Nación

Nicas varados en El Salvador ruegan los dejen volver al país

Unos 35 nicaragüenses tienen 28 días en el puerto de La Unión, en El Salvador, porque el régimen no les permite ingresar a Nicaragua

Sin dinero y sobreviviendo de la caridad ajena se encuentran unos 35 nicaragüenses, que desde hace 28 días están varados en el puerto de La Unión, en El Salvador. Ellos “ruegan” al Gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo les permitan el ingreso a Nicaragua.

Los nicaragüenses —33 hombres y 2 mujeres— pasan su días y noches en un albergue gubernamental, en una zona conocida como Los Coquitos. La alcaldía, pobladores y miembros de iglesias católicas y evangélicas les han regalado comida.

“Estamos en una situación crítica. No hallamos qué hacer, solo pedir (volver) a nuestra tierra, que es lo que nos corresponde. No vamos a morir de coronavirus, sino de hambre”, dijo el nicaragüense Pedro González Benavides, líder del grupo.

Estos 35 son los últimos de un grupo de 92 nicaragüenses a los que el régimen, sin justificación, no les permitió ingresar al país, aunque oficialmente las fronteras siguen abiertas. De estos casi 100 ciudadanos, 48 fueron trasladados hasta el puesto fronterizo nicaragüense de El Guasaule, por el Programa de Retorno Voluntario Asistido de El Salvador. Sin embargo, como el Gobierno orteguista les impidió el ingreso, ellos decidieron cruzar por puntos ciegos.

Sin permiso de Honduras

Estos 48 nicaragüenses estuvieron varados por dos días en el puente fronterizo que une a Honduras y Nicaragua, hasta que cruzaron ilegalmente. Esta situación motivó al Gobierno de Honduras a revocar un permiso de pase por su territorio, para los 35 nicaragüenses que están en La Unión.

“El 21 (de abril) nos iban a dar el permiso para pasar (por Honduras), pero todavía estaban los otros compañeros en El Guasaule; entonces (las autoridades hondureñas) no quisieron que nosotros pasáramos por la misma situación de los otros compañeros”, explicó González.

El nicaragüense añadió que ellos han tenido que buscar cómo salir por vía marítima. “Le pedimos a nuestro presidente (Daniel) Ortega que se ponga la mano en la conciencia, y nos regale el zarpe de la lancha para poder regresar al país. Estamos a solo dos horas y media de Potosí (Chinandega)”.

Exámenes médicos

González destacó que los 35 nicaragüenses han sido examinados en dos ocasiones por el Ministerio de Salud de El Salvador, que ha descartado que padezcan la covid-19.

Estamos bien de salud, nadie tiene tos, gripe o calentura. No dejamos que personas ajenas a nosotros estén acá (cuartos de la iglesia católica). Es más, si el Gobierno (de Nicaragua) duda de nosotros, que nos examinen cuando lleguemos”, comentó.

Estos 35 compatriotas son originarios de Somotillo, Chinandega, Managua, Estelí, Somoto y Jalapa. En El Salvador, trabajaban en los sectores de comercio informal y agrícola. Todos se quedaron sin empleo, luego que el Gobierno salvadoreño decretara una cuarentena domiciliar obligatoria.

Una situación similar vive un grupo de 210 nicaragüenses varados en las Islas Caimán, porque el régimen ha prohibido el aterrizaje en Managua de los vuelos de la aerolínea Cayman Airways. Muchos están mendigando para poder sobrevivir.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend