Política

¿Policía encubre a los agresores?

Vecinos capturaron a dos de los cinco atacantes en la escena del crimen y los entregaron a la Policía Nacional

Han pasado once días desde que los activistas opositores, Carlos Bonilla y Gabriela García, fueron atacados en la Colonia 10 de Junio, en Managua. El mismo tiempo desde que dos de los cinco sujetos que los agredieron fueron capturados por los vecinos de la zona y apresados por una patrulla de la Policía Nacional. Sin embargo, hasta el cierre de esta edición, la institución que preside la primera comisionada Aminta Granera no presenta a los sospechosos. El caso continúa en a impunidad.

Después del ataque a Bonilla la mañana del 26 de febrero, los cinco sujetos huyeron de la escena del crimen, pero dos fueron alcanzados por los vecinos del barrio María Auxiliadora, contiguo a la Colonia 10 de junio. Varios personas relataron la captura a Confidencial, pero bajo condición de mantener sus identidades en el anonimato. “Si a don Carlos (Bonilla) le hicieron eso por andar hablando, imagínese a nosotros”, se excusó uno de los motorizados que participó en la caza de los agresores. 

Una mujer adulta, otra joven y un muchacho narraron cómo los vecinos capturaron a estos dos sujetos que iban vestidos con chaquetas y botas. Era una mañana cotidiana hasta que el tropel de la persecución llamó la atención de los vecinos del Barrio María Auxiliadora.

“A uno lo agarraron del Estilo y la Moda, una cuadra abajo y otra cuadra al lago. Al primero que agarraron casi lo mata la gente porque estábamos arrechos”, dijo la joven. Los dos sujetos fueron linchados por la población hasta que un policía en una moto intervino para que cesaran los golpes.

“El policía dijo que no lo siguieran golpeando, porque sino iban a tener serios problemas. Es decir que si lo mataban por los golpes el clavo les iba a salir a ellos”, agregó la joven.

Los dos sujetos fueron detenidos en el Barrio María Auxiliadora. El lugar exacto sucedió en una esquina, frente a la casa comunal en la que los simpatizantes del Frente Sandinista se reúnen para discutir proyectos del barrio o actividades partidarias.

Según los relatos de los vecinos, el policía que andaba en la motocicleta llamó a una patrulla policial. Llegó un vehículo Yaris. “En ese se llevaron a los dos montados. Uno iba de camiseta amarilla con pantalón azul y el otro iba camisa blanca y pantalón azul gris y una mochila ploma con negra”, describió la mujer adulta.

Policía calla

Uno de los agresores captados por los vecinos previo al ataque a los activistas. Cortesía
Uno de los agresores captados por los vecinos previo al ataque a los activistas. Cortesía

Los policías de la patrulla registraron la mochila del atacante y encontraron el puñal que, presuntamente, hirió a Bonilla, dijo la mujer mayor. Las dos estocadas que recibió el activista opositor y miembro de un movimiento denominado Movimiento Democrático Nicaragüense (MDN), le rompieron el hígado y el diafragma. Bonilla se recupera en una casa de seguridad lejos de la Colonia 10 de Junio.

“A esos majes los venían siguiendo desde la 10 de junio. Eran varios… solo lograron agarrar a dos, quienes eran los que le metieron un chuzazo al pobre roquito (Bonilla)”. La policías los enchachó (puso esposas) y se los llevaron de aquí”, afirmó otro testigo.

Confidencial solicitó en el Distrito V de la Policía Nacional los resultados de la investigación del atentado. Pero lo único que respondieron es que “el caso está a cargo de la Dirección de Auxilio Judicial”. Tampoco la vocería de la institución respondió a nuestras llamadas.

Gonzalo Carrión, director jurídico del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), señaló que la Policía está obligada a presentar a estos dos elementos ante un juez competente en un plazo de 48 horas, como señala la Constitución nacional.

