Centroamérica

Nasralla entrega en Washington a OEA pruebas de "fraude electoral"

OEA propone celebrar nuevas elecciones en Honduras

elecciones en Honduras

OEA señala que ha observado unas elecciones de baja calidad electoral en Honduras



Tegucigalpa y Washington.- El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, propuso este lunes la celebración de unos nuevas elecciones en Honduras ante “la imposibilidad” de dar certeza en el recuento final de las elecciones del pasado 26 de noviembre.

En un comunicado, Almagro indicó que ante “la imposibilidad de determinar un ganador, el único camino posible para que el vencedor sea el pueblo de Honduras es un nuevo llamado a elecciones generales dentro del marco del más estricto respeto al Estado de Derecho, con las garantías de un TSE (Tribunal Supremo Electoral) que goce de la capacidad técnica y de la confianza de la ciudadanía y los partidos políticos”.

El TSE de Honduras proclamó presidente electo a Juan Orlando Hernández, actual gobernante del país y candidato a la reelección, lo que rechazó la Alianza de Oposición contra la Dictadura, que llamó a la “movilización inmediata” por un presunto fraude a su candidato, Salvador Nasralla.

Según datos del TSE, Hernández obtuvo el 42,95 % de los votos por el 41,24 % de Nasralla, quien este domingo reiteró que no aceptará los resultados oficiales porque se ha fraguado un fraude contra él.

Almagro anunció que ha designado como representantes especiales de la OEA a los expresidentes boliviano Jorge Quiroga y guatemalteco Álvaro Colom para que lleven a cabo los “trabajos necesarios para un nuevo proceso electoral y reconciliación democrática nacional en Honduras“.

Solicitó a todas las partes “el apoyo al trabajo de los expresidentes”, y dijo estar “convencido de que es el camino necesario para que los hondureños vivan en paz democrática y avancen en el camino de la prosperidad compartida”.

Aseguró que “no existen las condiciones para afirmar que el ganador es uno u otro”, pues el proceso se ha visto “afectado por marcadas irregularidades y deficiencias, por la violencia de unos y otros” antes, durante y después de los comicios.

El proceso electoral también se ha visto “afectado por actores externos e internos que han apostado a la desestabilizacion”, “la falta de garantías previas y post acto electoral y se ha visto afectado por la corrupción que rodea al sistema político hondureño”.

La denuncias “son de especial gravedad” e “impiden otorgar ninguna certeza al resultado de este proceso electoral”, señaló Almagro, quien dijo que el pueblo hondureño “no merece actitudes ni pronunciamientos irresponsables, merece las máximas garantías”.

Además, hizo un “expreso llamado a la paz y la convivencia civilizada en Honduras“, e hizo suyas la “denuncias y conclusiones” presentadas este domingo en Tegucigalpa por la Misión de Observación Electoral de la Organización (MOE/OEA).

Almagro señaló que las observaciones de la MOE han “dado solución a los problemas e irregularidades más graves que este proceso electoral ha planteado”. Indicó que la Secretaría general de la OEA “no puede dar certeza respecto al resultado de las elecciones celebradas el 26 de noviembre” en el país centroamericano.

La MOE señaló en su último informe que el proceso electoral en Honduras “estuvo caracterizado por irregularidades y deficiencias cuya entidad permite calificarlo como de muy baja calidad técnica y carente de integridad”, agregó.

Sumado a ello, la “estrecha diferencia” de votos entre Hernández y Nasralla “hacen imposible determinar con la necesaria certeza al ganador”, apuntó Almagro. Resaltó que el pueblo hondureño “merece un ejercicio electoral que le brinde calidad democrática y garantías” y el “ciclo electoral que el TSE dio por cerrado hoy, claramente no lo ha sido”.

“La paz y la concordia de los hondureños es el valor principal. Y respetar los valores democráticos y ciudadanos es el camino necesario para preservar a la sociedad de la muerte y la violencia”, añadió.

La OEA hizo un llamamiento “explícito e inequívoco a todas las partes a evitar la violencia”, pues considera “necesario reconstruir los canales del diálogo político sin crispación ni sectarismo”, así como “respetar el derecho al sufragio y el derecho a elegir del pueblo hondureño que es el único perdedor en una jornada como la de hoy”.

Un proceso de “baja calidad electoral”

La Misión de Observadores Electorales de la Organización de Estados Americanos (MOE OEA), dijo en Tegucigalpa haber visto en Honduras un proceso electoral de baja calidad, que ha concluido con la declaración de presidente electo al actual mandatario del país, Juan Orlando Hernández.

“A partir del análisis presentado en este reporte y del cúmulo de observaciones comprendidas en el primer informe preliminar, la MOE considera que ha observado un proceso de baja calidad electoral y por ende no puede afirmar que las dudas sobre el mismo estén hoy esclarecidas”, indicó la misión de la OEA en rueda de prensa.

El informe de la MOE OEA, que fue leído por el jefe de la misión, el expresidente de Bolivia Jorge Quiroga, señala además que del proceso electoral “sí puede afirmar que no contó con las robustas medidas de seguridad necesarias para garantizar su integridad y que, por tanto, su seguridad se vio vulnerada”.

El informe de la MOE OEA añade que el derecho de impugnar la declaratoria de las elecciones aún se mantiene y que para ello se cuenta con un plazo de cinco días a partir de su publicación en el diario oficial La Gaceta.

El documento presentado por los enviados de la OEA también señala lo que serían algunas deficiencias técnicas en el servidor primario de base de datos en el que se procesaba y almacenaba la información del escrutinio, tras verse afectado por un incidente del 29 de noviembre, cuando sufrió una caída, según el TSE.

Ese día, el sistema se cayó justo cuando Hernández comenzó a aventajar ligeramente, por primera vez a Nasralla, en el informe del ente electoral en su página web. Eso llevó a Nasralla a denunciar que se estaba “fraguando el fraude” contra él y llamó a sus seguidores a salir a las calles a defender su “triunfo”.

La denuncia marcó el inicio, ese mismo día, de violentas manifestaciones en casi todo el país, algunas con vandalismo, que han dejado cerca de una veintena de muertos y cuantiosas perdidas económicas y materiales.

Las manifestaciones han continuado, incluso hoy, después del informe del TSE declarando ganador de las elecciones a Hernández, y a su partido, también en las fórmulas para diputados y alcaldías.

El informe de la MOE OEA también indica que el sistema del TSE no fue preservado siguiendo las buenas prácticas en el tratamiento de incidentes informáticos.

Además, “no se encontró plan de contingencia ante eventos críticos que pongan en riesgo la integridad, disponibilidad y continuidad del servicio”.

Añade, entre otras cosas, que las variaciones en el porcentaje de votos obtenidos por cada partido de acuerdo al cómputo de las actas oficiales del TSE y a las de los tres partidos con más caudal de votos “son mínimas”.

“Asimismo, es notorio que el porcentaje de votos obtenido por los contendientes en los dos primeros lugares es extremadamente estrecho y se encuentra dentro del margen de error de la muestra”, dice el informe de catorce folios.

Nasralla presenta pruebas del “fraude”

El candidato de la Alianza de la Oposición de Honduras, Salvador Nasralla, entregó hoy ante la Organización de los Estados Americanos (OEA) pruebas de “fraude” en las recientes elecciones celebradas en su país.

“Tenemos documentos en los que se demuestra que se suplantaron las actas”, afirmó Nasralla, tras reunirse con el secretario general de la OEA, Luis Almagro, que este domingo propuso la celebración de nuevos comicios en Honduras ante “la imposibilidad” de dar certeza en el recuento final de los comicios del pasado 26 de noviembre.