Confidencial

OEA votará nueva resolución que abriría sanciones contra Ortega

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos, reunido en Washington. Confidencial | EFE

El Consejo Permanente de a Organización de Estados Americanos (OEA) celebra este miércoles una convocatoria extraordinaria para volver a abordar la crisis sociopolítica que atraviesa Nicaragua. El organismo ejerce más presión sobre el régimen de Daniel Ortega –que se niega a volver al Diálogo Nacional y a anticipar elecciones– con un proyecto de resolución que podría ser aprobado por dos tercios de los países miembros, y de esa forma, por primera vez, abrir la puerta a sanciones desde esta instancia interamericana.

Esta sería la segunda resolución aprobada condenando la represión violenta del régimen de Daniel Ortega. La primera pasó el 18 de julio con el apoyo de 21 países. La OEA también aprobó el pasado 2 de agosto la creación de “un grupo de trabajo” para Nicaragua, coordinado por Canadá y Chile, con el fin de apoyar el Diálogo Nacional y contribuir a la “búsqueda de soluciones pacíficas y sostenibles” para la crisis.

Esta nuevo proyecto de resolución por primera vez insta a los países a implementar las medidas “apropiadas para coadyuvar al restablecimiento del estado de derecho y la protección de los derechos humanos en Nicaragua”, lo que podría traducirse en sanciones contra el Gobierno de Ortega si se rehúsa a retomar el Diálogo Nacional.

El nuevo proyecto de resolución “reafirma su enérgica condena por los actos de violencia, represión y violaciones a los derechos humanos y abusos cometidos por la policía, grupos parapoliciales y otros contra el pueblo de Nicaragua”, documentados en los informes recientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH).

Este nueva sesión del Consejo Permanente fue convocada por por la misión permanente de Canadá, nación que ocupa la presidencia en el Grupo de Trabajo para Nicaragua. La reunión extraordinaria ocurre después que el secretario general de la OEA, Luis Almagro, llamara a “asfixiar la dictadura que se viene instalando en Nicaragua”.

De ser aprobada la nueva resolución, urgiría al régimen de Ortega a tomar medidas inmediatas para investigar las violaciones y abusos documentados en esos informes de las instituciones de derechos humanos, y “tomar medidas efectivas para llevar a los responsables a la justicia y otorgar reparaciones a las víctimas como corresponda”.

La nueva resolución no pasa por alto la expulsión de la misión de la ONU del país, luego de que el Gobierno de Ortega cesara la invitación extendida. El proyecto de resolución “expresa su profunda preocupación por la decisión del Gobierno”, y urge a que restablezca la cooperación con dicha Oficina “a fin de que ésta pueda continuar con su constructivo trabajo en dicho país”.

Además, el proyecto de resolución exhorta al Gobierno a cooperar y brindar información a la CIDH y específicamente con el Mecanismo de Seguimiento Especial para Nicaragua (MESENI) y el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI). A estos organismos se les ha negado la información necesaria para el adecuado implementación de sus mandatos, denunciaron sus respectivos representantes.

Reactivar Diálogo Nacional

Obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua durante la segunda sesión del Diálogo Nacional, el pasado 21 de mayo. Confidencial | Carlos Herrera

Aunque Daniel Ortega no ha mostrado su intención de volver al Diálogo Nacional con los obispos, e incluso ha dicho que el “diálogo lo realiza el pueblo”, la OEA insiste en “hacer un llamado” para generar las condiciones para restablecer el Diálogo “comprometido y de buena fe entre las partes”, y exhorta al Gobierno para que apoye “un calendario electoral acordado conjuntamente en el contexto del proceso de Diálogo Nacional”, es decir el anticipo de elecciones.

De ser aprobada esta resolución, el organismo interamericano ampliaría más el aislamiento internacional del régimen de Daniel Ortega.

Este martes, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU sesionó en Ginebra, Suiza, y también condenó duramente la represión del régimen Ortega-Murillo. El Consejo de Derechos Humanos de la ONU exigió el “cese inmediato” del uso desproporcionado de la fuerza, los asesinatos extrajudiciales, las desapariciones forzadas, las detenciones ilegales y arbitrarias.

“Asimismo, pidieron reactivar el Diálogo Nacional en ese país, en un clima de respeto a las libertades fundamentales, que involucre a todas las partes para generar soluciones pacíficas y sostenibles”, informó la cancillería de Costa Rica.

La intervención conjunta en la ONU ocurrió este martes, durante el Diálogo con la nueva Alta Comisionada, Michelle Bachelet, quien hizo referencia a la situación que vive Nicaragua.

“Por otra parte, Argentina, Alemania, Austria, Bélgica, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá, Perú, Rumania, Reino Unido, Países Bajos, Paraguay, Francia, Dinamarca, Suecia, Finlandia, República Checa, Luxemburgo, Estonia, Malta, Croacia, Eslovenia, Irlanda, Lituania, Bulgaria, Suiza, Chipre, Letonia, Islandia, España, y Portugal condenaron la decisión tomada por el Gobierno de Ortega, que ordenó la expulsión del país de la misión ONU. “Representa un retroceso en los esfuerzos que viene realizando la comunidad internacional a fin de ayudar a encontrar una salida a la crisis”, coincidieron estas naciones.

Ortega ha dicho que quiere asistir a la Asamblea General de la ONU después de casi una década sin hacerlo para conversar con Donald Trump. Su presencia en Nueva York a mediados el 26 de septiembre está preconfirmada. Sin embargo, la vocería de su régimen no ha dicho nada al respecto.