Nación

Solidaridad nacional e internacional: no callarán a la prensa independiente

Periodistas condenan espionaje a Confidencial

Ejército pone su credibilidad en entredicho; el propósito de la intimidación es provocar la “autocensura”, advierten periodistas



Periodistas y expertos en comunicación nacionales e internacionales condenaron los actos de intimidación y espionaje en contra de la redacción de Confidencial y los programas televisivos Esta Semana y Esta Noche, cometidos por oficiales del Ejército de Nicaragua y del partido Frente Sandinista, según la denuncia realizada el pasado viernes ante el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) por el director de estas publicaciones, Carlos Fernando Chamorro.

El director del Observatorio de Medios, Guillermo Rothschuh, calificó el espionaje como una violación a los derechos humanos, y que contraviene la Constitución Política de Nicaragua. “El Ejército siempre ha tenido cuido de su imagen. En las encuestas salen bien valorados, pero este tipo de actos impactan en su prestigio y pone en entredicho su credibilidad, generando desconfianza en la ciudadanía”, sostuvo el experto en medios de comunicación.

Rothschuh dijo que el involucramiento de miembros del Frente Sandinista en las tareas de espionaje junto al Ejército “complican las cosas”. Es decir— aclaró— demuestra la “supeditación” de la institución a los intereses políticos del partido de gobierno.

Xavier Reyes Alba, director del diario Trinchera de la Noticia, externó su preocupación a Chamorro por medio de un editorial publicado este martes. El periodista dijo a Confidencial que las autoridades están en la obligación de investigar la denuncia.

“La política del secretismo y la de ignorar constantemente las denuncias de la prensa independiente no pueden ni deben relevar a la Policía Nacional y a la Fiscalía de investigar estos hechos”, planteó Reyes Alba.

Cuestionan rol del Ejército

Pese a que la denuncia detalla la identidad del teniente primero Walter Abarca, quien se presentó con un carnet del Ejército de Nicaragua e intentó reclutar para labores de espionaje a un técnico de Confidencial y obtener las contraseñas de acceso al sitio web, el portavoz del Ejército descartó los señalamientos. “Tenga la seguridad de que eso no tiene pies ni cabeza”, dijo el coronel Manuel Guevara al ser consultado por la Agencia Alemana de Prensa (DPA).

De esa forma, el Ejército descartó realizar una investigación a causa de esta denuncia que compromete la imagen de la institución. No es la primera vez que el cuerpo castrense ha sido señalado de realizar acciones de espionaje contra periodistas. En 2013, el periodista Ismael López fue acosado por oficiales de la Dirección de Información para la Defensa (DID). Pero el Ejército se negó a investigar, aduciendo que ellos “no realizan espionaje político”, lo cual está prohibido por la Constitución de la República.

El periodista Luis Galeano, director del programa Café con Voz, aseguró que en otro país el hecho de dar nombres sería motivo suficiente para iniciar una investigación. Confidencial encontró en las memorias del Ejército que Walter Ramón Abarca Flores es un oficial que fue ascendido al rango de Teniente Primero el dos de septiembre de 2014.

“Se requiere una investigación para ver si lo que dice el periodista (Chamorro) tiene algo de cierto para tomar medidas. Si no queda mi palabra contra la tuya”, expresó Galeano. El director de Café con Voz dijo que si Chamorro no presentó más evidencias que respalden la denuncia (como señaló el coronel Guevara), es porque ninguna persona “anda pensando en grabar cada llamada telefónica y visita que tenga”.

“Aunque esto pudiera restar mérito a lo denunciado, creo que el sistema, y como hemos visto el comportamiento del Estado con la prensa independiente, hay algo cierto en la denuncia de Carlos Fernando Chamorro”, afirmó Galeano.

