Nación

Misión de la CIDH podrá investigar los sucesos del 18 de abril del 2018 a la fecha

Ortega acepta la visita de la CIDH

Visita CIDH Nicaragua

El Gobierno accede a que organismo de la OEA venga al país a "observar la situación de los derechos humanos"



El Gobierno de Nicaragua aceptó que una misión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos visite (CIDH) visite el país para “observar la situación de derechos humanos” en el país, informó el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) Luis Almagro.

Almagro informó de la respuesta positiva del Gobierno a través de su cuenta oficial de Twitter. El secretario general mostró una carta oficial firmada por el canciller Denis Moncada Colindres en la que se da el visto bueno a las solicitudes de visita al país hechas por el secretario ejecutivo de la CIHD, Pablo Abrao el 26 de abril y el 10 de mayo.

“El Gobierno de Nicaragua expresa su anuencia para que en el menor tiempo posible la Comisión realice dicha visita de trabajo, con el objetivo de observar in loco la situación de los derechos humanos en Nicaragua en el contexto de los sucesos del 18 de abril del 2018 a la fecha”, se lee en la carta firmada por Moncada, que además afirma a Abrao que Cancillería “facilitará y dará” la asistencia necesaria durante la estadía de la misión de la CIDH en el país.

El ingreso de la CIDH al país es uno de los principales requerimientos planteados por la Iglesia Católica al Gobierno para sentarse en una mesa de diálogo de cara a hallar una salida a la crisis que vive el país, agudizada el sábado cuando Ortega ordenó una cruenta represión en Masaya, ciudad alzada contra el Gobierno. El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) contabiliza un muerto y decenas de heridos por el acoso de los colectivos de Ortega.

Además de la visita de la CIDH, los obispos pidieron que se “suprima a los cuerpos paramilitares y las fuerzas de choque” y “no usar a la Policía Nacional” en acciones represivas contra de la población. También “que se detenga de inmediato y de modo absoluto todo tipo de represión frente a grupos civiles que protestan pacíficamente y asegurar la integridad física de los estudiantes universitarios”. Otro de los requerimientos es que respete “la dignidad y libertad”, que no deben ser obligados a asistir a eventos partidarios.

La población respondió masivamente al ataque de Masaya. Decenas de miles de nicaragüenses se movilizaron el domingo desde Managua y otras partes de Nicaragua para demostrar apoyo a los masayas, en una conmovedora muestra de solidaridad, pero además una demostración de resistencia ante el régimen. Los manifestantes exigieron la salida inmediata de Ortega. “Ortega ya no es presidente”, coreaban.