Nación

Persecución contra periodistas es peor que en dictaduras militares

Carlos Fernando Chamorro, Aníbal Toruño y Sergio León denuncian el asedio y la persecución que sufre la prensa independiente de Nicaragua

Tres periodistas nicaragüenses, Carlos Fernando Chamorro, Sergio León y Aníbal Toruño, denunciaron este miércoles en una sesión especial de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la persecución contra periodistas del país y los horrores y peligros que enfrenta la prensa independiente a manos de la dictadura de Daniel Ortega.

Chamorro, director de Confidencial y los programas de televisión Esta Semana y Esta Noche, denunció que las oficinas de los medios que dirige continúan ocupadas ilegalmente.

“La noche del 13 de diciembre de 2018, la Policía Nacional tomó por asalto la redacción de Confidencial y Esta Semana, sin contar una orden judicial, y saqueó sus instalaciones. Un día después, el 14 de diciembre, la Policía regresó a ocupar el inmueble, y hasta hoy mantienen tomada nuestra redacción manu militari”, denunció Chamorro.

Confiscación se mantiene

Chamorro dijo que la Policía mantiene “confiscado por las vías de hecho todos los equipos de trabajo, así como los archivos personales y contables de las empresas Invermedia-Confidencial, Promedia-Esta Semana, y Cabal, y el inmueble de mi propiedad en que se encuentran sus oficinas, amenazando nuestros derechos para la difusión de información, el pensamiento y las ideas”.

El periodista también denunció que, por el acoso y las amenazas de la dictadura, se vio obligado a exiliarse en Costa Rica el dos de enero pasado. “Otros ocho miembros de nuestro equipo periodístico, amenazados por el Estado, se vieron obligados a salir del país y buscar refugio en Costa Rica, Estados Unidos, El Salvador y México en los meses de diciembre y enero”, detalló Chamorro.

Sin embargo, Chamorro destacó que la mayoría de reporteros de Confidencial y Esta Semana, siguen trabajando en Nicaragua en un estado de indefensión “bajo asedio, y amenazas, que operadores del régimen mantienen en su contra de forma directa en torno a sus viviendas, y a través de las redes sociales”.

También denunció que las medidas cautelares otorgadas por la CIDH en diciembre pasado a favor de él, su esposa y una parte de su equipo periodístico, han sido incumplidas por el Estado.

“El acoso en contra de mi persona se ha mantenido a través de amenazas en las redes sociales vinculadas al régimen, en las que me acusan de “golpista”, y “terrorista”, así como acusaciones falsas sobre actividades ilícitas, que buscan incitar al odio hacia mi persona y los periodistas y técnicos que me acompañan en la labor de informar”, expresó Chamorro.

Medios locales bajo acoso

El periodista Sergio León, director de Radio La Costeñísima, en Bluefields, denunció que la radio que dirige está bajo acoso y amenazas.

“Existe una estrategia para afectar drásticamente a La Costeñísima, y para eso las estructuras del partido de Gobierno y funcionarios gubernamentales orientan a sus bases y seguidores no escuchar este medio de comunicación, inclusive, está prohibido sintonizar La Costeñísima en las instituciones públicas”, dijo León.

“Las estructuras de barrio y comunales fiscalizan las viviendas en su entorno para saber quiénes escuchan este medio”, denunció el periodista.

León denunció que las paredes de la radio han sido pintadas por militantes del FSLN y paramilitares con la palabra “golpista” y que se dio cuenta de una reunión entre secretarios políticos de la Región Autónoma de la Costa Caribe Sur (RACCS), en la que analizaron la línea editorial de la Radio y concluyeron que era subversiva para el Gobierno.

“En esa reunión, el operador político dijo a los presentes que Sergio León y La Costeñísima estropean los proyectos del FSLN, y que por tanto se debe hacer algo para detenernos”, denunció León.

Las amenazas contra Aníbal Toruño

Aníbal Toruño es el dueño de Radio Darío, la emisora quemada en León el 21 de abril de 2018 por paramilitares al servicio del Gobierno, y que se ha mantenido bajo acoso y amenazas por 18 meses.

Radio Darío se ha mantenido transmitiendo en sus diferentes plataformas en la clandestinidad. Toruño, que regresó hace tres semanas del exilio, denunció en la CIDH que a su retorno al país fue amenazado y asediado.

“Son las autoridades y los paraestatales los autores directos de las amenazas y agresiones contra mi persona y trabajadores de la radio, así como los daños provocados a las instalaciones, reafirman que el Estado tiene orquestada una etapa de ataques selectivos contra las voces y directores de medios independientes entre ellos Radio Darío, su equipo y mi persona”, denunció Toruño.

El propietario de Radio Darío dijo que en su retorno a Nicaragua se encontró con las mismas persecuciones contra medios y periodistas independientes.

“La censura, ataque, represión se vive en una frecuencia alarmante, Confidencial y 100% Noticias continúan cerrados, periódicos que casi dejan de existir por el bloqueo del papel, la violencia del régimen obliga a trabajar en la semiclandestinidad y según la Fundación Violeta Barrios de Chamorro un total de 1318 casos de agresiones y ataques son contabilizados hasta el mes de agosto pasado”, detalló.

Peor que las dictaduras militares

Edison Lanza, Relator para la Libertad de Expresión de la CIDH, felicitó a los tres periodistas nicaragüenses por “seguir haciendo periodismo pese al ambiente de acoso y hostigamiento al periodismo independiente en Nicaragua”.

 

Lanza dijo que el acoso y las amenazas contra los periodistas por ejercer su labor, era algo que no se miraba desde las dictaduras militares de los años 60 y 70.

La comisionada Antonia Urrejola, relatora para Nicaragua, demandó al Estado de Nicaragua que devuelva lo robado.

Solicitan medidas provisionales

Los tres periodistas denunciaron que el Estado no ha dado cumplimiento a las medidas cautelares aprobadas por la CIDH para ellos, sus familiares y equipos de reporteros, y solicitaron a la Comisión medidas provisionales a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, así como ampliar las medidas cautelares solicitadas en favor de otros periodistas de Confidencial y Esta Semana.

También solicitaron que demanden al Estado el ataque, el acoso y la intimidación contra periodistas y sus familiares y “la inmediata devolución de los bienes robados, y la propiedad de los bienes confiscados de hecho, así como el resarcimiento de los bienes destruidos”

Más en Nación

Share via
Send this to a friend