Nación

Respaldan creación de una Comisión de la Verdad independiente que incluya actores internacionales

Parlamento Europeo condena la represión y pide el fin de la violencia

Confidencial | Carlos Herrera

Piden a autoridades del país a "poner fin a todos los actos de violencia" y también exhortan a la sociedad civil a abstenerse de recurrir a la misma



El pleno del Parlamento Europeo (PE) dio luz verde a una resolución en la que condena la represión y pide el fin de la violencia en Nicaragua, donde la lista de asesinados desde el inicio de las protestas contra la reforma de la seguridad social en abril no para de aumentar.

La iniciativa salió adelante con 536 votos a favor, 39 en contra y 53 abstenciones, después de que este miércoles las marchas contrapuestas a favor y en contra del Gobierno de Daniel Ortega terminaran con nuevos ataques y graves altercados que dejaron mheridos.

El documento condena “la brutal represión e intimidación de los manifestantes pacíficos” que ha dado como resultado “numerosas muertes, desapariciones y detenciones arbitrarias perpetradas por las autoridades nicaragüenses, las Fuerzas Armadas, la policía y grupos violentos que apoyan al Gobierno”.

En ese sentido, recuerda a todas las fuerzas de seguridad nicaragüenses que su deber consiste, “sobre todo, en defender a los ciudadanos de todo daño”.

Además, pide a las autoridades del país centroamericano “poner fin a todos los actos de violencia” contra los manifestantes, pero también solicita a estos últimos y a las organizaciones de la sociedad civil que lideran las protestas “abstenerse” de recurrir a la violencia.

Igualmente, llama a liberar a todos los individuos detenidos “arbitrariamente” y solicita a las autoridades de Nicaragua abonar compensaciones a las familias afectadas y ofrecer garantías de que los arrestados no serán perseguidos penalmente.

La Eurocámara también insta a las autoridades del Estado a abstenerse de realizar declaraciones que “estigmaticen a los manifestantes, los defensores de los derechos humanos y los periodistas” y de utilizar los medios de comunicación públicos para “desarrollar campañas públicas que podrían incitar a la violencia”.

Además, apuesta por llevar a cabo una reforma electoral “con miras a unas elecciones justas, transparentes y creíbles que respeten las normas internacionales como la manera de resolver la crisis política”.

Los parlamentarios aseguran, asimismo, “tomar nota” de la apertura de un diálogo nacional y de la creación de una Comisión de la Verdad “que debe incluir la participación de actores nacionales independientes de todos los sectores y de actores internacionales”.

El pasado lunes se confirmó la reactivación del diálogo nacional “en los próximos días” tras el acuerdo alcanzado entre el Gobierno y los representantes de los estudiantes, la sociedad civil y el sector privado.

El parlamento Europeo condena la violencia en Nicaragua la resolución fue aprobada. Me encuentro aquí en el parlamento de la Unión Europea en Estrasburgo, Francia.

Aun así, el PE también afirma “lamentar el fracaso de la primera ronda del diálogo nacional provocado por las restricciones impuestas por el Gobierno nicaragüense, y expresa su esperanza de que la reciente reanudación del diálogo brinde la oportunidad de resolver la crisis y de poner fin a la violencia”.

La resolución pide al Ejecutivo del país autorizar “inmediatamente” una investigación internacional “transparente independiente” con el fin de enjuiciar a los responsables “de la represión y de las muertes”.

Este miércoles, la Organización de los Estados Americanos (OEA) acordó con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el Gobierno de Nicaragua crear un grupo independiente para investigar los hechos de violencia ocurridos desde el pasado 18 de abril.

El equipo, integrado por cuatro personas propuestas por la CIDH, tiene como objetivo analizar las líneas de investigación y hacer recomendaciones de acciones con respecto a los distintos niveles de responsabilidad jurídica, según un comunicado de la OEA.

La Eurocámara también “lamenta” la violación de la libertad de prensa en Nicaragua, “tanto antes como durante las protestas”, y considera “inaceptable” la incautación de medios de comunicación por las autoridades durante las protestas.

En la resolución se exige al Gobierno combatir “la corrupción generalizada en los círculos políticos” del país y se incluye un llamamiento para firmar y ratificar el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, tratado fundacional de ese tribunal.

El texto, igualmente, señala que a la luz del Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y los países de América Central “se debe recordar a Nicaragua la necesidad de respetar los principios del Estado de Derecho” e insta al club comunitario a vigilar “de cerca” la situación y a sopesar “en caso necesario” las medidas “que se podrían tomar”.

De hecho, advierte sobre las “graves consecuencias políticas, económicas y en materia de inversión” a las que pueden dar lugar las violaciones de los derechos humanos.

Asimismo, transmite sus condolencias y solidaridad a las familias de los fallecidos y heridos.

Durante el debate parlamentario previo a la votación celebrado el martes varios parlamentarios españoles ya pidieron el diálogo en Nicaragua y poner fin a la violencia y la represión.