Nación

De las agresiones y amenazas pasó al secuestro, la tortura y el asesinato

Ortega criminaliza el periodismo

Ortega criminaliza periodismo Nicaragua

Decenas de periodistas se manifiestan en Managua en apoyo a reportero de Acción 10 secuestrado y golpeado por paramilitares. Periodistas exigen respeto



Roberto Collado Urbina, corresponsal del noticiero Acción 10 en Granada, fue golpeado y secuestrado por grupos paramilitares en el sector de la gasolinera Petronic, de esa ciudad, mientras cubría una marcha en apoyo a los obispos de la Conferencia Episcopal.

Los sujetos –que estaban armados con fusiles de guerra– se lo llevaron en una de las cuatro camionetas Hilux en las que se movilizaban. Según testigos que presenciaron la agresión y el secuestro, los armados solo llegaron a interrumpir la movilización para secuestrar a Collado.

La agresión que sufrió el corresponsal de Acción 10 es otra prueba de la criminalización que ha impulsado el presidente Daniel Ortega contra el derecho a informar que realizan los periodistas en el país. Días atrás Mauricio Madrigal, jefe de información de este noticiero, también denunció la persecución en contra de Paco Espinoza, quien cubría la crisis sociopolítica en la zona norte del país.

Collado, quien fue liberado cinco horas más tarde, resultó con lesiones de consideración en su cabeza y en el resto de su cuerpo. Sobre Paco Espinoza, Madrigal informó que fue detenido por la Policía Nacional y que no tenían mayor información hasta el cierre de esta nota.

A raíz de esa agresión, periodistas freelance y de medios independientes, realizaron la mañana de este lunes un plantón exigiendo respeto a la libertad de prensa y expresión, y en respaldo y solidaridad con todos los profesionales que han sido agredidos en más de tres meses de protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega.

José Abraham Sánchez, periodista de Acción 10, con más de 25 años de carrera profesional, condenó la agresión que sufrió su colega, y resaltó la violencia con la que actúan los grupos paramilitares que trabajan coludidos con el Gobierno Ortega Murillo.

“Es preocupante, pero no da miedo, morimos en cualquier lugar, nacimos para esto. Nosotros nos educamos para no ser indiferentes con las luchas sociales. Vivimos en un estado de indefensión y es lo que nos toca”, declaró Sánchez.

El periodista condenó la violencia con la que los paramilitares secuestraron a su colega. “Miramos como un civil encapuchado llevaba cobardemente encañonado a un periodista que no estaba armado, y que no hacìa nada que alteraba el orden. Es una situación condenable desde todo punto de vista”, afirmó.

“La libertad de prensa es un derecho del ciudadano y el derecho nuestro de hacer el trabajo y no está en juego y no vamos a renunciar a esto”, afirmó Luis Galeano, director de Café con Voz, un programa televisivo de entrevistas y análisis.

El periodista señaló que se mantiene “una campaña sucia” y de desprestigio contra los periodistas nicaragüenses que no son afines al Gobierno, para tratar de “reducirnos”, “sentir vergüenza” e “intimidar a nuestras familias”. Sin embargo, dijo, seguirán investigando, preguntando, cuestionando al poder, como profesionales.

Wilmer Benavidez, periodista de Canal 12, externó que los periodistas están del lado del pueblo y no “podemos normalizar la agresión a los periodistas”. 

Defensa de la libertad de prensa

En dos ocasiones, periodistas, editores, columnistas, fotógrafos, camarógrafos, escritores, caricaturistas, blogueros, corresponsales extranjeros y dueños de medios de comunicación en Nicaragua, firmaron proclamas en defensa de la libertad de prensa y expresión.

El primer pronunciamiento condenaba el asesinato del periodista Ángel Gahona, ocurrido en Bluefields; el ataque y destrucción de Radio Darío en León, las agresiones físicas contra los periodistas que cubren las protestas y el robo de sus medios de trabajo. La segunda declaración señaló los ataques violentos al canal 100% Noticias, el incendio de Radio Ya y Radio Nicaragua.

Sin embargo, la violencia y el asedio ha continuado. Álvaro Navarro, director de Artículo 66, expresó que el Gobierno de Ortega se ha enfrascado en criminalizar la labor de los periodistas y que ha aumentado los niveles de ataque contra los hombres y mujeres de prensa.

