Mundo

Canciller venezolana reafirma posición de dejar el órgano interamericano

OEA dividida y sin acuerdo sobre Venezuela

Venezuela

Canciller de México: "Hay una ruptura del orden democrático en Venezuela"



Cancún, México-. Una vez más la Organización de Estados Americanos (OEA) no logró consolidar una postura oficial frente a la crisis política, social y humanitaria de Venezuela. Este lunes en Cancún, México, los cancilleres de los 34 países miembros sostuvieron una reunión especial al margen de la Asamblea General de ese organismo —que es celebrada en esta ciudad turística— y votaron una propuesta de declaración conjunta que no consiguió el apoyo necesario a causa de los países de la Comunidad del Caribe (CARICOM).

La propuesta de catorce países, que han sido críticos con el gobierno de Nicolás Maduro, no consiguió los 23 votos necesarios para sentar postura definitiva sobre “su profunda preocupación por la situación política económica y social” del país petrolero, que desde hace dos meses está sumido en una espiral de protestas, y deja un saldo trágico de 73 muertos.

El documento, además, denunciaba la “creciente violencia y polarización entre el Gobierno y la oposición”. El grupo de los catorce miembros críticos agrupaba a los países con más peso del Hemisferio, como son Canadá, Estados Unidos, Colombia, Perú, Brasil, Argentina y México, país anfitrión del evento, entre otros.

Según los estatutos de la OEA, 23 de los 34 Estados miembros debían votar favorablemente para aprobar esta declaración conjunta. Sin embargo, como ha sucedido en encuentros anteriores, los países caribeños —influenciados por la cooperación petrolera de Caracas— tuvieron en sus manos la posibilidad de impedir una condena al gobierno chavista. Las catorce naciones de CARICOM siempre han votado en bloque, aunque esta vez Guyana, Jamaica, Barbados y Santa Lucía apoyaron la propuesta, después de un intenso cabildeo a favor y en contra de Venezuela.

Lea también: Fuerte cabildeo para lograr condena de OEA contra Venezuela

La propuesta de este grupo fracasó por 20 a favor, 8 abstenciones, 5 en contra y una ausencia -la de Venezuela-, mientras que la del Caribe lo hizo por 8 apoyos, 11 abstenciones, 14 en contra y la misma ausencia.

Los cancilleres del llamado “grupo de los 14” expresaron su decepción por terminar otra reunión sobre Venezuela sin un acuerdo, después de que la del 31 de mayo en Washington tuviera que ser suspendida sin llegar si quiera a votar por la certeza de que no había punto medio posible.

Y una vez más, la canciller de Venezuela pudo cantar “victoria” al constatar que la OEA, pese a los constantes intentos, se quedó de nuevo a las puertas de un texto de cancilleres con demandas duras al Gobierno de Nicolás Maduro.

Sin embargo, el canciller mexicano, Luis Videgaray, llamó a “estar atentos” porque “aún pueden pasar muchas cosas” sobre la crisis de Venezuela en la Asamblea, que se celebra en Cancún entre hoy y el miércoles.

“Vamos a seguir con más fuerza, con más convicción, aquí no estamos contando votos, sino trabajando por la vida de cientos de miles de venezolanos que están pasando por una situación inaceptable e intolerable”, indicó Videgaray, quien no precisó más al respecto.

El diputado opositor venezolano y miembro de la Mesa de Unidad Democrática, Winston Flores, dijo a Confidencial que previo a la reunión de ministros de relaciones exteriores conversaron con algunos cancilleres caribeños. “Nos hemos reunido con Haití, Barbados, República Dominicana, y vimos que hay ruptura interna del CARICOM. Hay países que consideran que la grave crisis venezolana puede derivar en una implosión social con más muertos, y no queremos eso”, aseguró.

Granada, Surinam, Trinidad y Tobago, Antigua y Barbuda, Haití abstuvieron su sufragio, además de Ecuador y El Salvador. A esto se le suman los cinco votos en contra de la propuesta de declaración conjunta de San Cristobal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Dominica y los aliados incondicionales del chavismo: Bolivia y Nicaragua.

Asamblea constituyente, punto neurálgico 

México era uno de los países más enérgicos detrás de esta propuesta. Uno de los puntos neurálgicos era la oposición a la Asamblea Nacional Constituyente de Maduro, que busca cambiar la Constitución política y anular los poderes públicos.

Carlos Raúl Morales, canciller de Guatemala y presidente de de la reunión de cancilleres, informó al inicio de la jornada este lunes que la propuesta que había quedado sobre la mesa de discusión el pasado 31 de mayo en Washington —cuando la OEA fracasó en otro intento de definir una postura acerca de Venezuela— había sido retirada por Perú. No obstante, el mismo bloque de países críticos interpuso otra propuesta de declaración conjunta con ligeros cambios. Uno de ellos era una palabra referida a la Asamblea Constituyente.

El primer documento hablaba de “rechazar” la Asamblea Constituyente, y el segundo sobre “reconsiderar”. Una decisión para sumar más votos favorables. Mientras que fueron mantenidos otros puntos referidos a “la liberación de los detenidos por razones políticas y el cese de las detenciones arbitrarias, así como del juzgamiento de civiles por parte de tribunales no civiles”.

“El cese de toda violencia y el respeto irrestricto a los derechos humanos”, “el completo restablecimiento del orden constitucional, incluyendo la restitución de sus plenos poderes a la Asamblea Nacional y el respeto a la separación de los poderes”, y la apertura de un canal humanitario era parte de la nueva declaración conjunta que no alcanzó un consenso entre los países miembros de la OEA.

