Mundo

Nicaragüenses explotadas y obligadas a abortar en España

Red era liderada por dos hermanas nicaragüenses, pero también participaban españoles, bolivianos y marroquíes

La Policía de España detuvo en Murcia a quince ciudadanos acusados de trata de personas y de realizar abortos de forma clandestina e ilegal a un grupo de mujeres nicaragüenses.

La banda de tratantes mentía a las víctimas y les aseguraba que en España iban a tener un empleo bien remunerado, sin embargo, al ingresar a territorio europeo, las explotaban en trabajos domésticos con un bajo salario, además las obligaban a prostituirse y si quedaban embarazadas, les exigían que abortaran y enterraran los fetos.

Dos hermanas nicaragüenses eran las líderes de la banda. En algunas ocasiones conocían de antemano a sus víctimas o las contactaban a través de sus familiares y amigos. La Policía española informó que en todos los casos, las mujeres eran de escasos recursos económicos y viajaban con la intención de sacar de la pobreza a sus familias.

Las dos líderes de la banda animaban a las víctimas a viajar a España para conseguir un trabajo como empleadas del hogar. Ofrecían prestarles entre 3000 y 3500 dólares para comprar el billete de avión y para acreditar los medios de vida necesarios para entrar en el país como falsas turistas. Como compromiso de pago, a algunas de las mujeres las hacían firmar un contrato de venta de alguna propiedad en Nicaragua, a favor de la madre de las supuestas tratantes, cita en su nota el diario El País, de España.

El sistema de explotación

Ya en España, las víctimas viajaban a Barcelona y luego a Murcia. Les quitaban el dinero prestado y las encerraban en casas en condiciones de hacinamiento e insalubridad. Luego eran ubicadas en casas en la misma zona y ahí cuidaban a personas de la tercera edad.

Las mujeres trabajaban y eran controladas por sus captores. Tenían un salario bajísimo, comparado con el que les ofrecían antes de viajar, y además, debían entregar una parte para pagar a las tratantes por los gastos de alojamiento y deudas de comida y viaje. Las líderes de la banda argumentaban que por no pagar a tiempo, los intereses subían mes a mes, calculando una suma impagable.

Como si esto no fuera suficiente, algunas mujeres aceptaban prostituirse para ganar más dinero y pagar la deuda. Sin embargo, las tratantes se quedaban con la mitad del dinero que pagaban los hombres por los servicios sexuales.

El diario El País dice en su artículo que la investigación dejó al descubierto que si las jóvenes que se prostituían quedaban embarazadas, eran obligadas a tomar pastillas que, en ciertas circunstancias, provocan abortos.

También agrega que las cabecillas del grupo falsificaban recetas médicas o las obtenían a través de las personas mayores a las que cuidaban. En domicilios privados, sin cuidados médicos y a veces cuando las embarazadas ya tenían cuatro meses de gestación, las hermanas las obligaban a tomar los medicamentos y luego enterraban a los fetos.

La Policía de España afirmó que la investigación inició en noviembre de 2016, cuando las autoridades detectaron a varias mujeres nicaragüenses que estaban siendo explotadas en Murcia. En esa ocasión los oficiales identificaron a las tratantes cuyas nacionalidades eran de Nicaragua, España, Bolivia, Marruecos, Guinea y Bélgica.

Los quince arrestados de esta ocasión, serán procesados por los delitos de trata de seres humanos con fines de explotación laboral, tráfico ilegal de mano de obra, favorecimiento de la inmigración irregular, relativos a la prostitución, contra la salud pública, falsedad documental, aborto ilegal y omisión del deber de perseguir delitos, finaliza la publicación del diario español.

Más en Mundo

Send this to a friend