“La criminalización y agresiones son cada día más violentas. En los últimos tres meses, al inicio, nosotros podíamos entrar a cubrir un enfrentamiento. Ahora es impensable poder documentar eso. Los periodistas hacemos nuestra labor y el Estado está obstaculizando a costa de lo que sea para que la gente no vea lo que pasa en las distintas comunidades”, aseguró el director de Artículo 66.

Navarro opinó que el periodismo en Nicaragua se encuentra en indefensión. Y que aunque persiste la idea en la población de que el Gobierno respeta a los periodistas, en la realidad no sucede como tal, y prueba de ello han sido las constantes agresiones que el gremio ha recibido. 

“Este Gobierno tiene que entender que es imposible tapar la realidad. No solo los periodistas lo están haciendo, sino los ciudadanos con sus teléfonos. Debe entender que el mundo lo está viendo y que tiene puesto los ojos en Nicaragua, en términos de violación y derechos humanos, que incluye las violaciones al ejercicio de la libertad de información al periodista”, insistió Navarro.

Durante estos 105 días de protestas, la prensa nacional e internacional ha sufrido un sinnúmero de abusos. Desde el robo de una cámara hasta el asesinato de Ángel Gahona, periodista de Bluefields. También el robo de celulares y la interrupción de la señal televisiva de 100% Noticias y Canal 12.

“Aquí se aprobó una ley contra el terrorismo, y vos y yo podemos ser tildados como tal. Aquí se subió la parada para que tengamos miedo. La agresión a periodistas, las amenazas, las campañas de desprestigios, van en la línea de que la autocensura se imponga. ¿Qué es lo que vamos a hacer? Mantenernos firmes, unidos, y ser consecuentes con nuestro trabajo, hacerlo lo más profesional posible para que no abramos las ventanas a que las arbitrariedades de parte del Gobierno se mantengan o se incrementen”, expresó Galeano.

La semana pasada, un grupo de encapuchados armados intimidó a los trabajadores de la empresa ND Medios, frente a las instalaciones de la empresa de comunicación que publica los periódicos El Nuevo Diario, Metro y Q’hubo, “para proyectar sobre su edificio un video con propaganda contra las protestas ciudadanas, que califican de terrorismo”, denunció el grupo.

El Gobierno también ha utilizado los canales de televisión oficiosos y las redes sociales para difamar a periodistas de 100% Noticias, el noticiero Acción 10, y periodistas de Confidencial y Esta Semana, como parte de la campaña para criminalizar al ejercicio de la libertad de prensa.

Agresión a periodistas desde el inicio de la crisis

El 18 de abril agentes de la Policía Nacional, fuerzas de choque y miembros de la Juventud Sandinista (JS) reprimieron con palos, tubos y piedras a jóvenes y adultos autoconvocados en el movimiento #SOSINSS, y periodistas nacionales e internacionales, que brindaban cobertura a la protesta en contra de las reformas realizadas por el Gobierno del presidente Daniel Ortega al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS).

El fotoperiodista Alfredo Zúniga, de AP, fue acorralado por las turbas sandinistas y de igual forma fue golpeado en la cabeza. También le robaron su cámara y varios lentes fotográficos que usaba para trabajar. La forma de operar fue la misma: se abalanzaron todos contra uno.

“Ellos me agarraron y me golpearon. Yo ando trabajando para una agencia internacional y me agredieron, me rajaron la cabeza, me robaron mi equipo, y la Policía no hizo nada”, expresó molesto Zúniga.

En esa misma protesta, un camarógrafo de 100% Noticias fue despojado de su cámara. Un grupo de al menos veinte miembros de la JS, lo emboscaron y con violencia le quitaron la cámara de las manos. “Me robaron la cámara, se me acercaron y me la quitaron, me agarraron entre todos”, expresó el camarógrafo René Cuadra, un poco asustado.

Quien sufrió la peor parte, sin embargo, fue el periodista de Onda Local, Julio López, que recibió golpes en la cabeza mientras hacía una transmisión en vivo. López perdió la memoria temporalmente, y a pesar de que se recuperó satisfactoriamente de la agresión, asegura que no recuerda nada de ese momento.

