Nación

Liberados han presentado signos de maltrato y tortura, afirma Leiva

Nicaragua “sitiada” por paramilitares: van 309 muertos, afirma ANPDH

Del total de fallecidos en las cifras de la ANPDH: 25 eran menores de 17 años. Además, hay 17 mujeres, y 12 policías



La Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH) registra al menos 309 nicaragüenses asesinados en 75 días (del 19 de abril al 2 de julio) de represión oficial a las protestas cívicas contra el Gobierno de Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo. La información detalla que desde la presentación del primer informe preliminar, el pasado 25 de junio, hasta esta fecha, cuando dieron una cifra de 285 asesinados, otros 24 se han añadido a la lista.

Álvaro Leiva, secretario ejecutivo de la ANPDH, reveló que los departamentos que registran más muertos continúan siendo Managua (126), Masaya (34) y León (21). Del total de personas asesinadas 25 han sido menores de 17 años, 292 son hombres y 17 mujeres. Reportan más de 1500 heridos y 150 desaparecidos.

“Las personas que han sido liberadas, han presentado signos de maltrato y tortura, de parte de la Policía Nacional. Hemos identificados centros de detención clandestinos, operados fuera del marco de la ley. Estos son El Coyotepe, en Masaya; San Isidro de Bola y el centro de reclusión La Esperanza, en Managua y Monte Luna, en Masatepe”, afirmó Leiva.

El secretario ejecutivo de la ANPDH manifestó que “mira con profunda preocupación la crisis, la seguridad ciudadana, que permite más vulneración a los derechos humanos de los nicaragüenses” y que es preocupante que las personas hayan sido asesinadas por ejercer su derecho a protestar cívica y pacíficamente.

El informe recoge que la función de la Policía continúa siendo ilícita, pues siguen utilizando pasamontañas para ocultar su rostro ante la ciudadanía. También que han recibido denuncias de operaciones fuera del marco de la ley de grupos armados, ejerciendo torturas, asesinatos atroces y daños a la propiedad motivados por fanatismo político.

“Nicaragua vive un estado de sitio no declarado provocado por estos grupos armados, que son dirigidos por grupos partidarios conocidos como CPC. Estos comandan capturas y asesinatos y dañan la imagen del Estado y las autoridades en general”, dice parte del informe.

Leiva aseguró que están reuniendo mayor información sobre los oficiales de la policía que están retenidos en celdas preventivas o que han sido amenazados. “Ellos temen por su vida, que se les nieguen sus prestaciones sociales y que sean sometidos a torturas y les den la baja deshonrosa”, señaló Leiva.

Repliegue sería una provocación

Danilo Martínez, delegado de la ANPDH para el departamento de Masaya, expresó la preocupación que tiene el organismo respecto a la intención del Gobierno de Ortega de realizar el repliegue hacia esa ciudad.

Martínez manifestó que la población de Masaya ha expresado que rechazan que la celebración del repliegue se realice, pues sería una falta de respeto y una ofensa sobre los muertos que han caído víctimas de la represión de Ortega Murillo.

“Hacemos un llamado al presidente Ortega, que desista de realizar el repliegue, pues eso sería una provocación. Significaría una actividad represiva, con acciones de fuerzas y redundaría en un derramamiento de sangre”, afirmó Martínez.

“A Masaya no entra el repliegue porque las calles son del pueblo de Monimbó, de Masaya. Las barricadas se comenzaron a levantar en diferentes barrios en repudio a la firma de tales acuerdos. Masaya y Monimbó no está dispuesto a ceder espacio a orteguismo”, afirmó Yubrank Suazo, del Movimiento 19 de Abril, en esa ciudad.