Opinion

Donde falta la razón, asoma el sectarismo

Nadie omite los peores adjetivos contra los dictadores, que se los merecen, pero mejor sería que actuaran de verdad unidos para derrotarlos

En el país hay una confusión colectiva. O sea, “falta de orden, de concierto y de claridad”, en el ámbito social y político, y determinando el comportamiento de la oposición en torno a la unidad en la acción frente a la dictadura.

Esta confusión es resultado de las contradicciones sociales clásicas, las que ahora están dificultando asumir el deber y la tarea histórica de liberarnos unidos de la opresión, o seguir separados y sometidos. La confusión, además de causar inactividad, causa la pérdida de la confianza de los sectores populares –principales víctimas de la represión—, respecto a los sectores políticos organizados de oposición.

Puede ser que haya quienes no desconfíen de todos, otros desconfíen de uno o de dos. Pero no es solo de confiar o desconfiar, sino de la pérdida de la esperanza del pueblo en poder caminar con esas organizaciones al frente con la garantía de tener una conducción política honesta en cualquiera de las etapas de lucha anti dictatorial, incluso en la electoral, la prueba más a la vista.

El resultado de la confusión y la desconfianza, podría hacer que los dirigentes de la Alianza Cívica, la Unidad Nacional Azul y Blanco y la Coalición Nacional, se queden colgados de su discurso de la unidad idealizada, mientras sus bases seguirían a merced de policías y paramilitares hostigadores y torturadores, entre tanto, la dictadura seguirá avanzando su fraude electoral programado desde antes que nacieran estos tres organismos.

Los organismos mencionados, ni solos ni en conjunto acogen a la totalidad de las masas opositoras, sino solamente a los activistas. Igual le pasa al separado y separatista Partido X la Libertad.

Miles y miles de personas opositoras que no están organizadas, seguirán desprotegidas ante las rigurosas y bárbaras prácticas represivas de la dictadura. Ellas están, de hecho, inconformes, pero hay sectores que sufren un mayor estado de confusión y sin recursos políticos e ideológicos para al menos entender las causas de su mala situación económica y su desprotección.

Dentro de lo más confundidos sectores sociales la dictadura encuentra el único apoyo civil, logrado con falsos estímulos, que se vuelven agresiones a su salud, como las movilizaciones sin protección y sin distanciamiento social hacia diversiones fáciles y baratas, para distraerlas de su real situación social y económica. No le importa contagiarlos, sino recibir ayuda externa bajo el perverso supuesto de que es para protegerlos de la pandemia.

Aparte de las críticas mediáticas de los dirigentes opositores, siguen hablando bellezas retóricas sobre la necesidad de la unidad de la oposición ante la represión de la dictadura y su promoción de la descomposición social. En la práctica, más discursos sobre lo mismo.

Nadie omite los peores adjetivos contra los dictadores, que se los merecen, pero mejor sería que actuaran de verdad unidos para derrotarlos. Palabras, no quebrantan huesos, decían los chavalos en sus peleas, y sigue siendo verdad.

Es fácil imaginar a quién beneficia esta confusión colectiva nacional. Pero. ¿Pero por qué la hacen los líderes opositores? Claro que hay motivaciones múltiples, algunas personales aceptables, pero otras sobresalen por su simplismo que emanan de sus discursos, con sus infaltables matices ideológicos muy desarraigados de nuestras realidades.

Esos matices los tiene el discurso de los funcionarios de la Casa Blanca, del fascismo maccartista de Donald Trump. No digo que los reproducen por tener ligas formales con ese gobierno, pero no sería realista negar que existe una influencia ideológica, porque, además, no la ocultan en su discurso.

Para verlo, no hay que ir muy largo. En la misma página 3 del diario La Prensa del martes 5 de mayo, se ve esa influencia en el discurso de la señora Kitty Monterrey, presidenta del Partido CxL:

“En 2021 debemos ser capaces de liberarnos de esta dictadura, independizándonos de proyectos totalitarios fallidos experimentos socialistas, de caudillos populistas y discursos de odio que fabrican conflictos para mantenernos divididos”.

Una de cal y otra de arena. Es obvio que se refiere a los Ortega Murillo. Y otra vez clama por la unidad la dirigente de CxL, quien ha hecho resistencia a integrarse dentro de la Coalición Nacional para hacer realidad la unidad en la acción. Y Lo que tiene del matiz ideológico trumpista es más que obvio y ha sido su pretexto político anti unitario: “…los proyectos socialistas”. Esto tiene su base en la falsedad del discurso “socialista” del orteguismo, y lo aceptan como verdadero los políticos.

