Turismo
Turistas

No hay cama pa’ tanta gente

"Estamos en pañales en infraestructura hotelera", dice gerente de tour operadora



Nicaragua se convirtió en 2015 en el país que lideró el crecimiento del turismo en la región, con más de un millón de viajeros, lo que representó, según cifras del Instituto Nicaragüense de Turismo (INTUR) cortadas hasta octubre pasado, ingresos por más de 250 millones de dólares. El crecimiento fue de un 7% en relación a 2014, superando a Guatemala y Costa Rica, dos importantes destinos centroamericanos. A pesar de ese crecimiento, el turismo de Nicaragua se enfrenta a un obstáculo que puede frenarlo: la baja oferta hotelera. “Estamos en pañales en capacidad turística”, dijo Eduardo Guevara, gerente de mercadeo de Mundoventura Travel, una operadora turística nacional.

“El país tiene todavía problemas de capacidad turística, no hay lugares suficientes para abarcar toda la demanda. Es un problema que enfrentamos principalmente en Semana Santa y es un indicador de que el país todavía no está preparado para esto¨. explicó Guevara en el programa televisivo Esta Semana.

El crecimiento de las visitas al país ha sido constante, aunque todavía Nicaragua está lejos de alcanzar a destinos como Costa Rica, que el año pasado recibió más de dos millones de visitantes. Uno de los mayores atractivos para quienes deciden viajar a Nicaragua es que el país tiene precios bajos, aunque el tema de la oferta puede afectar a los viajantes, principalmente en temporadas altas como la Semana Santa, cuando debido a la alta demanda los precios por habitaciones pueden aumentar.

Claudio Rappaccioli, gerente de Horizontes Tours&Travel, dijo que Semana Santa representa un “reto” para la industria turística del país, no sólo por el incremento en la demanda de los servicios, sino porque deben hacer frente a los problemas que genera la temporada: ruido, contaminación y aglomeración. Rappaccioli dijo que las autoridades locales de las zonas turísticas, el INTUR y los dueños de los establecimientos como hoteles, bares y restaurantes deben de trabjar juntos para garantizar que esta fecha se convierta en un momento de descanso para los turistas y no en sinónimo de estrés y tensión, además de una excusa para la contaminación. “Hay que hacer conciencia en los ciudadanos. Este es un esfuerzo de todos los actores”, dijo.

Guevara dijo que la Semana Santa es temporada que atrae más al turismo nacional y se atreve a asegurar que el 80% de la demanda de esta temporada corresponde a nicaragüenses que se trasladan a los diferentes destinos turísticos nacionales, principalmente playas como las de San Juan del Sur y sus cercanías. El otro 20%, dijo, corresponde a lo que él llamo “turismo de lujo”, principalmente de extranjeros que visitan complejos como Guacalito de la Isla o Mukul.
Aunque en esta temporada la preferencia de los nicaragüenses es sol, playa y olas, las operadoras presentan ofertas para quienes quieren huir de las altas temperaturas que azotan a las principales ciudades del Pacífico del país, la región más habitada. Erika Meza, gerente de Güegüense Tours, dijo que ellos ofrecen “alternativas turísticas en climas frescos” del interior de Nicaragua. “Promovemos tours de mediodía o un día, por si la gente quiere conocer zonas que todavía no visitan, como el Macizo de Peñas Blancas, los bosques de Estelí o Matagalpa”, dijo Meza.

Una de las ofertas de esta operadora, por ejemplo, es un viaje a la reserva de Tisey, en Estelí, un recorrido de un día completo a un precio de 45 dólares, que incluye traslados, visitas a puntos de interés como el Salto de La Estanzuela, la comunidad agroturística La Garnacha, paseos por el sendero del bosque de pino de la reserva, visita al mirador del Cerro Apaguají, entre otras. Esta operadora turística también ofrecer un viaje al mítico archipiélago de Solentiname, en el Gran Lago de Nicaragua, donde el poeta Ernesto Cardenal fundó su comunidad de artistas primitivistas. Este viaje tiene un costo de 225 dólares por persona, y en tres días y dos noches ofrecen, además de los traslados y las comidas, visita a la isla de artesanos de San Fernando, recorrido por el refugio de vida silvestre Los Güatuzos y demostraciones de pesca artesanal.

Y para quienes no hicieron reservas o planes para esta temporada alta, los encargados de las tres operadores aseguran que hay opciones, entre las que mencionan la Laguna de Apoyo, sitios poco visitados como Laguna de Perlas, en el Caribe, la reserva de la Concepción de María, en Carazo, y sí, Managua, ciudad que, dijeron, ha generado interés en los viajeros extranjeros, quienes antes de salir a su destino de playas piden cada vez más un recorrido por la ciudad, que incluye la recientemente rehabilitada zona del lago, nombrada como puerto Salvador Allende.

“Managua tiene un atractivo que no tenía antes”, dijo Eduardo Guevara. “Los turistas ahora te piden un tour de mediodía. Lo que se ha hecho (en el lago) es un legado importante, que se puede convertir en un importante atractivo turístico”, aseguró.

Lea nuestro especial sobre turismo en la Isla de Ometepe aquí