Política

OEA: termómetro de Carta Democrática

Opositores se reunieron con Washington con el equipo de Almagro: "están informados de todo"

Trece días antes de las elecciones del seis de noviembre, el gobierno de Daniel Ortega invitó a una delegación de Estados Americanos (OEA) a visitar Nicaragua. El anuncio fue a dado a conocer en medio del proceso de diálogo que mantiene el gobierno con el secretario general de esa organización, Luis Almagro, quien aclaró en su cuenta de twitter que la visita no tiene un carácter de observación electoral.

Una delegación de opositores nicaragüenses integrada por Violeta Granera, Carlos Langrand, Edmundo Jarquín, José Pallais, Enrique Sáenz, y Edipcia Dubón, viajó a Washington esta semana a reunirse con Almagro. Sin embargo, únicamente fueron recibidos por los asesores del secretario, informó Violeta Granera.

El exdiputado José Pallais estuvo en la sede de la OEA, y aseguró que le expresaron el peligro de que Ortega instrumentalice la visita de la OEA. “Los asesores de Almagro expresaron que están informados de todo y de ese peligro, y que por eso se reunieron con nosotros en una reunión de trabajo”, narró.

Pallais dijo que el diálogo con la OEA es el “termómetro de la Carta Democrática”, es decir la primera etapa antes de su activación. “Cuando un país se sale de los cauces democráticos, el secretario instala un diálogo externando la preocupación”, explicó. Luego le trasladan un informe al gobierno requerido, lo que ya hizo Almagro, y si las partes encuentran una solución la organización da una serie de recomendaciones para rectificar.635846121368032623w

“Pero si el dialogo no fructifica, viene la segunda etapa, en la que el secretario prepara un informe para presentar al Consejo Permanente de la OEA con medidas para incidir en la situación del país”, afirmó Pallais.

La tercera y última etapa es la suspensión del país del organismo interamericano, cuando se prueba de plano que violan sus obligaciones democráticas.

Pallais aseguró que la delegación del gobierno de Ortega que se reúne con la OEA la conforman el diputado Edwin Castro, el magistrado Roberto Rivas, el embajador ante la OEA Denis Moncada Colindres, y el mismo comandante Daniel Ortega.

“Los asesores de Almagro se comprometieron a dos cosas: no permitir manipulaciones por parte del Ortega, y a reunirse con todos, como lo hicieron con nosotros en Washington”, relató Pallais.

La visita de la OEA

Aunque al invitar a última hora a una delegación de la OEA el 5,6 y 7 de noviembre, Ortega pretende darle alguna legitimidad al proceso, consideran políticos opositores, los términos de la visita no estipulan una misión de observación. Más bien, el gobierno de Ortega llama a la OEA a “hacer presencia” los días cinco, seis y siete de noviembre.

La primera dama Rosario Murillo informó que los delegados de la OEA se reunirán con los expertos y organizaciones invitadas por el gobierno y el Consejo Supremo Electoral (CSE).

Tras el anuncio, el denominado Grupo de los 27 afirmó que la “delegación de la OEA no tiene carácter de observador internacional, y quien legitima un proceso es el pueblo de Nicaragua”.

Los 27 emitieron un comunicado en el que demandaron una convocatoria a nuevas elecciones en el plazo de un año.

El Consorcio Panorama Electoral, que engloba a diferentes organizaciones no gubernamentales, expresó que los nicaragüenses no deben creer que la visita de la OEA durante la jornada electoral “provocará algún cambio”.

La republicana Ileana Ros-Lehtinen (que promovió la ley Nica-Act en el Congreso de Estados Unidos) criticó a la OEA por enviar a estos oficiales a Nicaragua. “Estoy alarmada que la OEA cayó en la trampa de Ortega, permitiéndole al dictador que use esta oportunidad para decir que sus elecciones, que no son ni libres ni justas, son legítimas y para continuar su opresión a los nicaragüenses”, declaró.

A través de un comunicado, la OEA respondió la invitación y confirmó que enviará una delegación a “reunirse con expertos y organizaciones invitadas al proceso electoral”. Los invitados por el gobierno de Ortega son los miembros del “Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica”, seleccionados por el Consejo Supremo Electoral así como los “acompañantes” electorales del Consejo Nacional de Universidades (CNU), dirigidos por Telémaco Talavera, uno de los asesores presidenciales de Ortega.

La organización Ética y Transparente (EyT), que por años ha observado y analizado los comicios nacionales, lamentó que la OEA no los haya notificado hasta ahora para presentarles su balance sobre la situación electoral.

Esta misma semana Almagro confirmó su visita a Nicaragua el primero de diciembre. Los sectores opositores han dado su beneplácito al diálogo que el secretario general mantendrá con el gobierno de Ortega, pero han demandado que no se vuelva un “diálogo de cúpulas”.

Más en Política

Send this to a friend