Política

Ortega asegura que su Gobierno tiene “vocación de paz”

Ortega

En declaraciones durante encuentro con el secretario general de la Organización Marítima Internacional (OMI), Kitach Lim, según Rosario Murillo



El presidente Daniel Ortega, sostuvo este jueves un encuentro con el secretario general de la Organización Marítima Internacional (OMI), Kitach Lim, a quien le habló sobre la “vocación de paz” de su Gobierno, informó una fuente del Ejecutivo.

La reunión del secretario general de la OMI con Ortega “contribuyó a que nos conozca y a que constate, confirme la vocación de paz y unidad, la vocación de futuro del pueblo nicaragüense”, dijo la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, a través de medios del Gobierno.

Sin embargo, este mismo jueves, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) anunció este jueves que Nicaragua figura en su “lista negra” debido a la instalación “de facto” de un estado de excepción con el abuso de la fuerza, el encarcelamiento de voces disidentes y la clausura de medios de comunicación.

Esta es la primera vez en 25 años que Nicaragua aparece en el Capítulo IV del informe anual de la CIDH, que esta vez se refiere a 2018 y cada año nombra a los Estados del continente americano donde el respeto a los derechos humanos merece la “atención especial” del organismo, con sede en Washington.

La visita de Lim a Nicaragua, que comenzó el miércoles y concluyó este jueves, según informó el Gobierno, se dio en medio de una crisis sociopolítica que ha dejado cientos de muertos, presos y desaparecidos, así como decenas de miles de exiliados, en protestas contra Ortega, y una economía en recesión.

El máximo representante de la OMI visitó los puertos Corinto y Salvador Allende, el primero, ubicado en la costa Pacífico y el más importante del país, ya que se trata del único que recibe grandes embarcaciones; y el segundo, establecido en el Lago de Managua o Xolotlán, es el que mayor cantidad de turistas atrae.

Autoridades de la Empresa Portuaria Nacional (EPN) informaron a Lim sobre la inversión de 163 millones de dólares en los últimos años para ampliar y modernizar el puerto Corinto, así como el proyecto de construir una terminal marítima en Bluefields, costa Caribe, para conectar a Nicaragua con el océano Atlántico, con 320 millones de dólares financiados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El producto interno bruto (PIB) local se contrajo un 4 por ciento en 2018, según el Banco Central de Nicaragua (BCN).

El Gobierno de Nicaragua proyecta un decrecimiento de -1.01 por ciento en 2019, según datos oficiales.

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), un centro de pensamiento independiente, prevé este año una contracción de entre el 7.3 y 10.9 por ciento.

Hasta antes del estallido social de abril pasado, Nicaragua era considerado uno de los países más seguros de Latinoamérica, y su economía crecía a un ritmo superior al 4.5 por ciento cada año.