Política

Desde Febrero Andrey Vladimirovich Budaev sustituyó como embajador a Nikolay Vladimir

Nuevo embajador ruso en Managua

Embajada rusa calla sobre la compra de tanques de guerra por el Gobierno de Daniel Ortega



El nuevo embajador de la Federación de Rusia en Nicaragua, Andrey Vladimirovich Budaev, no se ha referido a la compra millonaria de 50 tanques que realizó el gobierno de Daniel Ortega a su país.

El asistente del diplomático moscovita dijo que el funcionario “tiene la agenda llena” para responder las preguntas de Confidencial, que fueron enviadas desde este lunes para conocer más detalles sobre la transacción de los tanques T-72B1, y que tuvo un valor de 80 millones de dólares.

Vladimirovich Budaev repone en el cargo al exembajador Nikolay Vladimir, un diplomático amable y abierto a la prensa independiente en algunas ocasiones.

Vladimir dejó el país en febrero, y el cuatro de abril el canciller de Nicaragua, Samuel Santos, recibió las cartas credenciales de Vladimirovich Budaev.

Según información de la legación del Kremlin en Managua, Vladimirovich Budaev nació en 1960 e ingresó en 1982 a la carrera diplomática. Entre 1996 y 2001 fungió como consejero de la embajada rusa en Chile. Luego, en 2004 hasta 2008 ocupó el mismo cargo en Colombia.

Vladimirovich Budaev vino a Nicaragua desde Brasil, donde fue cónsul general en Río de Janeiro desde 2010 a 2015. Con el nombramiento en Managua, el diplomático también será embajador concurrente en El Salvador y Honduras.

Una de las primeras actividades de Vladimirovich Budaev en el país fue anunciar junto a Laureano Ortega, hijo de la pareja presidencial y asesor en temas de inversión, “un crédito concesional” de Rusia de 300 millones de dólares para ampliar la pista del Aeropuerto Internacional de Managua, compra de aviones rusos y la construcción de silos para almacenamiento y procesamiento de granos básicos.

La cooperación de Rusia con Nicaragua se intensificó desde 2007, cuando el comandante Daniel Ortega regresó al poder. El principal eje de la relación bilateral ha sido el militar.

La compra de estos tanques ha causado todo tipo de críticas, pero hasta ahora no se conoce la letra menuda de la transacción, ni el origen del financiamiento.

Este miércoles, el presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, criticó lo que él considera “la carrera armamentista” de Nicaragua.

“Más que una preocupación y una amenaza, es un sentimiento de tristeza porque son pueblos que todavía necesitan mucho en temas de desarrollo humano, y somos los países vecinos los que al final de cuentas recibimos las migraciones que resultan de estos procesos incompletos de desarrollo”, afirmó Solís.

El mandatario costarricense agregó que la compra de armamento preocupa como un “fenómeno general” y que los pueblos de América Latina necesitan recursos para educación, salud, construcción, vivienda y mejoramiento de la calidad de vida.

“Cualquier recurso que se gaste especialmente en armas, en momentos en que éstas no son necesarias porque no hay hipótesis de conflicto que justifiquen una inversión de ese tamaño y equipamiento de tal sofisticación a la región Centro América, (…) me parece que es una mala noticia, cuando podrían estar invirtiendo en su población”, dijo Solís.