El asesinato de Ángel Gahona

Ángel Gahona, periodista y propietario del noticiero El Meridiano, fue asesinado el 21 de abril en la ciudad de Bluefields, cuando cubría las protestas contra las reformas a la Seguridad Social, que luego desembocaron en un repudio al Gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

Gahona estaba transmitiendo en Facebook Live un enfrentamiento entre las tropas de antimotines y los manifestantes, cuando fue alcanzado por una bala certera en la cabeza.

Antes de ser impactado, Gahona entrevistó a uno de los manifestantes, quien le dijo que en Bluefields protestaban en solidaridad “a los jóvenes asesinados en Managua”. Tras la breve entrevista, el periodista advierte que deben buscar refugio “porque viene la policía”. 

Luego cruza la calle y enfoca un cajero automático que había sido destrozado mientras varios policías salen en la escena. Explica el estado de inmueble cuando se oye una detonación y Gahona se desploma al piso y pega contra una columna de concreto. La pantalla se ennegrece y una mujer grita “¡noooo, Ángel cayó!”.

Suyén Sánchez, colega de Gahona, estaba a varios metros del lugar donde cayó el reportero. “El disparo vino del parque, pero no sabría decirte quién ejecutó el disparo”, relató la mujer. La protesta pacífica se volvió violenta en Bluefields  cuando “algunos jóvenes comenzaron a apedrear la alcaldía, y los antimotines comenzaron a atacarlos”, continuó.

“Yo solo te puedo decir que que esos jóvenes solo andaban armados de piedras, pero no sé si otro grupo de ellos andaba armado. No lo sé. La policía tenía sus armas”, relató Sánchez entre sollozos.

Ileana Lacayo denunció que desde la muerte de Gahona, ella y otros colegas periodistas han sido “perseguidos” por “policías de civil y uniformados”, también han “monitoreado los movimientos” de sus familiares.

“Por parte de la Fiscalía intententaron incluirme en varios testimonios para el caso del asesinato de Ángel (Gahona). Es así que en varios de los testimonios aparece mi nombre en esas declaraciones, a insistencias de la Policía (Nacional) y de la Fiscalía”, afirmó.

Por el asesinato de Gahona, se inculpó a los jóvenes Brandon Lovo y Glen Slate. Este lunes el juez Sexto de Distrito de Juicio, Ernesto Rodríguez, reprogramó para el 14 de agosto próximo la audiencia preparatoria del juicio, informó la Presidencia, a través de medios del Gobierno.

Incendio en Radio Darío en León

El viernes 20 de abril, en León, un grupo de turbas sandinistas quemó Radio Darío, un medio de comunicación que brindaba cobertura a las manifestaciones en esa ciudad. “Estamos sumamente impactados con lo sucedido. Pero continuaremos la lucha de 59 años”, declaró esa noche Aníbal Toruño, director de la popular radio de la ciudad universitaria.

Toruño contó que una bomba fue lanzada por las turbas en la recepción de la radio, extendiéndose el fuego hasta la oficina de dirección. Vecinos y trabajadores intentaron apagar las llamas, porque los bomberos no llegaban, pero se extendieron hasta la cabina de la emisora.

“Había varios incendios en León y no pudieron venir cuando llamamos a reportar el incendio”, aseguró. Esta es la sexta vez que la emisora es quemada por turbas.

A pesar del atentado, Radio Darío sigue informando, denunciando los atropellos que comete el régimen de Ortega en contra de los ciudadanos.

Agresión a Josué Garay, periodista de La Prensa

Josué Garay, periodista de La Prensa, fue golpeado el domingo 10 de junio por sujetos encapuchados que penetraron a su casa, ubicada en el barrio Jorge Salazar. El afectado explicó que identificó a uno de los agresores, quien formaba parte de la JS, en esa localidad. 

Semanas atrás Garay había recibido amenazas de parte de miembros de la JS, que lo intimidaron por el simple hecho de trabajar en La Prensa. “No es normal que pase esto, no es delincuencia común, no es casualidad. Tengo miedo de que me pase algo”, aseguró.

