Política

Oposición demanda en Washington sanciones para operadores de la dictadura

Reiteran que no aceptarán reformas electorales acordadas entre Gobierno y OEA y que antes de las elecciones hay que salir de Ortega

La delegación de la Alianza Cívica (AC) y la Unidad Nacional Azul y Blanco (Unab), que desde el lunes sostiene en Washington reuniones para pedir más presión de la comunidad internacional contra la dictadura de Daniel Ortega, ha brindado dos mensajes en la capital estadounidense: que el pueblo de Nicaragua sigue en resistencia, que la rebelión cívica que comenzó en abril de 2018 no ha concluido, y que se necesitan sanciones individuales contra aquellos operadores del régimen involucrados en violación de derechos humanos y corrupción.

Hemos pedido “mayor presión internacional en la forma de sanciones individuales a los principales operadores del régimen y opresores del pueblo”, dijo a Confidencial el politólogo Félix Maradiaga, miembro de la Unab y parte de la delegación que está en Washington.

“También hemos pedido apoyo en el ámbito de los derechos humanos, particularmente el retorno de organismos de derechos humanos”, dijo Maradiaga. “A otras agencias hemos pedido ayuda humanitaria para los exiliados en Costa Rica”.

Una delegación diversa

La delegación de la oposición está integrada por representantes de los campesinos, estudiantes, empresarios y sociedad civil.

“Hemos tenido reuniones a alto nivel. Se ha recibido con mucho agrado el anuncio de la Gran Coalición Nacional Azul y Blanco (integrada por diversos movimientos opositores a la dictadura) como la plataforma más amplia de oposición.  Con relación a la crisis, hemos coincidido en que la salida debe ser a través de una vía cívica y pacífica que incluye la búsqueda de elecciones verdaderamente libres”, precisó Maradiaga.

La delegación de la oposición ha sostenido reuniones con representantes del Congreso y del Senado de Estados Unidos, así como con delegados de la Casa Blanca, representantes de la Comisión Especial de la Organización de Estados Americanos (OEA), agencias de cooperación, centros de pensamiento y con la Arquidiócesis Católica de Washington.

“Están viendo con buenos ojos el proceso de unidad, ver una delegación diversa, plural, con un solo objetivo, eso ellos lo saludaron”, dijo a Confidencial Haydée Castillo, miembro de la Unab y parte de la delegación.

Preocupados por crímenes de campesinos

Castillo, en el exilio para no ser apresada por la dictadura, dijo que los miembros de la comunidad internacional con los que se han reunidos, “están preocupados por los crímenes en las zonas campesinas” de algunos líderes de las protestas contra la dictadura.

“Ellos están conscientes que es el pueblo en resistencia el que está tomando la decisión (de salir de la dictadura) y eso quiere decir que están respetando nuestra lucha”, dijo.

“¿Qué le estamos proponiendo? Que como el régimen sigue violando los derechos humanos, nosotros estamos de acuerdo que sigan aplicando la Nica Act, la Magnitsky y que se avance en las sanciones individuales”, precisó Castillo.

Estados Unidos ha sancionado a 12 funcionarios nicaragüenses de 2017 a la fecha, entre ellos la vicepresidenta Rosario Murillo y su hijo Laureano Ortega. También ha colocado en la lista negra del Departamento del Tesoro al Bancorp -liquidado posteriormente por la dictadura- y la empresa Albanisa, propiedad de PDVSA y la estatal nicaragüense Petronic.

La gran Unidad de la oposición

Castillo dijo que han expresado a la comunidad internacional que no van aceptar reformas bilaterales entre la dictadura y la Organización de Estados Americanos y en “segundo lugar que en este contexto no podemos ir a elecciones, que mientras no nos devuelvan las libertades, ir a elecciones es aceptar otro fraude electoral”.

“Estamos avanzando desde la Unab en la conformación de una gran coalición nacional azul y blanco contra la dictadura, con dos propósitos, nosotros no estamos pensando en ir a elecciones, el primer objetivo es priorizar la desobediencia civil y, en segundo lugar, si la salida va a venir por la vía electoral, pues estar listos para una contienda electoral”, dijo la dirigente opositora.

Se reúnen con alto representante del Departamento de Estado

Juan Sebastián Chamorro, miembro de la AC y parte de la delegación que está en Washington, informó este martes en su cuenta de Twitter que se habían reunido con Michael Kozack, subsecretario interino de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de Estados Unidos.

“Les hablamos de la violación de derechos humanos en Nicaragua, (de la) represión y de nuestra lucha interna, que debe completarse con la internacional”, dijo Chamorro.

Minutos antes de la publicación de Chamorro, Kozack había publicado que Estados Unidos rechazaba la represión de Ortega y que se mantenía firme con la sociedad civil y los valientes ciudadanos de Nicaragua en sus demandas para el retorno a la democracia.

La delegación opositora también se reunió con representantes del senador estadounidense Marco Rubio que ha pedido a la administración del presidente de Estados Unidos Donald Trump, mano dura contra Ortega.

Comunidad internacional aún puede presionar más

Maradiaga dijo que en las reuniones han dejado claro que la comunidad internacional, particularmente Estados Unidos, podían hacer más, pero también coincidieron que para salir de la crisis son los nicaragüenses los que deben encontrar una salida a la democracia.

“Todos coinciden que esa ruta pasa por la construcción incluyente de una coalición política que no solo logre desmontar la dictadura, sino además asegurar la prosperidad y estabilidad del país”, dijo Maradiaga.

“Hay claridad de que el régimen de Ortega no ofrece posibilidades de atender las necesidades de la ciudadanía nicaragüense”, expresó el politólogo. “Es un régimen que va de salida y que más bien está afectando la calidad de vida de las personas más vulnerables”.

Protestan frente a embajada de Nicaragua en Washington

La delegación de la oposición continuará hasta el viernes sus jornadas de reuniones en la capital estadounidense. Y este martes participó en un plantón frente a le embajada de Nicaragua pidiendo libertad para una lista de 139 presos políticos que aún siguen en las cárceles de la dictadura y elecciones libres y adelantadas.

En el plantón participaron miembros de la comunidad nicaragüense en Estados Unidos así como ciudadanos que se han refugiado en ese país por la represión del Gobierno.

Más en Política

Share via
Send this to a friend