Política

FSLN organiza su tendido electoral previo a convocatoria de comicios sin condiciones

Rosario Murillo ordena reuniones políticas en instituciones públicas y visitas permanentes a "beneficiarios" de programas sociales

Las Unidades de Victorias Electorales (UVE), que dirige la vicepresidenta y vocera del régimen Rosario Murillo, iniciaron esta semana una serie de reuniones y visitas “permanentes” a instituciones públicas, universidades, mercados y barrios diferentes ciudades de Nicaragua, con el fin de renovar la militancia del partido Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y asegurar el tendido electoral de cara a las elecciones de noviembre, que aún no han sido convocadas por el Consejo Supremo Electoral (CSE).

En una circular que Murillo envió a sus subordinados –el 23 de enero–, la funcionaria indica que “todo el tendido electoral” del FSLN deberá estar completado el domingo 31 de enero. Las UVE departamentales deben mantener un “seguimiento permanente a todos los procesos organizativos del FSLN”, dice el texto. También, deben participar en el “completamiento, cambios y actualización de todo nuestro tendido político” y las “promociones y entregas de carnets de militantes”.

Las Unidades de Victoria Electoral fueron instaladas el pasado mes de noviembre y  “consisten en fortalecer la organización y sobre todo, retomar el legado de los Héroes y Mártires, para seguir defendiendo la Revolución”, dice una publicación del oficialista El 19 Digital. En la práctica, las UVE organizan mítines políticos y promueven la organización territorial del partido de gobierno.

La prisa con que el partido gobernante organiza sus bases contrasta con una oposición fragmentada, que sigue demandando reformas electorales profundas para garantizar un proceso electoral justo. Mientras tanto, el Poder Electoral parcial a los intereses del mandatario, Daniel Ortega, sigue intacto pese a las denuncias de fraude en las elecciones pasadas.

La orden de Rosario Murillo: Visitas “todo el tiempo”

Además de completar el tendido electoral, las UVE tienen la orden explícita de visitar “todo el tiempo” a los beneficiarios de los programas sociales del Gobierno, a los líderes religiosos y personalidades en todos los campos, “como expresión de cariño… unidad por el bien común y esperanzas victoriosas 2021”, indicó Rosario Murillo.

En las instituciones públicas, alcaldías, universidades, organizaciones sindicales, barrios y comunidades, las reuniones partidarias se realizarán semanalmente  a fin de garantizar el “funcionamiento partidario”.  Mientras tanto, en los departamentos Rosario Murillo ordenó 26 mítines políticos en los que bajarán las directrices a seguir en el proceso electoral que se avecina.

La nueva cita electoral ocurrirá tres años después que el Ejecutivo se negó a aceptar las elecciones adelantadas como una salida a la crisis provocada tras la represión a la Rebelión de Abril de 2018 y luego de la aprobación de un combo de leyes punitivas que limitan los derechos de quienes se oponen al régimen gobernante.

Aunque Ortega se comprometió a garantizar dichas reformas una vez en 2018, dos veces en 2019 y una vez en 2020 a través de la Asamblea Nacional, de mayoría sandinista, hasta ahora no ha habido cambios, lo que mantiene la incertidumbre.

La Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) encomendó al Estado de Nicaragua ejecutar las reformas electorales necesarias a más tardar en mayo próximo, pero el Gobierno de Ortega rechazó la orientación, porque las considera una “injerencia en los asuntos internos”.

Más en Política

Share via
Send this to a friend