Confidencial

Ortega no responde a petición de la CEN de reanudar el Diálogo

Obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua durante la segunda sesión del diálogo nacional, el pasado 21 de mayo. Confidencial | Carlos Herrera

El cardenal Leopoldo Brenes dijo a CONFIDENCIAL que los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) han estado pidiendo una cita con el canciller de la república, Denis Moncada Colindres para expresarle el interés de la Iglesia de continuar con el Diálogo Nacional, sin embargo, “como ha estado fuera del país”, este no ha respondido la comunicación.

De acuerdo a declaraciones del arzobispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Silvio José Báez, los obispos de la CEN enviaron una carta “al señor Moncada, para hacerle patente nuestra disponibilidad de seguir siendo mediadores, e igual a la Alianza Cívica, a las dos partes”, dijo el religioso.

Sobre la anuencia o no del Gobierno para reanudar el Diálogo Nacional y tenerlos a ellos como mediadores, Brenes consideró que el Ejecutivo “sí” tiene disponibilidad de hacerlos, pues “siempre ha hablado de la grandeza del diálogo, y es el ambiente a nivel nacional e internacional de que es siempre necesario para solucionar los problemas”.

El pasado 19 de julio el presidente Ortega lanzó un discurso virulento contra los obispos de la Conferencia Episcopal, a quienes acusó de promover un “golpe de Estado” en su contra.

“¿Qué cosa es un golpista?”, cuestionó Brenes. “Un golpista es aquella persona que hace acciones para tomar el poder, nosotros los obispos no estamos para tomar el poder, por lo tanto no nos sentimos aludidos”, continuó el Cardenal.

Al respecto Monseñor Báez expresó que los obispos de la CEN ante las injurias, persecuciones, amenazas de muerte, lo único que hacen es perdonar y rezar por quienes hacen esos señalamientos, tal y como dice el evangelio, “poner la otra mejilla”.

“No darle más fuerza al mal respondiendo de la misma manera. Perdonando siempre, y siendo disponible a hacer lo humanamente posible por servirle mejor al pueblo de Nicaragua”, reiteró Baéz.


Continúa la represión

Este sábado, una marcha pacífica organizada por ciudadanos autoconvocados de Matagalpa fue atacada por simpatizantes del Frente Sandinistas. Lenín Díaz Mendiola, de 54 años, murió en el atentado, y dos personas más resultaron heridas.

“En esta semana tuvimos dos fallecidos. Murió un campesino de Mulukukú. El otro muerto (Lenín), era de una familia popular en Matagalpa. Eran militantes históricos.
Era gente sencilla, que prácticamente, comentaban, que no se metía en nada. Es lamentable, condenable en todo aspecto que se le quite la vida. Ojalá que esto podamos irlo haciendo desaparecer”, insistió Brenes.

Durante las últimas dos semanas, la campaña del Gobierno Ortega Murillo en los medios de comunicación oficiales, ha sido impulsar la “paz” y la imagen de “normalidad” en el país. Brenes manifestó que hablar sobre “normalidad plena es difícil”.

“Si salen por las noches, prácticamente la cosa no está tan bien, por la mañana da la impresión que no ha pasado nada. Pero a partir de la una de la tarde, la afluencia comienza a bajar, a las seis de la tarde gran parte de la gente está encerrada. En algunos departamentos, Masaya, Carazo, se siente que hay presencia de la Policía Nacional, de encapuchados y eso da cierto temor a las personas”, opinó el Cardenal.

Brenes insistió en que es necesario que la represión orquestada por los grupos armados vaya desapareciendo, pues no es “normal que exista vigilancia policial o de encapuchados o policías voluntarios. Cuando esto vaya desapareciendo vamos a sentir, plenamente, que hay normalidad”, sentenció.

Monseñor Silvio Báez agregó que Nicaragua no es igual desde el pasado 18 de abril. Expresó que en estos momentos el país sufre una gravísima crisis a nivel social, político y económico, que golpea a toda la población.

“Elaborar un discurso que quiera distorsionar la realidad no hace bien. La realidad que vive el pueblo de Nicaragua está marcada por el luto y dolor, miedo e incertidumbre. Sigue habiendo mucho peligro por el hecho de transitar en algunas zonas de la capital y de otras ciudades, hay mucha gente que está huyendo, saliendo del país y un país nunca será normal mientras hayan personas privadas de libertad por ejercer su derecho a expresarse”.

Diálogo “sin presos políticos”

La Comisión Permanente de los Derechos Humanos (CPDH), ha informado que al menos 137 personas están siendo judicializadas, tras haber sido secuestradas por la Policía Nacional y paramilitares, sin orden judicial ni delitos comprobados.

Algunos de los presos políticos más conocidos son los líderes campesinos Medardo Mairena y Pedro Mena; la dirigente de los comerciantes autoconvocados, Irlanda Jerez; uno de los coordinadores del Movimiento 19 de Abril en Masaya, Cristhian Fajardo; y los jóvenes Brandon Lovo y Glen Slate, a quienes se les acusa del asesinato del periodista Ángel Gahona.

A título personal, Báez afirmó que una de las primeras medidas que se debe tomar en el Diálogo Nacional, siempre y cuando este se reanude, es exigir la liberación de todos los presos políticos, pues Nicaragua no puede reiniciar una nueva etapa mientras haya nicaragüenses detenidos.

“Mientras no se respeten los derechos humanos fundamentales, mientras aquí haya un Estado de terror, esto no será nunca un país normal. Un país normal no quiere decir volver al silencio, a la apatìa, que habìa antes del 18 de abril. El pueblo de Nicaragua, ha despertado a ser protagonista de su historia y esto no tiene vuelta atrás”, afirmó Báez.

Para el Cardenal Brenes es necesario que para ese ambiente de paìs normal, muchas personas que están en prisión puedan salir de las cárceles.

“Eso traería gozo, alegría, ojalá que pronto todas estas personas que están siendo acusadas puedan salir y regresar a sus hogares para alegría de sus familias y el vecindario. No solo son jóvenes los que están, sino gente adulta, ojalá que el clamor que se ha hecho en la población, para que los prisioneros sean liberados, se escuche y pronto”, finalizó Brenes.