Fabián Medina, editor del suplemento Domingo y la Revista Magazine, ambas publicadas por el diario La Prensa, aseveró que el Ejército deslinde responsabilidades sobre una investigación “es parte de un coro” que se oye en las instituciones del Estado. Para este periodista resulta una práctica “bastante descarada”. “Cuando se les confronta dicen eso no es cierto, no existe, pero existe. Es lo mismo del caso OcupaINSS: los carros siguen perdidos, hay videos que prueban la agresión, pero las autoridades dicen que denuncias son invenciones de la imaginación”.

Reyes Alba sostuvo que no hay que caer “en la trampa de analizar si la denuncia es falsa o verdadera”. A su juicio, hay suficientes evidencias para afirmar “que los colegas no están inventando una situación tan grave”.

“Dos garantes morales de la talla de los obispos Cardenal Leopoldo Brenes y Silvio Báez Ortega han dado crédito a los hechos, y eso es suficiente para no perder el tiempo en que, si se trata de una ‘cosa’ u otra, un golpe político antigobierno o cualquiera otra de las tonterías que escuchamos”, escribió Reyes Alba.

Promueven la autocensura 

Fabio Gadea Mantilla, director de Radio Corporación y excandidato presidencial, asocia esta campaña de espionaje e intimidación contra la redacción de Confidencial como “un plan general” del gobierno del comandante Daniel Ortega de “perforar los medios de comunicación”. El empresario radial recordó “que los dardos” del régimen sandinista ya han caído sobre La Prensa cuando espiaron a la periodista Elizabeth Romero.

“Expreso solidaridad y apoyo a Carlos Fernando, porque está sufriendo la angustia del periodismo perseguido, que habla todos los días y señala los errores. Eso no nos exceptúa de ataques y nos deja vulnerables”, declaró Gadea, quien agregó que estas prácticas lo que persiguen en el fondo es infundir miedo y generar autocensura.

Fabián Medina también opinó de forma similar. De hecho “dudó” de que la finalidad de esta campaña sea el espionaje, sino más bien infundir “la psicosis” a los periodistas de que son observados.

“Una especie de autocensura, porque al final nuestro trabajo es bastante público. Lo que hacemos hoy, mañana está expuesto en la red o en la pantalla. Los periodistas no tenemos muchas cosas que ocultar. Pero esa sensación de que te están espiando es usado por los gobiernos represivos. En el mismo caso de Pedro Joaquín Chamorro, lo vigilaron durante muchísimo tiempo”, explicó el editor de la revista Magazine. 

El editor de La Prensa cree que se trata de una práctica inefectiva, ya que “al final solo terminan callándose por intimidación los cobardes, no los periodistas de valor como yo reconozco en Carlos Fernando. No es de los que se va a callar por una campaña intimidatoria”.

Anibal Toruño, Director de radio Darío, ubicada en el departamento de León, habló de la preocupación que sienten al saber que pueden estar siendo observados y vigilados. Según él, la mejor forma de vencer la autocensura que estas campañas pueden provocar, es “el ejercicio pleno y fundamentado del periodismo”.

“El periodismo critica y plantea retos y riesgos. Incidentes como agresiones, pero como dijo Pedro Joaquín Chamorro: cada uno es dueño de su propio miedo. Y pese a los riesgos, seguiremos haciendo periodismo independiente”, dijo Toruño.

Adrián Uriarte Bermúdez, catedrático universitario de periodismo en la Universidad de Ciencias Comerciales, aseguró que la denuncia pública de Chamorro “representa la voz y situación de censura directa e indirecta que viven muchos periodistas y medios locales, a lo largo y ancho del país”.

Sin embargo, el director de Trinchera de la Noticia resaltó el silencio de organizaciones periodísticas nacionales ante la denuncia “es una vergüenza para el gremio y para la sociedad que espera mucho del trabajo de la prensa, en especial de la independiente”.

“El periodismo nacional no debe callar cuando se trata de defender su derecho a la libertad de prensa y el derecho al trabajo. Condeno toda acción que intente callar este medio de comunicación. Que se investigue el hecho”, demandó por su parte Azucena Castillo, directora de Radio Universidad.

