Mundo

Entrevista con Carlos Mercader y Federico De Jesús, analistas políticos que comentan las elecciones en Estados Unidos

“No subestimar a Trump”

"Clinton no puede dar por sentada esta elección", asegura comentarista demócrata



En Estados Unidos avanza la carrera por las candidaturas presidenciales en las que se alzan como favoritos la demócrata  Hillary Clinton y el republicano Donald Trump. En una campaña cargada de matices y altibajos, la comunidad latina ha tenido un rol predominante, ya sea por los comentarios incendiarios de Trump, en los que calificó a los migrantes indocumentados mexicanos de “violadores”, o por el debate general sobre las reformas migratorias que afectan empleos, educación y salud. Según cifras oficiales, hay 55,2 millones de latinos en EE.UU., un 17 % de la población total del país. De ellos, 25,4 millones son los registrados para votar en las próximas elecciones presidenciales.

Los comentarios de Trump, y su inminente nominación como candidato republicano, generan temor tanto en el bando de los demócratas como los conservadores. Si en algo coinciden, es que podría ser una amenaza para el país norteamericano. “El Partido Demócrata no debe subestimar a Trump. Clinton tiene un reto y es cómo apelar a ciertos conservadores que no están de acuerdo con el mensaje de Trump. Aunque los votantes latinos se decantan por Clinton habría que ver cuántos de ellos realmente van a votar. Ella no puede dar por sentada esta elección”, manifestó el analista demócrata Federico De Jesús, estratega para los medios latinos de la campaña de Barack Obama en 2008.

Para Carlos Mercader, republicano y abogado especialista en derechos humanos, los líderes conservadores no se imaginaban que Trump llegaría tan lejos  y por eso tuvieron una reacción tardía. Ahora a pocos días de la nominación oficial y sin competidor fuerte dentro del partido, la figura del magnate se erige, no sin antes suscitar polémica.

“Hay un resentimiento hacía la política tradicional de Washington. Hay toda una gama de resentimientos con la administración de Obama  y ante eso Trump logró convertir ese descontento en un apoyo mayoritario. Los hispanos republicanos y conservadores alzamos nuestra voz cuando hizo los comentarios desafortunados en contra de la comunidad mexicana, pero sentíamos que estábamos en cuartos vacíos, muy poca gente nos respaldó por que pensaron que el factor Trump era un factor de corta duración. Hasta ahora lo ven como una amenaza real. Ahora hay una disyuntiva”, expresó Mercader, en entrevista con el programa Esta Noche.

Aunque faltan las convenciones partidarias en las que se nominaran oficialmente a los candidatos, Trump y Clinton no parecen tener marcha atrás. Según un sondeo Reuters/Ipsos,  la demócrata tiene una ventaja de 11 puntos porcentuales por encima de Trump.  La encuesta realizada entre el 24 y 28 de junio muestra que un 45.3 % de los votantes elegirán a Clinton, mientras que un 34.1% apoya a Trump. Un 20.5 % dijo que no votaría a ninguno de los dos.

Sin embargo, Clinton tendría un reto importante en articular los vigores dispersos que quedaron de las elecciones primarias de su partido. En esos comicios, se enfrentó al socialista Bernie Sanders y se despuntó una ardua contienda entre ambos. Al final Clinton, ganó en la mayoría de los estados, pero aún hay división dentro de las filas demócratas.

“Sanders no logró tener el apoyo de las mayorías, especialmente de los afrodescendientes. También, las personas piensan que Hillary Clinton está más capacitada para ser presidenta aunque no necesariamente están deacuerdo con todas sus políticas. Ella tiene que trabajar en eso”, explicó De Jesús.

Si bien Clinton lidera las encuestas, ante una virtual presidencia de Trump, Mercader afirma que su posición tan incendiaría y sus políticas extremas no podrán llevarse a cabo. El estratega republicano lo ve más como parte de sus tácticas publicitarias.

“Básicamente el muro que dijo que va a construir y que dijo que México va a pagar son ideas un poco ilusorias por el costo, porque realmente conlleva a un proceso muy difícil y hay que ver si la legislatura, el congreso se va a prestar a eso. Es un eslogan de campaña, pero del dicho al hecho, largo trecho”, comentó Mercader.