Economía

Estudio independiente confirma diferencia con dato oficial: "pobreza subió"

Presión de Gobierno cancela encuesta de pobreza Fideg

pobreza

Gobierno alegó “coyuntura de Nica Act", para silenciar estudio auspiciado por Cosude. Prometen divulgarlo “en otra fecha este año”



La Fundación Internacional para el Desafío Económico Global (Fideg), decidió “postergar la presentación programada para el día (jueves) 3 de agosto de 2017”, de los resultados de su séptima Encuesta de Hogares para Medir la Pobreza en Nicaragua. La razón alegada es “la coyuntura actual del país”.

La nueva fecha está “aún por definir”, indica en un comunicado, aunque tampoco explica qué relación existe entre la “coyuntura actual del país” y la publicación de un estudio sobre pobreza, por parte de un centro de análisis no gubernamental.

El presidente de Fideg Alejandro Martínez Cuenca, aseguró que la encuesta se presentará “en este año”, cuando existan “mejores condiciones”.

Una fuente diplomática vinculada a organismos internacionales reveló a Confidencial que la abrupta cancelación de la presentación de la encuesta de Fideg, es el resultado de “una demanda del gobierno, una presión directa en contra de Cosude y Fideg”.

La fuente explicó que los resultados de la encuesta confirman y amplían las notorias diferencias que han existido entre las últimas mediciones de pobreza realizadas por el gobierno y las que hace Fideg. El año pasado, las encuestas de Fideg registraban un nivel de pobreza del 39% de la población, en cambio, las encuestas oficiales del Inide calculaban el 29%. Ahora, según la fuente, “mientras el gobierno redujo aún más la pobreza al 24.9%, en la encuesta de Fideg la pobreza no solamente no bajó, sino que aumentó por encima del 39%”.

Según la fuente, el gobierno usó como pretexto “el clima político” provocado por la aprobación de la Nica Act en un comité del Congreso del Estados Unidos, para presionar a Cosude y el Fideg a suspender la presentación de datos sobre indicadores socioeconómicos, imprescindibles para la toma de decisiones en las políticas de cooperación internacional.

El viernes pasado, Confidencial preguntó al ministro Paul Oquist sobre la justificación oficial para cancelar la difusión de los datos de Fideg, y el funcionario se limitó a decir: “No voy a hablar de eso. No voy a dar entrevistas ahora”.

Por su parte el economista e investigador Adolfo Acevedo, un sistemático promotor de la transparencia en las estadísticas oficiales, no se mostró sorprendido por la cancelación.

—¿Qué opinás sobre el atraso en la presentación de la encuesta del Fideg?

Lo más probable es que la encuesta del Fideg no coincide con los resultados de la encuesta del Inide, y entonces, les pareció que en esta coyuntura política, les resultaba muy complicado publicar esos datos.

—Pero otras encuestas previas del Fideg también se han diferenciado mucho de las del Inide

Sí, pero por alguna razón, parece que en esta oportunidad, piensan que el clima político está muy complicado para ellos.

La raíz de las diferencias

A partir de 2009, Fideg ejecuta un ejercicio estadístico en el que encuesta a 1,730 hogares de todas las regiones del país, regresando siempre a los mismos hogares para dar seguimiento en el tiempo a la evolución de la situación económica de esas familias, y presentar una radiografía de cómo está el país en general.

Los datos de las encuestas de Fideg gozan de confianza y credibilidad por su rigor académico y la independencia de la institución, que preside el economista y empresario Alejandro Martínez Cuenca, también directivo del Banco Central.

Aunque existen diferencias en el tamaño de la muestra de ambas encuestas, las dos se basan en la misma metodología propuesta por el Banco Mundial para medir la pobreza en base al consumo calórico y el gasto de las familias.

La principal diferencia radica en la definición de las líneas de pobreza. Así, mientras el Inide usó una línea de consumo de US$1.72 por persona por día, (muy por debajo de la línea de US$2.50 que usa el Banco Mundial), y obtuvo una pobreza general de 24.9%, la encuesta de Fideg, que usaba una línea de consumo de US$2.40 por persona al día, indicaba que era de 39%.

El tres de julio pasado, el Banco Central de Nicaragua aseguró, basado en datos de la última Encuesta de Medición del Nivel de Vida (EMNV 2016) del Inide, que la pobreza general se había reducido aún más, pasando de 29.6% a 24.9%, y que la pobreza extrema había tenido una reducción de 1.4 puntos en el periodo 2014 – 2016, por lo que ahora solo afectaba al 6.9% de la población.

Confidencial preguntó a la representación de Cosude si hubo una solicitud directa o indirecta del gobierno para postergar la difusión de la encuesta.

La fuente de la Agencia de Cooperación Suiza nos remitió al comunicado de Fideg. Al insistirle sobre lo incomprensible del comunicado, y a qué “coyuntura” del país hacen referencia, dijo que solo podían “reiterar que la coyuntura política actual genera un entorno inapropiado para la difusión de los datos. Publicaremos los datos en su debido momento”, concluyó.

Por su parte, el presidente de Fideg, Alejandro Martínez Cuenca, aseguró que la posposición de la divulgación de la encuesta “es una decisión conjunta, que acordamos ambas instituciones, Fideg y Cosude debido a que la coyuntura política genera un clima inapropiado” para presentar y discutir el estudio. Martínez Cuenta indicó que los resultados de la Encuesta de Hogares para Medir la Pobreza se presentarán “en este año”, aunque explicó que aún no podía brindar una fecha.