“La primera pregunta es qué pasó con esas dos personas, porque debieron haberla puesto a la orden del juez, porque si no lo han hecho, ¿entonces los sacaron? ¿Qué pasó? Ahí hay un tema sensible en todo el caso y como en muchos otros casos, bombazo de Pantasma, Ocupa Inss, mujeres de la Guinea, hay la ausencia absoluta de rendición de cuentas”, indicó Carrión.

En una entrevista con Confidencial Bonilla relató que los vecinos le hicieron saber que capturaron a los dos hombres, ya que en ese momento él estaba muy herido y rumbo al hospital. 

“Como siempre la Policía Nacional en estos casos, por mas de cualquier tipo de pruebas que tenga, está esperando para ver de qué manera armará el muñeco”, dijo Bonilla, previendo una posible presentación de los capturados. “Lo que quiero es que la Policía me los presente y si yo digo que el gobierno me mandó a matar y estoy equivocado, pues que lo demuestren, pero con pruebas”, retó el activista, mientras movía su cuerpo lentamente en la silla a causa del dolor de las heridas por arma blanca.

Acción premeditada

Dos estocadas fueron las que causaron el daño al hígado y el diafragma de Bonilla. Carlos Herrera/Confidencial
Dos estocadas fueron las que causaron el daño al hígado y el diafragma de Bonilla. Carlos Herrera/Confidencial

Bonilla y su esposa, Gabriela García, son dos activistas del Movimiento Democrático Nicaraguense que participan en los denominados Miércoles de Protesta, que la oposición realiza en demanda de elecciones transparentes. Una de sus iniciativas fue recabar las opiniones de la población de Managua y otros cinco municipios sobre el sistema electoral. Bonilla no duda que el ataque sufrido fue a causa de su activismo político y sostuvo que fue una “acción premeditada”.

“Estos hombres andaban con unas chaquetas grises; esto fue planeado y orquestado. Los vecinos también han dicho que los miraron cerca de donde vivimos. Estaban monitoreando la hora de salida de nosotros. No somos ni empresarios, no somos millonarios; no tenemos dinero ni empresa para planeen un asalto en contra de nosotros”, expresó Bonilla.

“Estos hombres usaban con botas militares, chaquetas gruesas… la manera en qué operaban, la manera en qué ese hombre operaba el cuchillo… esos no son delincuentes comunes”, analizó Bonilla.

La directora del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas y experta en seguridad, Elvira Cuadra, dijo que resulta obvio que los encargados de cometer este acto criminal lo organizaron, lo planificaron y buscaron recursos para la ejecución.

Ahí hay organización, premeditación, alevosía, eran cinco personas en contra de dos y estaban saliendo de su casa, entonces hay un grupo bien organizado en función de esa actividad criminal”, dijo Cuadra. “En segundo lugar en la media en que casos como estos, que son ampliamente conocidos por las ciudadanía, por la población a través de los medios, no son esclarecidos por la Policía y por las instituciones de administración de justicia, que también deben de participar en este tipo de proceso de sanción de delitos, en esa misma media la Policía y otras instituciones van perdiendo credibilidad, y más grave aún, van perdiendo autoridad”, advirtió.

Mientras el caso continúa en la impunidad, el Secretariado Internacional de la Organización Mundial contra la Tortura emitió este cuatro de marzo desde Ginebra, Suiza, ”una acción urgente” para garantizar la seguridad de los activistas Carlos Bonilla y Gabriela García.

El organismo insta a las autoridades nacionales una “investigación inmediata, independiente, exhaustiva e imparcial que sirva para identificar, juzgar y condenar a los responsables”. La comunicación está dirigida al comandante Daniel Ortega, a la primera comisionada Aminta Granera, la fiscal Ana Julia Guido, a procurador de los derechos Humanos Omar Cabezas, al procurador Hernán Estrada y al magistrado del Poder Electoral Roberto Rivas.

“Tengo meses que pasan motorizados por mi casa, son meses que toman fotografías. En redes sociales me amenazan, me aburrí de ver perfiles falsos amenazándome, pero esta vez lo querían cumplir”, dijo Bonilla.

Más en Política

Share via
Send this to a friend