ‘Doing Business 2017: Igualdad de Oportunidades para Todos’, (al que el Banco Mundial considera su ‘publicación insignia’), Nicaragua cayó tres posiciones entre el 2016 y el 2017.

El reporte del año pasado situaba a Nicaragua en la posición 124, y el de este año la coloca en la 127 de un total de 190 economías evaluadas, lo que se explica porque otros países aplicaron más reformas, mientras Nicaragua no aplicó ninguna en los dos últimos años analizados, según datos cortados al 1 de junio de 2016.

Tal como se indica en la versión en español del sitio web del Banco Mundial, “Doing Business analiza las regulaciones que afectan a 11 áreas del ciclo de vida de una empresa”, diez de las cuales sirven para clasificar la facilidad para hacer negocios.

Esas diez son apertura de una empresa, manejo de permisos de construcción, obtención de electricidad, registro de propiedades, obtención de crédito, protección de los inversionistas minoritarios, pago de impuestos, comercio transfronterizo, cumplimiento de contratos y resolución de insolvencia.

La publicación advierte que, aunque el Doing Business también mide la regulación del mercado laboral, esta no está incluida en la clasificación de este año.

Al centrarse únicamente en los datos de Nicaragua, resalta que el país sacó cinco buenas y cinco bajas calificaciones, lo que ayuda a entender que no se haya movido mucho de la parte media baja de la tabla global.

Las cinco en las que obtiene mejores calificaciones son comercio transfronterizo (posición 73); cumplimiento de contratos (83); obtención de electricidad (99); obtención de crédito (puesto 101); y resolución de insolvencias (103).

En los otros cinco indicadores, el país obtiene calificaciones menores que el puesto 127 alcanzado en la clasificación global: apertura de una empresa (puesto 128) protección de los inversionistas minoritarios (posición 145); registro de propiedades (posición 146), manejo de permisos de construcción (posición 168), y pago de impuestos (posición 176).

Al ocupar la posición 127, el país se sitúa como la economía con más baja calificación en Centroamérica, donde destaca Costa Rica en la posición 62, Panamá en la 70, Guatemala en la 88, El Salvador en la 95, Honduras en la 105, y la pequeña Belice en el puesto 112.

México (47), Colombia (53) y Perú (54), son las tres economía del continente donde es más fácil hacer negocios, mientras Surinam (158), el siempre devastado Haití (181), y Venezuela (posición 187 entre 190 países del mundo), ocupaban los últimos tres lugares de Latinoamérica.

Aunque hacer muchas reformas no es garantía de una mejora sustancial en el ranquin, destacan los esfuerzos de países y economías como Jamaica (seis reformas), Bahamas y Brasil (cuatro reformas cada uno), o Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Guyana, México y Perú, con tres reformas cada uno.