Economía

Las nuevas reglas del comercio en la era Trump

Nicaragua puede sufrir daño colateral por nuevo proteccionismo

Proteccionismo

‘Guerras comerciales’ en la agenda internacional de Trump



La economía nicaragüense puede salir perjudicada producto del ‘daño colateral’ que podría sufrir si el proteccionismo del nuevo gobierno de Donald Trump se enzarza en una guerra comercial con México. O con la Unión Europea. O con China.

La razón es que si lo que se quiere es equilibrar una balanza comercial que es deficitaria con un país determinado “uno no puede aplicar un impuesto que se aplique solo a los productos de ese país, porque en ese caso, el desbalance comercial se va hacia otro país”, explica el economista Adolfo Acevedo.

Más allá de lo que suceda con la ley Nica Act, (que podría cerrar el acceso de Nicaragua a determinada inversión extranjera y a préstamos multilaterales, pero como está motivada por razones políticas puede resolverse de ese modo), el proteccionismo trumpiano puede dañar a la economía nicaragüense por otras tres vías.

La más inmediata de ellas es que al avanzar el proceso de disrupción de las cadenas globales de valor y suministro, con la intención de lograr que regresen a Estados Unidos los empleos que se fueron buscando mano de obra más barata, puede ocurrir, por ejemplo, que se graven las importaciones que provienen de esos países.

Los planes esbozados hasta ahora por los asesores comerciales de Trump redundarían en nuevos gravámenes a los sectores de la economía estadounidense que son más intensivos en uso de importaciones netas, entre ellos la rama textil y la automotriz, aunque también la de fabricación de electrodomésticos.

“Si afectan negativamente la rama automotriz estadounidense, también perjudicarán a la mexicana y de rebote, a las empresas nicaragüenses de zona franca que venden arneses para automóviles, así como a la rama textil, y ¿qué es lo que más exportan las empresas de zona franca de Nicaragua? textiles y arneses”, detalló Acevedo.

Ambas especialidades representan la mayor parte de los más de cien mil empleos que generan en Nicaragua las empresas adscritas al régimen de zona franca.

Productores de carne aferrados  a mercado EE.UU.

Aunque esos impuestos pueden materializarse a corto plazo, y sus efectos en Nicaragua sentirse en el mediano, a Acevedo le preocupa más la posibilidad de que comience una ‘guerra comercial generalizada’ que podría afectar sensiblemente a nuestra pequeña y abierta economía.

El economista recordó que “Trump había prometido acusar a China de subvaluar su moneda para tener ventajas sobre Estados Unidos, pero ya añadieron en la lista a Alemania y a Japón, que son dos de las potencias económicas más grandes del mundo”.

“La excusa para imponer medidas proteccionistas, es que están manipulando sus monedas. ¿Con qué medida se puede responder? Con un arancel. Se puede imponer límites a las importaciones a esos países, pero todo eso va contra los acuerdos de la OMC”, añadió.

En ese contexto, al salirse del tratado comercial que le ligaba a los otros dos países de Norteamérica, queda abierta la posibilidad de que Trump haga lo mismo con otros acuerdos, incluyendo el Cafta firmado hace una década con Centroamérica y República Dominicana.

Aunque Acevedo duda de que ese extremo llegue a materializarse, los productores de carne aglutinados en la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic), no descartan tal posibilidad.

Si se cierra el Cafta, los industriales que exportan unas 35,000 toneladas de carne al año tendrían que comenzar a pagar impuestos para poder entrar a ese mercado. Eso sería “un golpe durísimo para el ganadero, que ya recibe precios deprimidos por su producto”, asegura Alvaro Vargas, presidente de Faganic. “Sería devastador para el ganadero”, añade.

La tercera amenaza es la de gravar las remesas (US$1,264.1 millones en 2016, lo que fue 5.9% mayor que en 2015), lo que afectaría no solo la economía de miles de hogares de Managua, Chinandega, León, Estelí y Matagalpa, donde se concentra poco más del 70% del total de familias que recibe remesas, sino también al país entero.