Lo histórico comprobable es que ni la revolución sandinista fue socialista en ninguna de sus etapas, menos que pueda haber etapa alguna de una revolución que dejó de existir hace más de treinta años. Su fantasma, lo hace flamear el discurso orteguista y el discurso trumpista. Hasta la extinta reforma agraria no pasó de ser una reforma intrascendente.

En esa página 3 del diario referido, está otra identidad del discurso de la señora Monterrey con el trumpismo y en la réplica a lo dicho por Kamala Harris, de la derrotada candidata republicana a senadora Kelly Loefiler:

“Somos el cortafuego para impedir que el socialismo llegue a los Estados Unidos”.

Identificar al Partido Demócrata como socialista, es parte del eje propagandístico de Trump, y se oye en los extremos ideológicos conservadores de cualquier país y época. De modo que, la señora Monterrey, no debe sentirse culpable de originalidad.

Una anécdota oportuna acerca de ese viejo tema: los conservadores ingleses controlaron el gobierno antes, durante y al final de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Las elecciones de post guerra las ganó el Partido Laborista –el otro partido del Estado monárquico—. En días posteriores, el filósofo inglés y Premio Nobel Bertrand Russell, llegó a los Estados Unidos y una de las primeras preguntas que le hicieron los periodistas, fue sobre cuál era la nueva situación de Inglaterra… “bajo el socialismo”. Russell, respondió:

Ustedes, los periodistas norteamericanos, son como los sacristanes de aldea… no ven más allá de sus narices.

Algo más de lo que ahora muchos no están viendo más allá “de las narices”, lo veremos…

Al margen de estas cuartillas

*Consuélese, señora Monterrey, que usted no fue la primera ni está sola… cuando habla contra el socialismo en donde no hay.

*Es bueno renovarse, aunque sea en el discurso, pues algo es algo, y en la Alianza Cívica se lo están creyendo…

*Buena la sinceridad cuando ella ese mismo día recordó: “…es el momento de que los ciudadanos hablemos como una sola voz, de que avancemos juntos con decisión…”

*Con esa misma sinceridad… ¿pondrá fin a su voz sectaria de que no se unirá a la Coalición Nacional, por la presencia de los MRS?

*¿Y la AC volverá a la CN, o se irá solo con la doña? ¿La confusión agarrará viaje hacia la vieja desunión de la derrota?

*Los del MRS ya ni quieren llamarse sandinistas, y nunca fueron socialistas, pues son libres de escoger las ideas que quieran…

*Igual que libres otros han escogido sus ideas trumpistas…

*Las ideas coincidan con las de unos u otros, e igualmente difieren respecto a las mismas ideas, ¿y qué? Lo demás es pretexto…

*Tiene mayor riesgo contribuir por sectarismo a que sigamos sometidos a una dictadura de gente desideologizada y oportunista…

*Al CxL lo invitaron a formar parte de la CN, sin reprocharle su participación en el último fraude electoral… mientras la dictadura asesinaba a centenares…

*¿Lo recuerdan? ¿Sí? Entonces, no se hagan…

*”Esta es una hermosa vista para contemplar”, dijo contento Trump cuando las turbas pasaban días y días destruyendo tiendas en Hong Kong…

*”El mundo asistió a una exhibición de cruel, grotesca y hasta mortal”, dijo Rosario llorando por lo que hicieron las turbas trumpistas en el Capitolio, teniendo turbas en casa…

*El trumpismo destapó el manjol de la democracia estadounidense, y aquí hace rato que se destapó el manjol del Carmen…

*En la corriente de lo descompuesto, hay imágenes distintas pero similares: desclasadas, sin ideología, sin causa noble alguna, sin moral… ¡gritando su hipocresía!

*Dos modelos de cómo se puede redactar la misma noticia:

*El de “Washington,EE.UU./AFP. Cuatro personas murieron este miércoles, y al menos 14 policías resultaron heridos durante el asalto al Capitolio de Estados Unidos…” (La Prensa, 7/1/21)

*Cuando se trata de otro país: Al menos cuatro personas resultaron muertas, 14 policías heridos y una cantidad no precisada de heridos entre las turbas fanatizadas que este miércoles asaltaron con extrema violencia terrorista el congreso de…

Más en Opinion

Share via
Send this to a friend