“Lo primero que me piden es el celular, la billetera y mis papeles. Cédula y me piden mi pasaporte. Cuando me piden documentos les digo que para qué y ahí me pegan en la cara, me reventaron la boca. Luego me agarran del cuello y me ponen contra la pared”, relató al diario La Prensa. “Me extraña que me pidieran mi pasaporte. No es delincuencia común, se hubieran llevado un televisor y otras cosas que no se llevaron”, afirmó.

Garay relató que uno de los sujetos lo intentó machetear, sin embargo, el otro agresor intervino para que no pasara a más. “El otro hombre le dijo: Dejalo, ojalá escarmiente”, aseguró Garay.

Intimidación a reporteros de 100% y Noticias 12

El pasado 19 de junio, un grupo de paramilitares golpearon y robaron a dos equipos de prensa que pretendían realizar una cobertura a los hechos violentos que ocurrieron el pasado martes 19 de junio en Ticuantepe y Masaya. Los encapuchados rodearon a las periodistas Leticia Gaitán, de 100% Noticias, y Daliana Ocaña y Luis Alemán, de Canal 12, y los amenazaron con armas de alto calibre.

Gaitán narró en el programa televisivo Esta Noche, que junto a Ocaña se puso de acuerdo para realizar el recorrido, saliendo desde la gasolinera Puma de Movistar hasta Ticuantepe y luego Masaya. Sin embargo, cuando llegaron al kilómetro 13 de la carretera hacia a Masaya, decidieron hacer una parada para sondear el terreno.

“Nosotros vimos varios contingentes de la Policía Nacional desplazados. Y señalamos que fueron ellos quienes avisaron a los paramilitares, porque en cuestión de minutos llegaron a bordo de una camioneta a intimidarnos”, afirmó Gaitán.

Ocaña expresó que a bordo de la camioneta iban diez encapuchados. Hicieron varios disparos al aire para intimidarlos, y luego les ordenaron a todos que se tiraran al asfalto. Acto seguido comenzaron a requisarlos y robarles sus pertenencias.

“Se llevaron todo. Yo traté de ver lo que estaban haciendo pero uno de ellos me pegó dos patadas. Y nos apuntaban a todos con las armas que andaban. Nos dijeron que pusiéramos las manos donde ellos pudieran verlas”, continuó Alemán.

A Gaitán le increparon que no era tan “huevoncita (valiente) como cuando hacía entrevistas”. La periodista de 100% Noticias había cuestionado  al canciller Denis Moncada, sobre el asesinato de seis personas que murieron calcinadas en un incendio en el barrio Carlos Marx, en Managua, provocado por paramilitares y policías, según detalló Cinthia López, una de las sobrevivientes.

“Entonces uno de ellos le dijo al otro que yo había sido la hija de tal, que le había faltado el respeto al jefe”, aseguró Gaitán.

Turbas en la parroquia

Turbas sandinistas ingresaron a la basílica San Sebastián, en Diriamba Carazo, para agredir a los obispos de la Conferencia Episcopal, que realizaban una labor de mediación para evitar que paramilitares hicieron daño a ciudadanos que se encontraban refugiados adentro del templo ante las amenazas de paramilitares.

En medio de la confusión por la agresión, los sacerdotes intentaron abandonar el templo como pudieron por la puerta trasera, pero nuevamente fueron agredidos por los encapuchados que impedían su retirada. Monseñor Silvio Báez y el cardenal Leopoldo Brenes se mantuvieron al pie del asedio en la sacristía. Pero las turbas empujaron tanto que desencadenaron el caos.

A la salida también agredieron al reportero de 100% Noticias, Jackson Orozco, y a su camarógrafo le robaron su equipo de filmación. El camarógrafo de Esta Semana y Confidencial, Ricardo Salgado, también recibió golpes en su abdomen y su cara, para despojarlo de su cámara.

Las turbas también golpearon al fotorreportero de La Prensa, Jader Flores y le robaron el lente de su cámara, mientras al fotógrafo de El Nuevo Diario, Oscar Sánchez lo despojaron de su teléfono. También robaron equipos a periodistas de Canal 12. Al salvadoreño Marvin Recinos, de AFP, también le robaron su equipo de trabajo.