Política

Agencias de Naciones Unidas evaden hablar sobre las víctimas de la represión

ONU conmemora DDHH en Nicaragua obviando la masacre

Canciller Moncada preside delegación oficial con hijos de la pareja presidencial. Embajador suizo: “Derecho no fue respetado”



Las agencias de la Organización de Naciones Unidad (ONU) en Nicaragua conmemoraron este lunes el 70 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, sin hacer mención a las violaciones masivas a los derechos humanos perpetradas por el régimen de Daniel Ortega en los últimos siete meses, que han dejado más de 300 muertos, dos mil heridos, más de 400 presos políticos y 50,000 refugiados en Costa Rica.

La ONU conmemoró la fecha de carácter mundial con un acto diplomático y protocolario al que asistieron embajadores acreditados en Managua, defensores de derechos humanos, artistas, directores de medios de comunicación y una delegación gubernamental conformada por el canciller Denis Moncada Colindres y tres hijos de la pareja presidencial: Laureano, Juan Carlos y Camila.

Camila Ortega Murillo y atrás su hermano Juan Carlos, recorriendo la exposición. Carlos Herrera | Confidencial

Elena Zúñiga, representante del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), pronunció un discurso en nombre de las agencias de Naciones Unidas, entre las cuales el PNUD fue expulsado del país en 2015 por el Gobierno de Ortega. Zúñiga habló sobre los retos para los derechos humanos en el mundo, pero no hizo alusión a las graves violaciones a los derechos humanos ocurridas en los últimos siete meses de crisis sociopolítica, cuyo saldo trágico ha sido documentado por la CIDH de la OEA y la Oficina del Alto Comisionado de la ONU.

“En Nicaragua, las agencias del Sistema de las Naciones Unidas, desde nuestros ámbitos de competencia, trabajamos con el Estado y el pueblo de Nicaragua, para impulsar el desarrollo sostenible y la prosperidad, cuidando el medio ambiente y promoviendo el ejercicio pleno de los derechos humanos”, dijo Zúñiga.

Pese al silencio de la representación de la ONU, la vocera de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos OACNUDH, Liz Throssell, emitió un comunicado el pasado 23 de noviembre criticando al régimen por restringir el derecho a la protesta pacifica. La misión de la ONU, que fue expulsada en agosto por el régimen, afirmó que lo que ha sucedido en el país es una “masacre” y no un “golpe de Estado” como sostiene el discurso oficial.

Durante el evento, realizado en el Centro Cultural de España, las agencias de la ONU tampoco se refirieron al asedio policial a su propia sede la mañana del lunes y a la prohibición impuesta por el régimen a la marcha convocada por el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) para este diez de diciembre.

La Policía no otorgó autorización a la marcha que históricamente organiza el Cenidh, pese a que la misma Declaración de los Derechos Humanos, en su artículo 20, establece que “toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y de asociación pacíficas”.

Derecho consagrado no fue respetado 

El embajador concurrente de Suiza en Nicaragua, Mirko Giulietti, dijo a Confidencial que el “derecho consagrado” a la libertad de reunión “no fue totalmente respetado” por el Gobierno.

“Es cierto que entre los derechos inscritos en la declaración está el derecho a expresar opinión y de agruparse de manera pacifica. El gobierno de Nicaragua decidió impedir una manifestación, y es una decisión del Estado nicaragüense. Es un derecho consagrado que no fue totalmente respetado”, dijo Giulietti.

La presidenta del Cenidh, Vilma Núñez de Escorcia, se encuentra en la exposición con el canciller Denis Moncada. Carlos Herrera | Confidencial

El canciller Denis Moncada dijo escuetamente a Confidencial que el régimen que representa “actúa en el marco de la ley, y de lo que considera es legal o no”. De acuerdo a la narrativa oficial, la Policía “no autoriza, ni autorizará movilizaciones públicas a personas, asociaciones, o movimientos que participaron y están siendo investigados por sus acciones en el fallido golpe de estado…”.

Moncada fue evasivo al momento que lo abordamos para pedirle una entrevista. El canciller observaba las obras de artistas nicaragüenses inspiradas en los treinta artículos de la Declaración de los Derechos Humanos, entre ellos la libertad de expresión. “Hay que celebrar los derechos humanos”, dijo Moncada y de inmediato aparecieron sus guardaespaldas, para evitar que la conversación siguiera.

El canciller Denis Moncada junto a Laureano Ortega Murillo, en el acto de inauguración de la exposición. Carlos Herrera | Confidencial

La presencia de la delegación gubernamental cargó de tensión el ambiente, ya que entre los asistentes estaban muchas personas a los que el régimen intenta descalificar como “golpistas”.

Uno de los artistas seleccionados para la exposición externó su descontento por la presencia de Moncada y los hermanos Ortega-Murillo. “No puedo expresar la indignación que siento al ver mi obra a la par de los hijos del régimen Ortega Murillo”, dijo Vidal Toledo.

El Embajador de la Unión Europea en Nicaragua, Kenny Bell, reiteró que la organización que representa ha reiterado en varios comunicados su demanda al respeto a los derechos humanos.

“Los derechos humanos no son perfectos en ningún país. Hay violaciones en todos los países. La situación en Nicaragua es distinta. Tenemos la presencia de ciertas organizaciones de derechos humanos acá, y en la Unión Europea tomamos mucho cuidado en analizar sus informes y recomendaciones”, explicó Bell.

“Creemos que hay pautas a seguir. En varias declaraciones hemos dejado bien claro nuestro punto de vista. Hemos pedido que se respeten los derechos humanos y las recomendaciones de las diferentes organizaciones que han pasado aquí. Hay bastante materia para poder mejorar la situación”, agregó.

El embajador argentino, Marcelo Valle Fonrouge, dijo que el diálogo sigue “siendo la principal salida” para la crisis que atraviesa Nicaragua.

“Me encantaría ver un diálogo para avanzar en lo que todo hombre aspira. El diálogo es la principal salida. Es a través de eso que la gente convive, se nutre. Somos pro diálogo. En todo diálogo hay el elemento de la necesidad de justicia y reparación”, dijo Valle Fonrouge.