Nación

Oficiales habrían ingresado al templo sin el uniforme

Policía vuelve a reprimir a manifestantes en el perímetro de la catedral de Managua

Los oficiales dispararon bombas bombas aturdidoras apenas los manifestantes se aproximaron al portón del templo



Una misa de acción de gracias por la liberación de los presos políticos concluyó con un enfrentamiento entre la Policía Nacional y un centenar de ciudadanos que intentaron salir a protestar afuera de la catedral de Managua. Apenas los manifestantes se aproximaron a uno de los portones del templo, los oficiales antidisturbios, que tenían rodeado el perímetro, dispararon bombas aturdidoras para replegarlos; sin embargo, los manifestantes respondieron con piedras y morteros.

En el enfrentamiento un joven resultó con lesiones leves, pero fue atendido rápidamente por las personas que se encontraban en el interior del templo. Los manifestantes permanecieron en el lugar durante un par de horas y luego se retiraron en pequeños grupos a pesar del asedio policial.

Los manifestantes respondieron con piedras ante la represión policial. Carlos Herrera | Confidencial

Jerry Estrada, de la Unidad Nacional Azul y Blanco, explicó: “Queríamos salir a la carretera a manifestarnos, a hacer uso de nuestra libertad de expresión, pero no se pudo. La policía —una vez más— reprimiendo a la población cuando la única intención era alzar nuestra voz para exigir justicia, libertad y todos nuestros derechos que están en la Constitución Política como seres humanos que somos, son derechos universales”, dijo.

Un manifestante resultó herido durante el enfrentamiento con la Policía. Carlos Herrera | Confidencial

De igual forma, el expreso político Levis Artola lamentó que la población permanezca en aparente calma ante los abusos de poder en Nicaragua.

“Todos debemos tener un compromiso, si todos salimos a la calle, si todos nos pronunciamos aquí fuera otra historia… Que ellos hagan eso (reprimir) es normal porque ellos dan lo que tienen, y nosotros también damos lo que tenemos y es estar firmes ante toda manifestación de violencia, contra la corrupción y estar firmes contra el régimen para lograr una Nicaragua libre”, enfatizó Artola.

Los manifestantes respondieron con piedras ante la represión policial. Carlos Herrera | Confidencial

Policías ingresan a la catedral vestidos de civil

Previo al enfrentamiento con la Policía, los asistentes a la misa gritaron consignas en el atrio de la catedral de Managua, ondeaban sus banderas de la patria y se tomaron fotografías con los exreos de conciencia, que llegaron desde varias partes del país para agradecer a Dios por su liberación.

Reos de conciencia de diferentes partes del país asistieron a la misa de acción de gracias por su libertad. Carlos Herrera | Confidencial

Durante la celebración litúrgica el vicario de catedral, fray Silvio Romero, denunció la presencia de policías en el interior del templo, quienes habrían ingresado vestidos de civil con el objetivo de fotografiar e identificar a quienes asisten al templo.

“Pedimos que dejen entrar a los fieles, que bueno en la Constitución Política hay libertad religiosa, libertad de culto, libertad de conciencia. Invitamos también a los policías que están adentro de civil que no fotografíen a las personas que vienen, que no tomen video de las personas que vienen. Sabemos que la Policía no solamente está afuera también está adentro. Así que a los que están adentro no tomen videos a las personas que vienen a la misa, vienen simplemente a la eucaristía y no es un delito”, advirtió el religioso.

Reos de conciencia de diferentes partes del país asistieron a la misa de acción de gracias por su libertad. Carlos Herrera | Confidencial

Esta jornada de represión en la catedral de Managua se produce un día después que una turba de fanáticos del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo atacaron con piedras, botellas de vidrio y palos a feligreses católicos y exreos de conciencia, mientras participaban en una misa por el primer aniversario del asesinato de Sandor Dolmus, un monaguillo de ese templo católico.

Un día después de haber sido agredido por una turba orteguista en León, Nahiroby Olivas denunció que todavía hay un niño desaparecido tras el ataque. Carlos Herrera | Confidencial