Emergencia Coronavirus

Régimen retoma visitas casa a casa, pese a rechazo de familias

En tres ciclos de visitas casa a casa, según Murillo, se ha llegado a 2.6 millones de familias. En lasvisitas también participan los polémicos CPC

El Gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo retomó las jornadas de visitas casa a casa para “brindar información sobre el cuidado de la salud” frente a la pandemia del coronavirus, pese al rechazo de las familias nicaragüenses y en contra de las medidas internacionales de prevención, que llaman al distanciamiento físico y la cuarentena.

Pequeñas brigadas sanitarias fueron desplegadas por los barrios populares de Managua en el marco de esa jornada que ha recibido el rechazo de miles de familias que no han abierto sus puertas, según constató Efe.

Los que se oponen a recibir a esas brigadas argumentan, entre otros, que los trabajadores de la Salud están dentro del grupo de población más expuesto al contagio y, por tanto, es contraproducente recibirlos en sus hogares porque además acuden sin ningún tipo de protección.

Las brigadas entregan a las familias que los reciben una hoja con mensajes de prevención e higiene para evitar el contagio del coronavirus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad covid-19.

Acudir a unidades de salud

“El Ministerio de Salud nos encomienda hacer estas visitas casa a casa para que hagamos hincapié en las recomendaciones para la prevención del covid-19, sobre todo en el lavado de manos frecuentes”, explicó la responsable de epidemiología de un centro de salud de Managua, Claudia Calero, a medios oficiales.

También animan a las personas con sintomatologías a hacer uso de la línea gratuita 132, o bien, si presentan tos, fiebre o cualquier cuadro respiratorio, acudir a una unidad de salud.

El no gubernamental Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) ha tachado de irresponsable y criminal al Ejecutivo frente a la pandemia del coronavirus.

Según ese organismo humanitario, el Gobierno no se ha inmutado ante esa peste y en vez de aplicar medidas para prevenir la propagación de la enfermedad, convocan a marchas masivas, y movilizan a trabajadores del Estado y personal de salud para brindar charlas casa a casa sin la mínima protección.

¿Cuántas pruebas se han hecho?

Nicaragua reporta hasta ahora nueve casos confirmados de COVID-19, con un solo fallecido.

Las autoridades de salud nicaragüenses han recalcado que todos los casos han sido importados, es decir no se han registrado casos de transmisión local comunitaria.

El Gobierno que preside el sandinista Daniel Ortega no ha precisado, sin embargo, el número de pruebas que ha realizado hasta ahora.

El Ejecutivo también ha sido criticado por diversos sectores por promover eventos masivos y aglomeraciones a contracorriente de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Nicaragua, a diferencia del resto de países de Centroamérica, no ha decretado ningún tipo de emergencia por la pandemia, ni ha ordenado la suspensión de las clases, aunque ahora los escolares están de vacaciones por la Semana Santa.

Tampoco ha restringido la entrada ni movilidad en su territorio a ningún viajero y sus autoridades han dicho que no establecerán ningún tipo de cuarentena.

Rosario Murillo: 2.6 millones de familias “visitadas”

Rosario Murillo, esposa de Ortega y vicepresidenta, confirmó el martes que su Gobierno continuará insistiendo con las visitas casa a casa para la “verificación de las medidas de prevención y protección de la salud” de la pandemia del covid-19. “Nuestro único modelo de presencia directa de fe, familia y comunidad”, dijo.

En tres ciclos de visitas casa a casa, según Murillo, se ha llegado a 2 616 000 familias en todo el país. Estas brigadas están integradas por personal del Ministerio de Salud (Minsa), algunos trabajadores de otras instituciones del Estado, y simpatizantes sandinistas que son parte del Consejo del Poder Ciudadano (CPC), en los barrios de cada municipio.

Sobre el nuevo lineamiento de vigilancia respiratoria que ordena “ampliar el muestreo para detección oportuna para casos sospechosos de covid-19”, emitido por el Minsa, Rosario Murillo no dijo ni una sola palabra. Tampoco se refirió al número de pruebas que realizan y tampoco dio detalles del uso de las 26 000 pruebas rápida que el BCIE entregó al Gobierno.

CONFIDENCIAL publicó el documento oficial que revela que la ampliación del muestreo pasaría de las cinco a diez pruebas, que realizaban hasta hace unos días, a solamente “50 pruebas diarias” de coronavirus a “nivel nacional”. Cifra que todavía es considerada por debajo de lo recomendado por los científicos.

De acuerdo con el documento filtrado a CONFIDENCIAL por fuentes relacionadas a las autoridades sanitarias, el régimen de Daniel Ortega por primera vez admite que se deben muestrear los casos de neumonía grave o atípica, una medida que por rigor se realiza en otros países para descartar contagios de covid-19.

De realizarse 50 pruebas diarias, como manda el Minsa en su lineamiento, se estarían realizando 350 pruebas por semana, una cifra todavía muy inferior a lo recomendado por expertos, para evitar que la epidemia se siga propagando en fase comunitaria de contagios.

Silencio por casos importados

Continuando con su monólogo, Murillo sostuvo que no hay contagio comunitario en Nicaragua. “Teníamos a doce personas en seguimiento, el periodo de observación fue superado por cuatro personas, estas pasan a resguardo familiar, entonces quedan 8 personas en seguimiento, se suman dos más, para un total de diez en cuidado y monitoreo permanente. No tenemos transmisión local comunitaria, gracias a Dios”, refirió Murillo.

La vicepresidenta también guardó silencio sobre el caso de la segunda cubana en “contacto con viajero procedente de Nicaragua” que dio positivo con covid-19. El pasado 12 de abril, el Ministerio de Salud Popular informó de otro caso positivo que tuvo contacto con otro viajero que llegó de Nicaragua. Se trataba de una mujer de 54 años, residente de Mayabeque y que tuvo contacto con nueve personas más que permanecen bajo vigilancia.

“Es una ciudadana cubana de 47 años de edad, residente en La Lisa, provincia La Habana. Contacto con viajero procedente de Nicaragua”, indica el comunicado sobre este segundo caso que tiene relación con Nicaragua.

La vicepresidenta finalizó su intervención recordando al presidente Daniel Ortega, quien lleva más de treinta días de no presentarse públicamente en una actividad estatal. “Abrazo de parte de nuestro comandante Daniel, estamos en comunicación por cualquier cosa. Vamos adelante con pensamiento, corazón y convicción y triunfo”, finalizó.

(Con información de EFE)

Seguí toda la cobertura de CONFIDENCIAL sobre el coronavirus suscribiéndote a nuestro boletín de noticias diario. Para leer más artículos sobre el tema, hacé clic aquí

Más en Emergencia Coronavirus

Share via
Send this to a friend