Economía

Negociaciones avanzadas para la compra de ProCredit

Pellas regresará al negocio bancario

Carlos Pellas

Siete años después de vender su participación en el BAC, negocia compra de un banco dedicado a la atención de Pymes



El empresario Carlos Pellas, líder de uno de los principales grupos económicos del país,  está a punto de volver al negocio bancario: tres fuentes del sector confirmaron a Confidencial la existencia de negociaciones avanzadas para que Seguros América, que es parte del conglomerado de empresas del Grupo Pellas, compre el Banco ProCredit.

El proceso de la venta de ProCredit comenzó en 2016 y al menos dos grupos hondureños: el Banco Atlántida y el grupo Terra, participaron en las negociaciones. El Grupo Terra, cuyo expertise está en los campos de la generación de electricidad, venta de combustible, construcción, y bienes raíces, incluso llegó a un acuerdo de compra con ProCredit, pero la transacción fue objetada por la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif), sin que se conozcan las razones.

Antes, durante el segundo semestre de 2014, el Banrural de Guatemala, mostró su interés en comprar al banco nicaragüense, a través de una “fusión por adquisición”, que no llegó a materializarse.

El Grupo ProCredit, cuya sede está en Frankfurt, (Alemania), intentó vender el banco después que la crisis financiera global de 2008-2009, conjugada con los efectos del movimiento No Pago de esa misma época, le llevara a perder un poco menos de US$20 millones, suma que el holding tuvo que reponer con capital propio para evitar la quiebra.

Después de eso “Procredit reportó pérdidas por varios años”, dijo una de las fuentes. La construcción de la sede corporativa del banco se convirtió en un problema adicional, “ya que es caro administrar, mantener y amortizar un edificio como ese, lo que afectó los resultados del banco, que recuperó su rentabilidad hace cinco años, lo que hace que ahora sea favorable venderlo”, añadió.

El proceso de venta de una licencia bancaria, que es parte de los activos que se adquieren al comprar un banco, requiere que el comprador demuestre que cumple con los requisitos de idoneidad y solvencia moral; que compruebe su capacidad económica y su experiencia en el negocio, para que la Siboif autorice la transacción.

Ninguno de esos requerimientos debería ser un problema para Carlos Pellas, fundador y antiguo accionista principal del Grupo BAC Credomatic, hasta que vendió una participación importante a General Electric Financial Consumer en 2005.

Esa transnacional compró algunas de las acciones que estaban en poder de socios pequeños hasta alcanzar la mayoría accionaria, lo que le permitió en 2010 aceptar la oferta del Grupo Aval, liderado por el millonario colombiano Luis Carlos Sarmiento, quien compró la la totalidad del banco, valorado en US$1,900 millones.

Fuentes vinculadas a la negociación aseguran que Pellas intentó mantener una participación minoritaria en el BAC, pero Sarmiento se impuso en la puja y adquirió el 100% de la institución financiera.

Un banco pequeño enfocado en Pymes

Al vender el BAC, el dueño saliente se compromete a esperar al menos cinco años antes de regresar al negocio bancario, plazo que Pellas ya ha cumplido, despejando el camino para la compra de ProCredit.

El proceso requirió varios meses para que los peritos del comprador tuvieran tiempo de efectuar el ‘due diligence’, (las debidas diligencias) “para saber si ese es su valor, si hay riesgos y cuáles pueden ser esos riesgos”, explicó una de las fuentes que considera que la compra se efectuó antes de Semana Santa.

La fuente dijo que en este tipo de negocios, generalmente se paga 1.5 veces el patrimonio de la empresa, valor que se acercaba a los US$18 millones al 31 de diciembre de 2016, por lo que calcula que el precio de venta podría rondar los US$27 a US$30 millones.

Aunque desde el punto de vista formal, la autorización para efectuar esa transacción depende del Consejo Directivo de la Siboif, “no me cabe ninguna duda que el visto bueno final fue emitido desde la presidencia de la República”, aseguró la fuente.

Ahora, si se confirma la compra de ProCredit, Pellas tendrá que elegir entre seguir atendiendo el negocio de las pymes al que estaba orientado el banco, o convertirlo en un banco corporativo que atienda los negocios del Grupo Pellas.

Esos negocios siguieron trabajando con el BAC después de concretada la compra por parte de Sarmiento, en especial porque el Banco se vio librado de cumplir las regulaciones que limitan las ‘operaciones entre partes relacionadas’, al dejar de ser parte del Grupo Pellas.

Jaime Pérez Leiva, quien fue gerente de Procredit y miembro de la junta directiva, al que una fuente señala como coordinador de una parte de las negociaciones, rechazó comentar la noticia.

Confidencial solicitó la versión del Grupo Pellas y de la Superintendencia de Bancos sobre la eventual compra de ProCredit, pero las fuentes no respondieron nuestra solicitud.