Política

"De esta fecha a la Asamblea General en junio pensamos intensificar las sesiones”, adelanta fuente diplomática

OEA avanza en la aplicación de Carta Interamericana

“Se debe de actuar”, sostiene el embajador de Estados Unidos y presidente de turno del Consejo Permanente en la OEA, Carlos Trujillo



La aplicación de la Carta Democrática Interamericana a la dictadura Ortega-Murillo se perfiló como medida a seguir si no hay avances en el diálogo nacional para restablecer la democracia y las libertades y garantizar la liberación de los presos políticos, por el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), que celebró este viernes dos sesiones especiales sobre la crisis sociopolítica de Nicaragua.

La primera sesión fue convocada por las misiones permanentes de Argentina y Estados Unidos, y en ella intervinieron el integrante de la Alianza Cívica, José Pallais, y Haydée Castillo del Consejo Político de la Unidad Nacional Azul y Blanco. Además, tomaron la palabra Rubén Perina, profesor adjunto de la Universidad George Washington; Jaime Aparicio, expresidente del Comité Jurídico Interamericano y exjefe de la Misión Electoral en Nicaragua del Centro Carter; y Harold Rocha, presidente de Nicaraguan-American Center for Democracy.

Todos los disertaciones ante el Consejo Permanente coincidieron en la alteración del orden democrático en Nicaragua por lo que consideran necesario aplicar al régimen Ortega-Murillo la Carta Interamericana.

Pallais enumeró con ejemplos todos los artículos de la Carta Democrática Interamericana que el régimen ha violado, incluso antes del estallido de la Rebelión de Abril.

“Es evidente que el Gobierno de Nicaragua ha incumplido su obligación para con el pueblo de asegurar el derecho a la democracia de conformidad con el artículo 1 de la Carta no pudiendo los nicaragüenses gozar del ejercicio efectivo de la democracia representativa conforme el artículo 2 de la Carta”, afirmó Pallais. “La protesta cívica ha sido la única forma de expresión que el Gobierno no ha podido aún conculcar y la voluntad del pueblo es muy clara: libertad y justicia”, agregó Pallais vía Skype desde Managua.

Castillo, directora del clausurado Instituto de Liderazgo de las Segovias y actualmente en el exilio, denunció ante el pleno la persecución a las oenegés criticas, a los movimientos feministas y a las protestas civiles.

“Ondear la bandera de nuestro país es causa de muerte, cárcel y exilio… Un Gobierno que asesina a su pueblo por demandar derecho, es un Gobierno que perdió total ilegitimidad”, dijo Castillo. “La comunidad internacional debe actuar”, resaltó la integrante de la Unidad Nacional, y pidió al Consejo Permanente emitir una resolución que convoque una asamblea de cancilleres para la aplicación de la Carta Democrática Interamericana.

Aparicio, exjefe de la Misión Electoral en Nicaragua del Centro Carter, aseguró que Ortega se reeligió en Nicaragua bajo una “interpretación maliciosa” de los principios de derechos humanos, y desde allí ha irrespetado los procesos electorales.

“Se ha violentado el orden democrático, hay abuso de poder y  alteraciones de los procesos electorales. Los miembros de la OEA tienen la obligación jurídica y moral de aplicar la Carta Democrática a Nicaragua por las violaciones al orden democrático en este país”, coincidió Aparicio.

Embajadores de acuerdo

Los embajadores de Estados Unidos, Canadá, Brasil, Costa Rica, Chile y Colombia se mostraron de acuerdo en aplicar la Carta Democrática si no hay avances en el diálogo entre el Gobierno y la Alianza Cívica.

El más incisivo fue el representante norteamericano y presidente del Consejo Permanente. “Se debe de actuar”, resaltó el embajador Trujillo.

Las intervenciones de los diplomáticos se produjeron en la segunda sesión convocada por el Grupo de Trabajo para Nicaragua. El Grupo de Trabajo –integrado por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, EE.UU., Guyana, México, Panamá y Perú– remarcó a Ortega la liberación de “todos” los manifestantes presos en cumplimiento de lo acordado en el diálogo con la oposición.

En un documento presentado ante el Consejo, los 12 países instaron al Gobierno de Ortega y la opositora Alianza Cívica a cumplir con los compromisos pactados en el diálogo, que quedó suspendido el 3 de abril y en el que la Secretaría General de la OEA, liderada por Luis Almagro, y el Vaticano actúan como garantes y testigos.

Fuentes diplomáticas de la OEA aseguraron a CONFIDENCIAL que la doble sesión de este viernes dará pie para una resolución más fuerte sobre Nicaragua, encaminada a la aplicación de la Carta Interamericana. “De esta fecha a la Asamblea General en junio pensamos intensificar las sesiones”, adelantó la fuente.

La defensa del orteguismo

La defensa de a dictadura en la doble sesión del Consejo Permanente estuvo a cargo de Valdrack Jaentschke, embajador de Nicaragua ante la OEA. El funcionario elogió lo que, según él, es el compromiso del régimen en el diálogo del INCAE: los compromisos sobre liberación de presos políticos y la restitución de las libertades, aunque obvió que ambos acuerdos han sido violados e incumplidos por la Administración orteguista.

“La Delegación del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, ha asistido con Responsabilidad a las Sesiones Programadas de la Mesa de Negociación, cumpliendo con la Hoja de Ruta Acordada y Firmada. Por el contrario, la otra delegación no se ha hecho presente sin justificación en 10 sesiones, incluyendo la del martes 23 de abril de 2019, convocada por los Testigos y Acompañantes Internacionales, Monseñor Waldemar Stanislaw Sommertag, Representante en Nicaragua de Su Santidad papa Francisco y el señor Luis Ángel Rosadilla, enviado especial del secretario general de la OEA”, dijo Jaentschke, acorde al guion de la dictadura de presentar a la Alianza Cívica como carente de voluntad para dialogar.

La oposición ha dejado claro que solo retomará la negociación hasta que el régimen de muestras claras de cumplimiento de los acuerdos. Por ejemplo, la Cruz Roja ya está lista para liberar a los primeros 230 presos políticos pero el Gobierno no lo autoriza. Tampoco ha cesado la represión policial.

Jaentschke calificó a los negociadores de la Alianza Cívica como incompetentes, y rechazó las criticas de otros países alegano que tienen “techos de vidrio”.