Blogs

Porno venganza en las redes sociales

Les cuento sobre un nuevo modelo de violencia cibernética que jóvenes y padres podríamos prevenir mejorando nuestra comunicación



Una pareja de novios adolescentes empieza a enviarse fotos y videos con contenido sexual a través de whatsApp. Las fotos los muestran en posiciones sugerentes enseñando su cuerpo aun no maduro. En los videos sostienen relaciones sexuales, al mejor estilo de Hollywood, dejando a un lado el pudor.

Comienza como una práctica para estimular la imaginación y despertar el lívido. Basada en la “premisa” de la confianza y del acuerdo tácito: que el contenido quedaría solo entre ellos dos. Durante meses experimentan enviarse fotos y videos posando con poca o ninguna ropa. Pero un día de tantos la relación llega a su fin.
Es el inicio de esta historia.

El porno-venganza o “revange porn” es un nuevo modelo de violencia cibernética, donde el agresor comparte en las redes sociales (sin el permiso de la otra parte) contenido sexual que compromete la integridad y dignidad de la víctima.

La Comisión de Banda Ancha de las Naciones Unidas ha publicado en un reporte indicando que aproximadamente tres cuartas partes de las usuarias de diversas edades de Internet han sido expuestas algún tipo de violencia cibernética.

¿Por qué los jóvenes son más susceptibles?

Esta práctica se ha venido popularizando en los jóvenes, quienes por el uso desmedido del internet viralizan el contenido a través de la red social de su preferencia.

Sí existe un sentimiento que el internet despierte en la mayoría de los usuarios es el creer que estamos en el anonimato. Estar “online” nos permite decir y publicar lo que queramos. Se piensa que detrás de la computadora o el smartphone nadie puede descubrirte. Esta sensación la experimentan los adolescentes, quienes en su mayoría hacen “revange porn”

Situaciones en torno a la porno venganza

1. Con consentimiento: ocurre cuando la víctima tiene pleno conocimiento de los hechos. En muchas ocasiones es la propia víctima quien produce el contenido, ya sea que aparezca su pareja o no. Se caracteriza porque la victima hace el envío del material privado.

2. Sin consentimiento: en esta situación la victima desconoce la existencia de fotos o videos. En los casos más frecuentes las fotos o grabaciones son realizadas mientras la victima duerme o ha sido inducida por efectos de alcohol o drogas a un estado de inconsciencia.

3. Cuando el contenido es sustraído sin autorización: ocurre en el caso que el victimario logre acceder a los archivos almacenados de manera local (en dispositivo) o bien en la nube (ej. Dropbox)

¿Cómo se manifiesta?

Acoso y asedio

La victima de porno venganza es constantemente asediada por el agresor. Quien a través de mensajes o llamadas amenaza con hacer públicas las fotos y videos eróticos a su entorno más próximo: su familia. A menudo el victimario chantajea a su ex con el objetivo de reanudar la relación a cambio de no hacer llegar las fotos a sus padres. Los padres desconocen por completo en la mayoría de los casos la existencia de este material.

Difusión del contenido en la web

El victimario propaga el contenido a través de las redes sociales, creando perfiles ficticios para Una práctica generalizada es abrir foros o sitios web dedicados a denigrar a su víctima con el objetivo de hacer viral el contenido.

La legislación, ¿Qué dice?

En Nicaragua, está contemplado el delito de Apertura o interceptación ilegal de comunicaciones, plasmado el artículo 192, del capítulo I del Código Penal del Título III de Delitos contra la vida privada y la inviolabilidad del domicilio que plantea en términos generales que la persona que intercepte datos que no le estén dirigidos y que utilicen medios electrónicos u otros será penada de 1 a 3 años de prisión.

Nuestro código penal también contempla los delitos contra el honor (título IV de delitos contra el honor, capitulo II), manifestando que quienes por sus acciones lesionen la dignidad de otra persona en menoscabo de su imagen o buen nombre serán sancionados con 100 a 200 días de multa.

Hablar sobre “revange porn” es cada vez más complejo, siempre existirá el debate ético-legal sobre quien es el responsable, la persona que se hace el “selfie” erótico y luego lo envía por WhatsApp o quien viraliza el contenido en Facebook?

La prevención es la clave

Los adolescentes deben contar con un sistema de apoyo en casa. Ese sistema lo forman sus padres. En la medida en que los padres se involucren en la vida de sus hijos estarán al tanto de lo que sucede en su día a día. Conocer su círculo de amigos, sus redes sociales, y establecer reglas claras sobre el uso del internet y el tipo de contenido que deben compartir es vital para prevenir situaciones de este tipo. La confianza que usted establezca con sus hijxs permitirá estar en conocimiento de lo que sucede a su alrededor.

Si están siendo víctima de chantaje, hablen con sus padres, y recuerden que la solución está en sus manos, no comprometan su vida privada, no permitan que dar clic en “send” les cambie la vida.