Nación

Monseñor Álvarez pide exhumación e investigación forense

Obispos: Policía y Ejército deben explicar muerte de menores

elea valle

A 55 días, Elea Valle sigue reclamando los cuerpos de sus hijos muertos en operativo militar.



“Esperamos que la institucionalidad descalabrada pueda recuperarse en este año”, dice Monseñor Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa, sobre las denuncias más recientes de violación e irrespeto a los derechos humanos en Nicaragua.

Álvarez insiste en que las autoridades deben aclarar la muerte de dos menores de edad en un operativo militar, registrado el pasado 12 de noviembre en la comunidad San Pablo 22, del municipio de La Cruz de Río Grande, en el Caribe Sur. A 55 días del hecho, la madre campesina Elea Valle continúa a la espera de una explicación y de la entrega de los cuerpos de sus hijos, enterrados en una fosa común.

En un breve comunicado de finales de diciembre, la Policía Nacional sostuvo la versión original del Ejército, según la cual seis miembros de una “banda delicuencial” murieron en un enfrentamiento con miembros del Sexto Comando Militar. Las autoridades los señalan por tráfico, cultivo y comercialización de marihuana, abigeato, robo, asesinatos y extorsiones, incluyendo a los dos menores Francisco (12) y Yojeisel Pérez Valle (16), a quienes identifican con nombre y apellido, aunque no precisan sus edades.

La madre Elea Valle, sin embargo, asegura que sus hijos visitaban a su padre Francisco Pérez Dávila, con quien no se reunían desde hace unos dos años, cuando él se unió a un grupo de rearmados contra el gobierno de Daniel Ortega, porque las autoridades persiguieron y hostigaron a su familia durante meses.

Obispo Álvarez pide exhumación e investigación forense

“He insistido que independientemente si ellos estaban involucrados o no (en los delitos), siempre son niños y es ineludible que no se le regresen los cuerpos a su madre”, sostuvo Monseñor Álvarez.

Monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, espera que este año no se repitan hechos como los registrados en 2017. Foto: Carlos Herrera.

“Todos —agregó el obispo— tenemos derecho a una cristiana sepultura (…) de tal manera que se amerita una comisión de peritos para hacer una exhumación y realizar una investigación forense”. Añade que en su opinión, “por respeto a la propia institución, tanto la Policía como el Ejército deberían dar una explicación a la sociedad”.

Monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, espera que este año no se repitan hechos como los registrados en 2017.

Lea también: Un año funesto para los derechos humanos en Nicaragua

El año concluyó, entre otras noticias, con la detención de la camerunense Atanga Mary Frinwie, señalada por trata de personas, aunque ella llegó al país para reclamar el cuerpo de su hijo Mbang Atanga, fallecido durante un incidente armado entre supuestos delincuentes, el Ejército y la Policía Nacional, a finales de septiembre.

Báez estimó que “estos actos verdaderamente llenan de vergüenza a la sociedad, nos hacen sentir desprotegidos y muestran lo vulnerable, no solo del tejido social, sino de los valores morales”.

“La fe sin la dimensión social y política es incompleta, por lo tanto el Evangelio no solamente es un mensaje para la vida espiritual de cada persona y su relación interior con Dios, sino que tiene que ser un estímulo, una luz, una fortaleza para descubrir el modo de situarse en la sociedad y colaborar a construir un mundo más humano”, exhortó Monseñor.

Báez sobre sanciones a Rivas

Monseñor Silvio Báez se refirió, de manera breve, a las sanciones impuestas al magistrado presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE), Roberto Rivas, por el Gobierno de Estados Unidos.

“Es una pena que desde el exterior tengan que venir a sancionar y a reconocer como delito lo que los nicaragüenses con nuestras instituciones deberíamos ser capaces de reconocer y penalizar”, apuntó el obispo auxiliar.

Báez presentó este jueves en Managua su libro “#EvangelioDeHoy, tuits de la Buena Nueva de Jesús de Nazareth”, y aseguró que él sueña con que un día la verdadera justicia se instaure en Nicaragua, y no haya necesidad que extranjeros tomen decisiones.

Puede interesarte: Los tuits evangelizadores de Monseñor Báez

“Creo que somos un pueblo capaz de instaurar una verdadera justicia y construir una sociedad sobre el respeto a la persona humana”, dijo.

“Yo espero que estos casos no queden en la impunidad. Pedir una explicación le hace bien a la sociedad, y una explicación satisfactoria. Espero que en este año 2018 todos podamos construir un país mejor, comenzando por quienes más responsabilidades tienen”, aconsejó.