El capítulo de Nicaragua del PEN Internacional emitieron un pronunciamiento en el que condenan “de la manera más enérgica este tipo de incidentes”. Este organismo vela por libertad de prensa y expresión en todo el mundo, incluyendo a escritores, poetas, blogueros y periodistas. En el país, el capítulo es presidido por la escritura Gioconda Belli. Según el PEN, “pretenden violar la privacidad y los derechos de los medios de comunicación de ejercer sus labores sin coacción y en libertad, hace un llamado al Estado y Ejército de Nicaragua a llevar a cabo una investigación y a dar una respuesta seria y respetuosa a los medios afectados, sus lectores y audiencia”.

Solidaridad internacional

La denuncia de Chamorro causó resonancia internacional. Diferentes medios de comunicación expresaron su solidaridad con Confidencial, entre ellos Rosental Alves, director del Knight Center, un organismo internacional que trabaja en la formación de periodistas en Latinoamérica.

“Mi abrazo solidario a vos, Carlos Fernando Chamorro, y todo el equipo de Confidencial. ¿Qué habrá pasado con Ortega y el sandinismo?”, escribió en su cuenta de Twitter Alves.

El relator especial de la libertad de expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el uruguayo Edison Lanza, valoró “como preocupante” la denuncia de Chamorro. Las organizaciones  Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), y el Centro de Proteccion de Periodistas (CPJ) acogieron también la denuncia.

Mientras que portales de noticias como Pájaro Político y Aristegui Noticias de México, diarios independientes como El Faro (El Salvador), Plaza Pública y Nómada de Guatemala, CIPER (Chile) Sala de Prensa y diarios como El País informaron sobre la denuncia, y algunos expresaron su solidaridad.

Diputado orteguista cierra noticiero radial en Bluefields

La periodista Yolida Navas, conductora del noticiero Hoy. Es también feminista y activista social en Bluefields. Cortesía
La periodista Yolida Navas, conductora del noticiero Hoy. Es también feminista y activista social en Bluefields. Cortesía

El noticiero radial Hoy, transmitido a través de la señal de Radio Zinica en Bluefields desde hace quince años, fue censurado y desmantelado el pasado domingo por órdenes del Frente Sandinista. Así lo confirmó la periodista Yolidia Navas Salomon, conductora de este espacio matutino, que se caracterizaba por ejercer un periodismo “beligerante” en el Caribe Sur del país.

Navas Salomon narró que el diputado orteguista y también periodista Arturo Valdez le comunicó el cierre del espacio informativo. La razón: una orden directa del partido a causa de las críticas que la periodista vertía sobre la Policía Nacional, la alcaldía de Bluefields e instituciones estatales.

Arturo Valdez es el director de esta emisora, fundada en el año 1979 tras el triunfo de la Revolución Sandinista. Por eso no era un secreto las simpatías políticas de la radio. Sin embargo, Navas Salomon, también sandinista, no calló al denunciar los abusos de las autoridades.

“El cierre del noticiero Hoy resulta doblemente censurable, fue realizado por el profesor Arturo Valdez Robleto, director de Radio Zinica, diputado ante la Asamblea Nacional por el FSLN y nuevamente candidato para reelegirse en dicho cargo”, fustigó el Observatorio de Medios de CINCO. En un comunicado emitido este martes once de octubre, el experto en comunicación Guillermo Rothschuh sostuvo que “es impensable que un periodista sea quien atente y proceda contra la libertad de expresión, base de las demás libertades a las que tenemos derecho la ciudadanía nicaragüense”.

Salomon ha recibido respaldo de muchos oyentes y colegas en el Caribe, quienes deploran el cierre de este espacio matutino informativo, cuya duración era de 45 minutos.

“La eliminación de la crítica resulta contraproducente para cualquier partido a alianza partidaria, evita conocer la calidad del desempeño de quienes ejercen funciones públicas e imposibilita que la ciudadanía ejerza su derecho manifestarse. A la larga resulta un mal mayor tanto para gobernantes como para gobernados”, refiere el Observatorio de Medios.