El acápite siete de la propuesta también molestó a la delegación venezolana: La creación de un Grupo u otro mecanismo de facilitación para acompañar un nuevo proceso de diálogo efectivo entre los venezolanos, “así como su plena disposición a ayudar en sus objetivos y trabajos”.

Delegación venezolana deja reunión de cancilleres 

Este lunes la delegación venezolana fue la más grande que llegó a la reunión de cancilleres. 29 personas fueron inscritas, de acuerdo a fuentes de la OEA. La canciller Delcy Rodríguez —que semanas atrás anunció el retiro de su país del organismo— la presidió. Ella fue la primera en tomar la palabra y rechazó cada uno de los puntos de la propuesta de declaración conjunta.

Rodríguez arremetió contra el secretario general de la OEA, Luis Almagro, quien estaba presente en la sala. Lo acusó de “instigar la violencia” en Venezuela. Asimismo, dijo que la OEA es “un instrumento” de Estados Unidos para intervenir su país, y que no aceptaban “las negociaciones en la oscuridad” que Washington supuestamente les propuso.

La ministra de relaciones exteriores negó la existencia de la crisis humanitaria y dijo que el Poder Electoral venezolano ya ha dispuesto un calendario electoral a partir de la Asamblea Constituyente.

Rodríguez no esperó ni siquiera la votación y dejó airada la sala. De inmediato, brindó una breve conferencia de prensa a los medios de comunicación en la que reiteró el abandono de Venezuela de la OEA.

“No reconocemos esta reunión ni la resulta de ella. Venezuela no reconoce ningún producto que provenga de esta organización (…) de la OEA no necesitamos nada”, espetó Rodríguez. La acompañaba el representante de Venezuela ante la Organización, Samuel Moncada, que la noche anterior protagonizó un enfrentamiento verbal con el diputado Luis Florido y el activista Gustavo Tovar-Arroyo en hotel Moon Palace, donde es celebrada la Asamblea General.

Ni Rodríguez ni Moncada explicaron el estado actual de la salida de Venezuela de la OEA, ni la razón de por qué les interesa tanto la opinión de un organismo que están abandonando.

Los funcionarios chavistas abandonaron intempestivamente la sede de la Asamblea General de la OEA rodeados de guardaespaldas que impidieron más preguntas de los periodistas. Bajo una persistente lluvia provocada por una tormenta tropical en Cancún, salieron presurosos hacia sus vehículos.

Después de esa salida de la delegación chavista, los cancilleres argumentaron sus votos. El mexicano Carlos Videgaray sostuvo que el hecho de no haber alcanzado consenso otra vez en la OEA, “no debería pasar inadvertido”.

“Mientras aquí somos incapaces de ponernos de acuerdo, en las calles de Caracas y otras ciudades de Venezuela, continúa la violencia. Hoy se reportan muertos. El problema es grave”, expresó el canciller anfitrión. “Hay una ruptura del orden democrático en Venezuela; necesitan un nuevo proceso político y de negociación. Hay que partir de la base de reconsiderar la Asamblea constituyente. No genera unidad, está polarizando mas a este país hermano”.

El ministro de relaciones exteriores de Costa Rica, Manuel González, dijo que la reunión de este lunes estaba “manchada con la sangre” de Fabián Urbina, un joven manifestante de 17 años que murió a causa de un impacto de bala en el pecho por parte de un efectivo de la guardia nacional.

La discusión sobre Venezuela queda abierta en la OEA, solo que esta vez será discutida por el Consejo Permanente y no por los cancilleres. En esta instancia la propuesta puede ser aprobada con una mayoría simple de 18 votos, pero no seria una declaración conjunta del organismo.

(Con información de EFE)

Ortega defiende la constituyente de Maduro
Venezuela
Foto: EFE.

Vladimir Vásquez

Durante la celebración de la Asamblea Sandinista Nacional, el comandante Daniel Ortega defendió la realización de una constituyente en Venezuela y calificó la acción como “normal”, a la vez que la comparó con la constituyente que permitió la realización de elecciones anticipadas en 1984.

“Han llamado a elecciones regionales para finales de año, que es lo que está establecido por ley, como una forma de saltar la crisis. Es un derecho que tiene cualquier, pueblo, cualquier Estado. El pueblo elige a los constituyentes y ellos decidirán el futuro del país”, explicó el líder sandinista.

Ortega además aprovechó para criticar a los países que, según él, se lanzaron en contra de Venezuela.

“Que vean su propio país, los crímenes que se cometen en contra de los campesinos, estudiantes, periodistas. Están escupiendo hacia el cielo y les está cayendo a ellos mismos en la cara ese escupitajo,” resaltó el mandatario nicaragüense.

Ha sido precisamente Ortega quien ha ordenado a la Policía Nacional y al Ejército reprimir con violencia las manifestaciones de campesinos que exigen la derogación de la Ley 840, que entrega la concesión para la construcción de un canal interoceánico a un desconocido empresario chino.

Ortega calificó de “vergüenza” las acciones que se realizan en la OEA y comparó la situación con lo que llevó a Estados Unidos a imponer sanciones contra Cuba. Dudó de quienes califican la situación como una crisis humanitaria y también comparó con otros países latinoamericanos, que no mencionó, pero criticó la falta de entrega de viviendas.

“Igual, les decía, basta ver esa experiencia (de Cuba), ese momento como para que ya hubiesen aprendio los que están en la OEA lanzados en contra de venezuela, y piensan que sacando resoluciones, que sacando declaraciones, van a rendir a la revolución bolivariana”, apuntó Ortega.