Nación

Presos políticos respiran por una rendija en celdas de aislamiento

Los presos políticos permanecen en condiciones precarias, insalubres y sin atención médica, aún pese a las recomendaciones de la Cruz Roja

Los presos políticos que se encuentran en celdas de máxima seguridad de la cárcel La Modelo, en Tipitapa, aseguran que la única mejoría que han experimentado a raíz de las visitas del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) a ese penal, fue que las autoridades del Sistema Penitenciario Nacional abrieron una rendija en las celdas para que ellos reciban aire y luz.

La exguerrillera Mónica Baltodano, hermana del preso político Ricardo Baltodano, aprovechó la visita especial del Viernes Santo para conversar con varios reos de conciencia y detalló en el programa Esta Noche que pese a las recomendaciones del CICR los presos políticos permanecen en condiciones precarias, insalubres y sin atención médica.

“La Cruz Roja está bien informada de la situación (de los presos políticos), incluso han entrado a algunas de esas celdas y hacen un informe de recomendaciones al Gobierno. ¿Cuál es el problema? Que el Gobierno las toma o las deja, ¿qué recomendación cumplió? Recientemente les abrieron una pequeña rendija porque… estas celdas no tienen verjas, es una puerta de hierro pesada que mantienen cerrada”, explicó la exguerrillera.

Baltodano, quien fue presa política en la década de los años setenta, comparó que las condiciones carcelarias de los actuales reos de conciencia son peores a las que había durante la dictadura de Anastasio Somoza y que en sitios como Galería 300 y El Infiernillo, los presos “solo pueden dar dos pasos” por el espacio reducido de tres metros por dos.

Según la exguerrillera, “la Galería 300 alberga -más o menos- unos 40 prisioneros políticos mezclados con prisioneros comunes que se consideran de alta peligrosidad, que en general son presos vinculados a tráfico de estupefacientes”.

De igual forma, “la galería que le dicen El Infiernillo es en realidad un edificio que está a medio construir, que no tiene segundo piso y el sol le da por los cuatro costados en todos los momentos del día, de manera que acumula una cantidad de calor brutal. Dentro de El Infiernillo hay un área que le llaman la 301, que en realidad es un área de máximo aislamiento en donde los presos que están ahí no tienen ningún contacto con el resto”, agregó Baltodano.

Entre los presos políticos que se encuentran en El Infiernillo se encuentran el periodista Miguel Mora, los líderes campesinos Pedro Mena y Medardo Mairena; los dirigentes del Movimiento 19 de Abril de Masaya, Yubrank Suazo y Cristhian Fajardo; así como los exmilitares Carlos Brenes y Tomás Maldonado.

“Pude conversar con la mayoría de ellos. El estado anímico es impresionante, es de una moral altísima, tienen la convicción de que van a salir libres, pero también tienen la convicción de que el sacrificio que están pagando al estar en esas condiciones y por tanto tiempo va a tener un resultado, que es la libertad de Nicaragua”, subrayó la exguerrillera.

Baltodano insistió en que las condiciones insalubres en que están los presos políticos les han perjudicado la salud , ya que “si el agua es mala, la salud no va a ser nunca buena: tienen diarrea, tienen todas las enfermedades crónicas que te podas imaginar diabetes, presión alta, algunos que no las tenían ahora las han adquirido”, enumeró.

Más en Nación

Send this to a friend