Política

OEA pone otra vez el “foco” sobre Nicaragua, estiman analistas

Consejo Permanente acuerda constatar ruptura del orden democrático en Nicaragua

La aplicación de la Carta Democrática Interamericana a Nicaragua, debido a la ruptura del orden constitucional, quedó “implícita” en la sesión virtual del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), valora el exembajador nicaragüense José Luis Velásquez.

“Ahora empieza el sondeo entre los miembros de la OEA a ver si se pueden conseguir los 24 votos para la convocatoria de la reunión de cancilleres”, mencionó el exembajador en una entrevista en el programa Esta Noche, que se transmite únicamente por YouTube y Facebook Live, debido a la censura televisiva del régimen de Daniel Ortega.

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos sesionó de forma virtual este miércoles 24 de junio luego de seis meses desde que el tema de Nicaragua no había sido discutido en ese órgano y el Secretario Luis Almagro, recomendó a los países miembros que se declare “que hay una ruptura constitucional en Nicaragua”. 

Almagro considera que las condiciones en el país no han mejorado desde el estallido de la crisis de abril del 2018, cuando la sangrienta represión orteguista provocó la muerte de al menos 328 civiles desarmados que protestaban en contra del régimen de Ortega, entre los muertos, 19 niños inocentes.

Almagro: “Es necesario ir a procesos subsiguientes”

La reunión del Consejo Permanente se realizó mediante una carta enviada por Almagro el pasado 18 de junio donde solicitaba al representante Permanente de Haití León Charles, argumentando, entre otras cosas, que se siguen cometiendo violaciones a los derechos humanos en el país centroamericano.

Durante la comparecencia de este miércoles, Almagro, dijo que la OEA ha buscado diferentes caminos para contribuir al fortalecimiento democrático de Nicaragua y “el país sigue inmerso en la misma problemática política y social, además que señaló que no hay garantías para que el Consejo Supremo Electoral permita la “representación justa”.

“Al día de hoy no ha existido la voluntad política para reestablecer el Estado de Derecho y emprender un proceso serio y participativo de reformas que conduzcan a la celebración de elecciones justas, libres y transparentes”, mencionó Almagro.

Almagro también mencionó que la Secretaría General hacía suya la declaración de la Comisión de Alto nivel de la OEA que señalaba una alteración del orden constitucional en Nicaragua, y agregó “es necesario ir a procesos subsiguientes que lleven a la declaración de esa alteración de ese orden constitucional”.

Para convocar una reunión de carácter extraordinario de la Asamblea General es necesario el voto a favor de 24 de los países del Consejo Permanente, es decir, dos tercios de los 35 miembros de la OEA (Cuba pertenece al organismo pero no participa en él desde 1962), recordó la agencia de noticias EFE.

En esa reunión de carácter extraordinario, los titulares de Exteriores pueden optar por proponer la suspensión de Nicaragua, la manera más dura que tiene la OEA de amonestar a un país.

En sus 70 años de historia, el bloque hemisférico solo ha suspendido a dos naciones: Honduras, en 2009, después del golpe de Estado que depuso a Manuel Zelaya como presidente; y Cuba, en 1959 tras el triunfo de la Revolución de Fidel Castro y en medio de la Guerra Fría.

¿Tendrán los votos?

El exembajador de Nicaragua ante la OEA, José Luis Velásquez, anotó, sin embargo que continúa observando en la OEA la ausencia completa y la pérdida de interés en los asuntos del continente de los países del Caribe. En ese sentido, mencionó que además de la presencia del representante Permanente de Haití León Charles, León Charles, “no hubo una respuesta de los demás países del Caribe”.

Esto, afirma, es preocupante porque considera que podría delatar la posición de esos países frente al tema de Nicaragua de “no inmiscuirse o de abstenerse”.

Por su parte, el analista Ricardo de León Borge, considera que fue “bueno”, además, escuchar que Almagro presentará un informe para la convocatoria de la Asamblea General Extraordinaria, como parte de las acciones que mencionó el Secretario General para “avanzar en las acciones correspondientes”.

De León ve que la OEA solo tiene una salida con Nicaragua, considerando que los esfuerzos diplomáticos han sido infructuosos y es la suspensión del país miembro.

Para De León, será un poco más complicado para la OEA lograr los 24 votos necesarios pues “las reuniones de pasillo no se pueden dar”, esto hace más complicada la gestión y por ende la aplicación de la Carta Interamericana cuya discusión data de enero del 2019 y que no había sido retomado por la OEA hasta ahora.

Diferencias sobre la “receta” para ayudar a Nicaragua

En la sesión se pusieron de manifiesto las diferencias que persisten en la OEA sobre cuál es la mejor forma de ayudar a Nicaragua, que en abril de 2018 vivió una ola de protestas que desembocó en una crisis social con cientos de muertos, presos y desaparecidos, además de miles de nicaragüenses en el exilio.

Varios países como EE. UU., Colombia y Brasil apoyaron hoy la iniciativa de Almagro de dar un paso más para presionar a Ortega; pero otros como Perú, Canadá y México en mayor o menos medida pidieron que se vuelva a apostar por el diálogo.

El embajador de Perú ante la OEA, José Boza, coincidió con Almagro en que se ha producido un deterioro del Estado de Derecho en Nicaragua y consideró que la pandemia del coronavirus ha “empeorado aún más” la vida de sus ciudadanos.

“El Perú -dijo Boza- respalda y respaldará todo esfuerzo para reemprender el diálogo, para restablecer a plenitud el orden constitucional y democrático en Nicaragua. Consideramos que es urgente hacerlo, por eso estamos dispuestos a cooperar con toda iniciativa interamericana dirigida a lograr que las partes retomen el diálogo político y la negociación”.

Por su parte, la embajadora de México, Luz Elena Baños, anunció que apoyará las propuestas de diálogo en Nicaragua con base en, entre otros, al “derecho de autodeterminación” del pueblo nicaragüense; y frente a ello el representante de EE. UU., Carlos Trujillo, consideró que la OEA ya ha sido “paciente” y es hora de actuar.

“Aunque hayamos tenido esperanzas en el diálogo, hay que ser realistas con lo que está pasando en Nicaragua”, opinó Trujillo.

Estados Unidos apoya

El subsecretario de Estado para asuntos del Hemisferio Occidental de los Estados Unidos, Michael G. Kozak, dijo en su cuenta de Twitter, que “los EE. UU. está trabajando con la OEA para resolver la crisis en Nicaragua mediante reformas electorales y elecciones libres y justas en 2021″. 

Además agregó que el régimen de Daniel Ortega debe cesar la represión contra la ciudadanía, restaurar la democracia y cumplir con sus compromisos internacionales.

(Con información de EFE)

Más en Política

Share via
Send this to a friend