Nación

Tener un canal abierto con el Gobierno no significa que “esté de un lado”, justifica

Nuncio defiende su gestión en la crisis: “Soy imparcial”

Diplomático abandona su hermetismo ante periodistas y reclama: “Fíjense en los hechos, no en las palabras”



En una improvisada rueda de prensa en las puertas de la nunciatura, el nuncio apostólico Waldemar Sommertag dijo que el hecho de tener un canal de comunicación abierto con el Gobierno no significa que “esté de un lado”. Sommertag lamentó que Nicaragua “no hay confianza y hay mucha mentira, yo no tengo patrones ni de izquierda, ni de derecha, ni de atrás, ni de adelante”, comentó. El diplomático reaccionó así a las críticas de diversos sectores sobre su actuación como mediador y testigo en las negociaciones entre la Alianza Cívica y la dictadura.

“No soy neutral, no puedo ser neutral ante el sufrimiento de un pueblo”, afirmó Waldemar Sommertag. “Pero soy imparcial. Eso sí.  Ser sincero y hablar directamente. Hablar a las personas con los hechos. Por esos las personas están desestimando al nuncio, porque dice las cosas en cara y no miente. Si ustedes quieren (periodistas) podemos encontrarnos todos los días aquí si ponen en duda el trabajo del nuncio”, agregó el diplomático, rompiendo el hermetismo que ha mantenido durante varios meses.

El nuncio fue criticado en las redes sociales después que la presa política Yaritza Rostran declarara el viernes que el representante del Vaticano les recomendó suspender la huelga de hambre en la cárcel La Esperanza, porque ello “atrasaba las negociaciones con el Gobierno”. No solo Rostrán confirmó esto sino que otras reas de conciencia se lo contaron a sus familiares, según conoció Confidencial.

Waldemar Sommertag visitó hace seis día los penitenciarios donde están recluidos los 760 presos políticos, y conversó con algunos de ellos. En sus declaraciones a la prensa, el diplomático no se refirió a la queja de las presas políticas, pero sí dijo que su “gestión dentro de la cárcel no fue mediática”.

El sábado pasado, Sommertag fungió como mediador entre representantes de la Alianza Cívica y el Gobierno, para gestionar la liberación de 160 detenidos que fueron capturados por la policía durante la brutal represión desatada contra la marcha cívica convocada por la Unidad Nacional Azul y Blanco. Según testigos que estuvieron presentes en la Dirección de Auxilio Judicial, la presencia del nuncio fue abucheada por un grupo de los detenidos, provocando el enojo del diplomático y una discusión con algunos de los detenidos, antes de que fueran liberados.

Pide confianza para el diálogo

“Yo tengo mis informaciones y dicen en un perfil que el nuncio no comprende situación de los presos. Que lo siga diciendo. ¿Usted piensa que no sería feliz que salieran hoy 40, 10, 1 más personas? Hay la mesa de negociación, hay que darle confianza, tiempo al tiempo, darle esperanza a la esperanza”, dijo Waldemar Sommertag.

El nuncio no reveló si esta semana serán liberados más presos políticos como demanda la ciudadanía, y se limitó a defender su gestión en la crisis sociopolítica. Según él, Nicaragua atraviesa una situación distinta desde el 27 de febrero, cuando se instaló la mesa de negociación en el INCAE. Antes de eso, dijo el diplomático, “era un desierto” ya que no había negociaciones.

Sommertag dijo que “algunas fuerzas están minando el campo de las negociaciones”, sin identificar a los supuestos saboteadores.

“Dicen nuncio malo, nuncio bueno. Nuncio no necesita protagonismo, porque tiene un papel bien distinto”, dijo en tono alterado. “La nunciatura es como una embajada. Es un Estado. Y maneja las cosas. No tengo ninguna cosa en la conciencia que me diga estás actuando mal. No tenia contacto con ustedes (periodistas) porque no quería. Porque yo podría sacar una lista de acciones hechas por el nuncio. Y no me interesa si hay partes que asumen la paternidad de las cosas. Me interesa que se hagan las cosas”, regañó Waldemar Sommertag a los periodistas.

De acuerdo al diplomático, él no “va a ser la solución de los problemas” de los nicaragüenses pero tampoco será “un obstáculo”. “Fíjense en los hechos no en las palabras, porque las palabras son manipuladas.

“Yo estoy poniendo toda mi alma con una causa que no es mía, es de ustedes, por que ustedes no se ponen a colaborar a buscar una salida. Lamentablemente en este país no hay confianza, hay mucha mentira”, deploró el diplomático.

El nuncio dijo que él ha respaldado a la Conferencia Episcopal, y que la decisión de los obispos de no participar en el diálogo es una decisión de ellos. “La Conferencia Episcopal hace como quiere”, aseguró el diplomático.

Comité pro Liberación de Presos Políticos respalda al nuncio

El nuncio salió de la nunciatura luego de reunirse con el Comité Pro Liberación de los Presos Políticos. Los  madres de ese colectivo pidieron darle un voto de confianza a las labores del nuncio.

“Le pedimos a población un poco de confianza y respeto para el nuncio. Cada quien tiene su forma de trabajar. Le damos un voto de confianza. Es la única puerta que se ha abierto para liberación de nuestros presos y nuestra nación”, dijo Lilyam Ruiz, madre Hansel Vásquez, un joven universitario quien se encuentra preso desde julio, acusado de terrorismo. “Tenemos que tener confianza, que todos los presos van a ser liberados. No van hacer todos de un solo, pero 10, 20 liberados son familias que sufren menos”, agregó.

Al inicio de la conferencia, Daniel Esquivel, esposo de Irlanda Jerez, demandó a los periodistas y medios de comunicación cesar los  “ataques mediáticos” contra el nuncio.

Mientras el empresario Jorge Solís, que forma parte de la delegación del sector privado que apoya al nuncio en sus labores de mediación, reclamó por “la  falta de respeto”.  Solís cuestionó “la publicación de un meme, una caricatura en un diario, sobre una persona que nos está ayudando, el Nuncio es el representante del santo padre”, en una negociación compleja.

Por su parte, el nuncio Wademar Sommertag dijo: “yo no voy a defenderme porque sería ridículo, la verdad me está defendiendo”.