Nación

Periodista extranjero deportado: “Decían que me iban a torturar”

Régimen deporta a periodista y documentalista austríaco-estadounidense difamado como “agente de la CIA”. Lo interrogaron por cuatro horas

Primero llegaron los oficiales de Migración y Extranjería. Luego los oficiales de la Policía Nacional. A eso de las once de la mañana de este lunes, el documentalista austríaco-estadounidense, David Goette-Luciak, fue sacado de su casa en la Colonia Centroamérica. Lo montaron en una patrulla y lo trasladaron hacia el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino, donde horas después fue deportado en el vuelo TA397 con destino a El Salvador.

Goette-Luciak es un joven antropólogo y reportero que llegó a Nicaragua hace un par de años para documentar como antropólogo la oposición de comunidades indígenas a la construcción del Canal Interoceánico. Durante la crisis sociopolítica que atraviesa el país, comenzó a reportar para el diario británico The Guardian, y para el estadounidense The Washington Post. También colaboraba en Nicaragua con Radio La Ciudadana, un proyecto fundado recientemente por la periodista Azucena Castillo, exdirectora de Radio Universidad.

Desde hace dos meses, comenzó una campaña oficialista en las redes sociales en contra de Goette-Luciak señalándolo como “agente de la CIA”. De hecho, el controvertido periodista Max Blumenthal publicó un artículo intensificando la campaña contra Goette-Luciak. Acusó al documentalista de haber forjado “vínculos íntimos con la oposición” nicaragüense, específicamente con miembros del Movimiento Renovador Sandinista (MRS). Además, el periodista que tiene nexos con Vladimir Putin, señaló al documentalista de estar ligado a organismos estadounidense que, supuestamente, financian al MRS para desestabilizar la dictadura de Daniel Ortega.

El documentalista sufrió acoso y amenazas de muerte por lo que decidió mudarse de casa como medida de seguridad. Sin embargo, esta semana decidió regresar a su vivienda en la Colonia Centroamérica para “retomar su trabajo”. Fue este lunes que los oficiales de Migración llamaron a su puerta.

“Los oficiales de Migración dijeron que querían hablar conmigo sobre mi visa. Les dije que estaba legal, y ellos alegaron que era un control de rutina”, relató Goette-Luciak a Confidencial tras ser deportado. “Luego llegaron los oficiales de la Policía Nacional, me agarraron fuerte, pero no me golpearon. Me pusieron las chachas (esposas) y me llevaron en una patrulla por una ruta muy rara”.

Durante el trayecto hacia el Aeropuerto, la patrulla policial se detuvo. Los oficiales cambiaron la versión de que iban a revisar su visa, sino que comenzaron a hacer chistes con torturarlo y trasladaron a las celdas de El Chipote. Según Goette-Luciak, fue llevado al Aeropuerto donde fue interrogado desde mediodía hasta las cinco de la tarde en un “cuarto blanco”.

El documentalista fue sacado de su casa básicamente desnudo. Apenas llevaba shorts. Fue detenido y trasladado sin zapatos ni camisa. “Yo no sé qué pasó en mi casa, porque yo no traía nada al momento de mi detención, pero al cuarto entró un oficial con mi celular”, relató Goette-Luciak. “Me decía que si no le daba la contraseña del celular me iban a torturar y a llevar a El Chipote”.

El interrogatorio fue hecho por oficiales de la Policía Nacional. Goette-Luciak no duda que su deportación y posterior interrogatorio tenga que ver con la campaña de desprestigio en las redes sociales.

“Me preguntaban si era agente de la CIA y me enseñaban las publicaciones y los memes de las redes sociales”, narró Goette-Luciak. “Ellos no escondieron nunca su motivación para tenerme allí: Un policía me dijo que me iban a deportar porque en mis artículos escribía y opinaba cosas falsas, y también por andar en las marchas ilegales.., me pregunto que si no conocía las nuevas leyes”, detalló.

Los oficiales insistieron sobre su relación con Dora María Téllez y otros miembros del MRS. El policía le preguntaba dónde está escondida Téllez. “Les expliqué que mi trabajo era imparcial, que leyeran mis artículos donde cito varias fuentes. Como no dije nada más, querían obligarme a firmar un documento pero no me permitían leerlo”, dijo Goette-Luciak.

Ilja Luciak, padre de Goette-Luciak, fue el primero en alertar sobre la detención de su hijo. El reconocido académico estadounidense avisó sobre la detención a la periodista Sofía Montenegro, quien lo hizo público en sus redes sociales. Sin embargo, desde ese momento no se conocía sobre el paradero de Goette-Luciak, por lo que la detención fue catalogada como “secuestro”.

Sin embargo, a eso de las dos de la tarde, Confidencial conoció que Goette-Luciak iba a ser deportado. Una fuente aeroportuaria relató que la copia del pasaporte del documentalista circuló desde este fin de semana entre el personal. La mañana de este lunes las autoridades de Migración y Extranjería programaron su deportación hacia Washington en el vuelo TA397, que aterrizó en San Salvador la noche de este lunes para conectar con Estados Unidos este martes.

Al terminar el interrogatorio en Managua, Goette-Luciak fue colocado directamente en la puerta del avión y le entregaron una maleta que él conocía. “Me dieron una de las maletas de mi casa con algunas mudadas y llena de basura. No lo entiendo. En medio de la basura, habían unas camisas y dos pantalones, que fue lo que me puse para viajar a El Salvador”, contó el documentalista a Confidencial. “Yo no sé que se robaron en mi casa, si se llevaron mi computadoras y mis discos duros”, lamentó.

La directora para las Américas de Amnistía Internacional, Erika Guevara-Rosas, señaló que el documentalista “fue objeto de una campaña de difamación como resultado de su trabajo” en Nicaragua.

Guevara-Rosas recordó que el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ por sus siglas en inglés) pidió recientemente a las autoridades nicaragüenses investigar la “campaña de acoso digital” contra Goette-Luciak y garantizar su seguridad personal.

Ni el Gobierno de Estados Unidos, Austria o la Unión Europea han comentado la deportación de Goette-Luciak al momento de publicar este artículo.

“Está claro que mi deportación es por razones políticas. Es difícil de entender para mí, pero esta deportación ilegal es una manera más para intimidar a los periodistas independientes e imponer represalias a su trabajo”, apuntó Goette-Luciak.

Más en Nación

Send this to a friend