Política

Bernardo Aban Tercero, originario de Chichigalpa, será ejecutado el 26 de agosto

Ortega pide “clemencia” por nica condenado a muerte en EE.UU

Un alegato de la defensa de Tercero es que tenía 17 años cuando cometió el delito, y no 19, lo que le permitiría evadir la pena de muerte



Managua.- El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, envió una misiva a su homólogo estadounidense, Barack Obama, en la que le pide clemencia para el nicaragüense Bernardo Aban Tercero, condenado a pena de muerte por el asesinato de un hombre en 1997, informó el gobierno sandinista

Texas ejecutará con una inyección letal a Tercero el próximo 26 de agosto, según informó el Departamento de Justicia Criminal de ese estado en mayo pasado.

La coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, la primera dama Rosario Murillo, indicó que la misiva fue entregada en el Departamento de Estado de EE.UU. por el embajador nicaragüense, Francisco Campbell.

El 31 de marzo de 1997 Tercero y un cómplice irrumpieron en una lavandería con el propósito de atracarla cuando el nicaragüense se enzarzó en una pelea con un cliente del establecimiento, Robert Berger, al que le disparó. Berger estaba acompañado de su hija de tres años en el momento del suceso.

Un alegato de la defensa de Tercero, originario de Chichigalpa, es que tenía 17 años cuando cometió el delito, y no 19, lo que le permitiría evadir la pena de muerte, sin embargo, las autoridades estadounidenses sostienen que el nicaragüense nació en 1977.

Brenes también intercede

El cardenal Leopoldo Brenes también solicitó “clemencia” pero al gobernado de Texas Greg Abbot por medio de una carta fechada este 27 de julio. El religioso hace su petición basado en el quinto mandamiento de la iglesia Católica que dice “no matarás”. “No pido impunidad ni que no se haga justicia, muy por el contrario que la misma brille como punto de equilibrio social”, escribió Brenes.

El cardenal le señala a Abbot que a nivel mundial la justicia ha evolucionado, imponiendo penas que afectan derechos fundamentales del ser humano como la restricción de la libertad, “pero en absoluto respeto al derecho primordial de la vida”.

Archivos adjuntos:

Carta del Cardenal Brenes a gobernador de Texas