Nación

Poeta se encuentra hospitalizado por una infección renal

Papa Francisco levanta castigo a Ernesto Cardenal

Sacerdote nicaragüense tiene prohibido administrar los sacramentos, desde hace más de treinta años



El papa Francisco le levantó un castigo que impedía administrar los sacramentos al sacerdote nicaragüense Ernesto Cardenal, de 94 años, que se encuentra hospitalizado por una infección renal.

El diario español El País publicó en su edición digital que el Vaticano aún no ha hecho oficial la noticia, pero que el nuncio apostólico en Nicaragua, Stanislaw Waldemar Sommertag, ya se la ha adelantado personalmente a Cardenal y se ha ofrecido a concelebrar con él su primera misa en 35 años.

“El pasado sábado día 2, el nuncio Stanislaw Waldemar visitó a Ernesto Cardenal en su casa de Managua, le trasladó un mensaje del papa Francisco, conversaron a solas durante media hora y, tras despedirse, el sacerdote nicaragüense dictó a su secretaria un mensaje de contestación dirigido al Vaticano”, afirma el diario.

El sacerdote trapense fue hospitalizado el pasado 4 de febrero. Esta es la quinta ocasión que el poeta nicaragüense es ingresado a un hospital en los últimos 14 meses, pero la primera que no requiere ir a la Unidad de Cuidados Intensivos.

Visita de Juan Pablo II

Cardenal fue reprendido públicamente por el papa Juan Pablo II, durante su visita a Nicaragua el 4 de marzo de 1983. El sacerdote era para ese entonces ministro de Cultura del gobierno sandinista.

La crónica de El País cuenta que a su llegada a Managua, el pontífice fue recibido con una pancarta que rezaba: “Bienvenido a la Nicaragua libre gracias a Dios y a la revolución”. Además, que Daniel Ortega, quien encabezaba la junta de Gobierno, pronunció un discurso que exaltaba la revolución. “Cada vez que el Papa intentaba dejar claro su rechazo frontal a la llamada Iglesia Popular, la multitud lo interrumpía al grito de ´entre cristianismo y revolución no hay contradicción´”.

Según escribió el pasado verano en el suplemento Ideas el periodista Juan Arias, que entonces era corresponsal de El País en el Vaticano, “cuando se acercó el Papa, Cardenal hincó una rodilla en el suelo y tomó su mano para besársela. Juan Pablo II se la retiró. Y cuando el sacerdote le pidió la bendición, el Papa, señalándolo amenazador con el índice de su mano derecha, le dijo: “Antes tiene que reconciliarse con la Iglesia”.

Dedicado a la literatura

Desde ese entonces, el sacerdote se ha dedicado a la literatura. Cardenal es uno de los autores más prestigiosos de Nicaragua, con obras traducidas a 20 idiomas y reconocimientos como la orden Legión de Honor en Grado de Oficial del Gobierno de Francia.

En diciembre pasado, recibió el Premio Internacional Mario Benedetti, que otorga Uruguay, y que dedicó al pueblo nicaragüense y al adolescente Álvaro Conrado, una de las primeras víctimas de las protestas contra el Gobierno del presidente Daniel Ortega, que comenzaron en abril pasado.

El Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda (2009) y el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (2012) están entre los más recientes e importantes galardones recibidos por el poeta nicaragüense.

Libro y carta para Francisco

El periodista de El País, Pablo Ordaz, cuenta en su crónica que a principios de 2016, y después de algunos intentos sin éxito de tender algún puente con Francisco, Zingonia Zingone, una poeta italiana amiga de Cardenal, le hizo llegar a él –que entonces era corresponsal en Roma— un libro del sacerdote nicaragüense con una dedicatoria para el papa.

“La idea era hacérselo llegar directamente” al pontífice, “para evitar que los más papistas que el Papa que abundan en el Vaticano interceptaran el mensaje. La ocasión se presentó el 12 de febrero, a bordo del vuelo de Alitalia que llevaba al Papa desde Roma a México”, afirma el periodista.

Dentro del libro también iba una entrevista reciente a Ernesto Cardenal en la que reconocía: “Me siento identificado con este nuevo Papa. Es mejor de como podríamos haberlo soñado”.