Economía

Firma estadounidense valora en 2,900 millones de dólares la deuda petrolera con Venezuela

Nicaragua es el mayor 
deudor de Venezuela

Obligaciones por C$1,500 millones registradas como deuda pública con el compromiso de fondos del Tesoro



El informe especializado “Venezuela This Week” de la firma de inversiones Torino Capital, de Nueva York, determinó que Nicaragua es el país que tiene una de las deudas más grandes con Venezuela.

Según la firma neoyorquina, las deudas totales por cooperación energética a Venezuela suman aproximadamente los 7,100 millones de dólares, con un valor de mercado estimado de 3,800 millones de dólares. De esta cifra, Nicaragua es el país que más deuda acumula, con 2,900 millones de dólares, a un valor de mercado de 1,600 millones de dólares. Mientras Haití, El Salvador y Jamaica suman 2,300 millones de dólares, o si equivalente 1,200 millones a valor de mercado.

Le puede interesar: Investigación, la Alcancía de Albanisa

El informe detalla que estas deudas se adquirieron en el marco de la cooperación energética con Venezuela. Sin embargo, otros países como República Dominicana y Jamaica recompraron las deudas que inicialmente tenían con Venezuela. En el caso de República Dominicana se recompró la deuda de 4,100 millones de dólares a un precio de 1,930 millones de dólares.

Este tipo de operaciones surgieron, según el informe, como una manera de monetizar los créditos de intercambio y financiar su déficit externo.

En el caso de Nicaragua, no se ha recomprado la deuda, pero el economista Enrique Sáenz, quien estima que esta supera los 3,600 millones de dólares, más que lo indicado por Torino, considera que la falta de transparencia pone en grave riesgo el manejo de esos compromisos con Venezuela.

Le puede interesar: Pulpería Albita

Hasta el momento no se conoce quién es el deudor de los 3,600 millones de dólares, indica Sáenz, aunque, debería ser Caruna como receptora de esos fondos que fueron usados discrecionalmente por el Gobierno de Daniel Ortega.

“Sin embargo, se conoce que el gobierno de Maduro condicionó al de Ortega para que los activos y pasivos de Caruna pasaran a Albanisa (que a su vez es socia minoritaria de PDVSA). Ahí no se sabe si el deudor es íntegramente Albanisa. Y si el deudor es Albanisa significa que Petronic, que es el socio de Albanisa con PDVSA, es deudor y en consecuencia de una forma truculenta estarían transformando la deuda privada en deuda casi pública”, expresó Sáenz.

Hacienda asume la deuda con Caruna

Caruna

La Cooperativa Caja Rural Nacional que se convirtió en la mayor prestamista de las empresas estatales, recibió en concepto de pagos del Gobierno aproximadamente 1,500 millones de córdobas entre 2015 y 2016.

Todo ese dinero se está registrando como deuda pública y cancelada con fondos del tesoro nacional por parte del Ministerio de Hacienda y Crédito Público.

En este año ya se registró un pago por 457.8 millones de córdobas para rescatar de su endeudamiento a la Empresa Distribuidora de Alimentos Enabas, por medio de un acuerdo presidencial publicado en La Gaceta Diario Oficial.

Le puede interesar: La deuda de Caruna a Albanisa

Para el economista Adolfo Acevedo es complicado evaluar estos pagos, pues no se especifica para qué fueron adquiridas las deudas. Desde su perspectiva, “no hay, como siempre, transparencia en lo absoluto”.

“De repente aparecen en el presupuesto unos pagos de deudas que uno no tiene manera de ver cómo se originaron. El problema es que, como no hay transparencia, el Ministerio de Hacienda puede decir: mirá aquí acredito esta deuda como deuda pública y el presupuesto la aparece pagando”, explicó el economista.

El exdiputado Carlos Langrand, cuestiona que los servicios y alimentos de Enabas han sido entregados por partidarios del Gobierno para hacer proselitismo político.

Se conoce de alimentos que son distribuidos por los secretarios políticos del FSLN en los municipios, los cuales benefician a la militancia partidaria y con fines proselitistas, en este caso significaría que estaríamos pagando con dinero de los impuestos programas partidarios y no aquellos que benefician al pueblo”, dijo Langrand.