Política

Costa Rica crea categoría migratoria especial para nicaragüenses, cubanos y venezolanos

El objetivo es que a quienes se ha rechazó la solicitud de refugio no caigan en mayor vulnerabilidad y puedan seguir viviendo en Costa Rica

Las autoridades de Costa Rica anunciaron la creación de una categoría migratoria especial de carácter humanitario para los nicaragüenses, venezolanos y cubanos asentados en ese país y a quienes se les haya denegado el estatus de refugiado.

El subdirector de Migración, Daguer Hernández, dijo que el objetivo de esta medida es que las personas a quienes se les rechazó su solicitud de refugio no caigan en una situación de mayor vulnerabilidad y puedan seguir viviendo en Costa Rica de manera regular.

“Esta categoría es para que de forma complementaria al refugio, estas personas puedan acceder a una categoría migratoria que les permita continuar con su vida ya hecha y realizada en Costa Rica”, explicó el funcionario.

Esta categoría especial se podrá otorgar por el plazo de dos años, prorrogable por periodos iguales, y la persona beneficiaria contará con libertad para poder desempeñarse en cualquier actividad laboral remunerada, por cuenta propia o en relación de dependencia, según indica la resolución de Migración publicada este jueves en el diario oficial La Gaceta.

Las personas que pueden optar por esta categoría especial son aquellas a las que se les haya denegado el estatus de refugiado a partir del 1 de enero del 2016 y que hayan permanecido físicamente en Costa Rica de forma regular o irregular hasta antes del 18 de marzo de 2020.

Los peticionarios deberán aportar documentos que comprueben que se encuentran asentados en Costa Rica y no contar con antecedentes penales en este país o en cualquier otro.

Raquel Vargas: “Un abordaje diferenciado”

La resolución publicada este jueves y firmada por la directora de Migración, Raquel Vargas, indica que “la situación actual de Venezuela, Nicaragua y Cuba impulsa al Estado costarricense a realizar un abordaje diferenciado a la situación migratoria”.

“Lo anterior implica la obligación de tomar medidas materiales y jurídicas que permitan brindar la asistencia y atención que se requiere, a la luz de los derechos humanos de las personas que migran”, añade el documento.

La resolución agrega que “se considera oportuno la implementación de un sistema de protección complementaria que les brinde la posibilidad de permanecer legalmente en el país, con un enfoque de razones humanitarias”.

En los últimos años Costa Rica ha recibido flujos constantes de migrantes nicaragüenses, venezolanos y cubanos.

En el caso de los nicaragüenses se trata de una situación que ha ocurrido a lo largo de la historia y que ha tenido picos de migración en ciertas épocas, la última de ellas a partir de una violenta crisis sociopolítica derivada de las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega.

Esa crisis causa la migración hacia Costa Rica de al menos 60 000 nicaragüenses, según cálculos oficiales.

En cuanto a los venezolanos, Costa Rica ha recibido flujos migratorios importantes desde el año 2014 debido a la crisis económica, social y política en la nación suramericana.

Costa Rica es un país de 5 millones de habitantes en donde alrededor de un 10% de la población es inmigrante, la mayoría nicaragüense, según datos oficiales.

Acuerdo laboral para más de 20 000 trabajadores

El pasado seis de noviembre, los gobiernos de Nicaragua y de Costa Rica firmaron  un convenio binacional para que más de 20 000 nicaragüenses viajen al vecino país del sur para trabajar en fincas agrícolas de manera temporal.

Con la firma del convenio, en tiempos en que la pandemia de la covid-19 ha vuelto a alertar al mundo, los trabajadores nicaragüenses podrán viajar a Costa Rica “protegidos por las leyes en su salud”, dijo Rosario Murillo, vicepresidenta, esposa y vocera del régimen de Daniel Ortega.

El denominado “Convenio binacional para regular la contratación temporal de trabajadores nicaragüenses en Costa Rica” fue firmado en la línea fronteriza que divide ambos países por el canciller de Nicaragua, Denis Moncada, y el viceministro para Asuntos Multilaterales costarricense, Rodolfo Solano Quiroz.

De acuerdo con el convenio, Nicaragua facilitará la contratación de trabajadores para que viajen de forma temporal a Costa Rica con fines laborales.

Por su parte, Costa Rica garantizará a los obreros nicaragüenses el cumplimiento “de sus derechos humanos, laborales, de salud, de seguridad social e higiene, seguridad ocupacional, y de bioseguridad, todo, durante el ingreso, estadía en territorio (costarricense) y retorno a Nicaragua”.

Aunque la migración de nicaragüenses hacia Costa Rica en busca de trabajo es frecuente, el paso transfronterizo está fuertemente restringido a causa de la pandemia.

Se espera que los trabajadores nicaragüenses se trasladen hacia Costa Rica en las próximas semanas, y permanezcan en territorio costarricense hasta la primera parte de 2021, cuando concluya la temporada de cortes de café.

El método que establecerá Nicaragua para captar a los trabajadores, y Costa Rica para trasladarlos desde la frontera, no fue divulgado.

Con más de medio millón de ciudadanos originarios de Nicaragua, Costa Rica es uno de los principales destinos de la migración nicaragüense, junto con Estados Unidos, y en menor medida Panamá y España, que a su vez son los principales países de donde se envían remesas familiares a los nicaragüenses.

Más en Política

Share via
Send this to a friend