Blogs

El poder creativo de la negación

La negación no es sólo un recurso de Lógica, es también un recurso literario poderoso. Les explico por qué



“En el principio eran las especias”, dice Zweig en su obra, Magallanes, una las descripciones más extraordinarias que he leído sobre las especias y su papel en el comercio mundial en la época del Renacimiento. La frase nos hace recordar de inmediata la negación del verso bíblico, En el principio hizo Dios…El escritor austríaco la utiliza como una analogía para resaltar la importancia de las especias en los inicios del comercio mundial.

En la Lógica simbólica, el conectivo de la negación se representa como ¬p. La negación (¬) convierte a cualquier proposición, sea simple o compleja, en falsa si es verdadera y en verdadera si es falsa, como lo podemos ver en la tabla siguiente.

 

p

¬ p

1

0

0

1

 

Cuando alguien me solicita consejos para desarrollar sus habilidades de redactar o argumentar, le recomiendo que lea un artículo cualquiera de los diarios, y empiece a refutar o negar las hipótesis expuestas por el autor. Cuando empezamos a negar lo que otros afirman, se puede generar un proceso creativo poderoso que puede contribuir al desarrollo de nuestras habilidades de redacción, composición y estilo.

En un principio, la negación de una proposición –aún sin tener respuestas inmediatas–, puede ayudar a generar otras ideas más poderosas. Y este proceso se puede observar en la historia de las artes y de las ciencias, de las religiones, de los valores que cambian a través de la historia. La negación es motor de desarrollo de las grandes ideas, un ejercicio teórico que nos puede llevar a procesos creativos maravillosos.

La Lógica nos proporciona diversas expresiones para negar las afirmaciones, así por ejemplo, ante la afirmación… Todos, podemos decir Algunos no, ante el enunciado Algunos, podemos negar con Ningún, y en su sentido inverso de Algunos…no, podemos negar con Todos, y ante Ningún, podemos refutar con Algunos… ¿pura lógica, no les parece?

La afirmación Cuanto más inteligente sea nuestro ordenador, más tontos seremos, puede ser negada, como:

No es cierto que los ordenadores sean más inteligentes que los seres humanos o que seremos más tontos.

Jamás seremos tontos o las computadoras serán más inteligentes que los seres humanos.

La proposición Más información, menos conocimiento, puede ser negada, como Menos información, más conocimiento, proposición que nos hacen recordar otras expresiones como Más por menos o aquella que tan amargamente cita Ernesto Sábato: Entre más ciencia, más mandinga.

De hecho, en las variantes de la condicional que citamos anteriormente, la inversa (¬p→¬q) y la contrarecíproca (¬q→¬p) son formas de negación, pero en su conjunto, todos los conectivos lógicos, son una poderosa herramienta para el proceso creativo a la hora de refutar ciertos argumentos.

Me viene al recuerdo ahora la frase de René Descartes:

Pienso, luego existo, y que los existencialistas invirtieron con Existo, luego pienso.

Lo interesante del estudio de la Lógica proposicional es que nos enseña que nuestra mente siempre está en un proceso infinito de verificación de proposiciones, a algunas le asignamos el criterio de verdad y a otras el de falsedad, aunque hay muchas expresiones que dejamos indeterminadas, por varias razones, ya sea porque no tenemos elementos de juicios para negar o afirmar, o porque nuestra mente, entra en un proceso lento de verificación.

Siempre estamos formando matrices complejas o tablas de verdad en nuestra mente, y no siempre somos consciente de este proceso, como lo he destacado en mi ensayo, Cómo calcula el cerebro (de próxima publicación).

Pero no sólo a nivel de lógica estamos siempre afirmando o negando una proposición, sino qué a nivel ético estamos asignando permanentemente un valor de bueno o malo a las acciones morales, o un valor de bello o feo a nivel estético.

Y a propósito no debemos olvidar que una de las características del método científico es la falsación de las hipótesis, de ahí el gran poder de la gaya ciencia, de ser el instrumento más fiable del ser humano.

Es típico de muchas discusiones, en la que la negación se convierte en un recurso pueril, pues algunos interlocutores simplemente afirman y otros niegan, otros reafirman y reniegan. Lamentablemente, muchos no tienen en cuenta que la meta de la conversación debería ser construir un momento agradable para todos los participantes. “Esa es su única finalidad; ahí radica su estética: en hacer del lugar, del tiempo y de la relación, algo placentero”, dice Osvaldo Dallera, en su interesante libro, El arte de conversar.

En una discusión o conversación es imposible seguir los pasos de la Lógica proposicional, pues las matrices que se forman, dado un número de proposiciones, son tan complejas, que siempre se termina en pequeños o grandes desacuerdos. Pero desde luego, un toque de buena educación y de lógica, nos ayudaría a una mejor comprensión en el arte de conversar.

La negación no es sólo un recurso de Lógica, es también un recurso literario poderoso. Y así como Zweig comenzó su obra sobre Magallanes resaltando las especias, lo mismo hice en un ensayo que titulé En el principio de la escritura fueron los números…frase que hace alusión a otro verso bíblico que dice que En el principio fue la palabra.

Pero desde luego, si nos especuláramos sobre el principio de todas las cosas, podríamos decir, como lo concluyen algunos autores, que En el principio de todas las cosas fue la información.

Y luego que negamos, nos enfrentamos el gran reto de justificar las conclusiones a los que nos llevan nuestras hipótesis.


También le podría interesar: