Economía

¿Paro nacional? Hay que pensarla bien…

Problema no son los tranques, es la gobernabilidad

Tranque

Depósitos bancarios caen 8% en 9 semanas. Pese a todo, banca nacional permanece ‘blindada’ por el Fogade y el BCIE



Durante muchos años, la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), advirtió lo importante que es la institucionalidad, de cara a lograr un crecimiento económico sólido y sostenible. La realidad le ha dado la razón.

“Se dijo que el modelo de desarrollo económico no era sostenible sin institucionalidad sólida, y hoy dice también que el problema de estos costos económicos –sin obviar el costo mayor, que es la pérdida de vidas- que se manifiestan como producto de la crisis que estamos viviendo, tienen su origen en un problema de gobernabilidad”, aseguró el economista Mario Arana.

Su lectura de esta situación, basado en la interpretación de Funides, es que “esto no es un problema de los tranques. Es un problema de gobernabilidad, por lo que urge buscar cómo resolver el fondo del asunto”, dijo al ser entrevistado para el programa de televisión Esta Noche, que se transmite por Canal 12.

¿Aguanta la economía nacional otros dos meses de crisis?

Lo que podemos decir es que es urgente buscar cómo estabilizar el país, porque las consecuencias, medidas de forma conservadora, y circunscritas a determinados sectores, son severas.

La gente pide que el sector privado se pronuncie de forma contundente a favor de un paro nacional. ¿Lo harán?

Es un tema que el sector privado ha discutido bastante entre ellos, y con los demás miembros de la mesa del diálogo, y el tema es su efectividad. Muchos le atribuyen cierta fuerza, que no sabemos si en realidad la tiene. La hipótesis es que no necesariamente la tiene.

Estas crisis, que procuran llevarnos de un régimen autoritario a una democracia, normalmente llevan cuatro pasos: la ruptura del estatus quo. La intensificación de la crisis, que es donde estamos.

Luego viene una tercera etapa, que es de desgaste, y quién cede al final, y la pregunta es qué tan cerca estamos de la cuarta etapa, que es la resolución de la crisis. Creo que nos vamos acercando, y se van buscando soluciones en la medida en que vas avanzando hacia la solución.

Pero utilizar el paro, que se piensa que puede ser muy contundente para lograr el objetivo, le puede hacer mucho daño a la economía, y luego resulta muy difícil recuperarse, por lo que es una decisión que debe tomarse con mucha frialdad valorando su efectividad.

Los paros son utilizados como recurso de última instancia. Aquí hubo paros en la época contra Somoza, y no resolvieron la caída de Somoza en ese momento.

Lo que se ha adoptado como estrategia es la desobediencia civil. Los tranques son una manifestación de ello, y todos tienen derecho de usar las estrategias que parezcan eficaces en lograr su objetivo.

Managua está paralizada por los bloqueos de carretera y por el temor. Los bares y restaurantes están vacíos.

El turismo tenía un potencial extraordinario. Venía creciendo muy bien, con buenas perspectivas. Cada vez se hablaba más de Nicaragua como un sitio con excelentes opciones turísticas.

Este es el sector que seguramente perderá mucho más por el deterioro de la imagen de país atractivo, seguro, y cálido con los turistas. Habrá que invertir mucho dinero y esfuerzos para recuperar esa imagen, pero también estará en dependencia de cómo lleguemos a acuerdos.

¿Qué significa para la economía, que se pierdan 20,000 o 150,000 empleos?

En el país hay unos 900,000 empleos formales, y cada año se añaden entre 50,000 y 65,000 más, de modo que perder 150,000 empleos es regresar a niveles de hace tres años. Sería un impacto severo.

En zonas francas hay unos 110,000 empleos, y producen unos 2,500 millones de dólares. Tenemos la responsabilidad de impedir que el país se desplome de esa manera. Es clave encontrar una solución en el plazo más corto posible, y si se pudiera, en horas.

El BCN mostró caída en los depósitos por más de 13,000 MC$

Primero diré que el sistema financiero tiene solvencia, liquidez, capacidad de manejarse, porque ha sido prudente.

Añado a eso que las salidas de depósitos suman unos 400 millones de dólares, lo que frenará el otorgamiento de créditos. Habrá un impacto en el crédito. Lo importante es salir rápido de esto, porque todas las variables económicas tienden a complicarse. El país y los bancos tienen la capacidad para mantenerse, pero hay que salir rápido de este problema.

¿Cuánto nos costará recuperarnos, después de perder tantos empleos?

Dependerá de que tan rápido lleguemos a una solución y qué tipo de acuerdos, para que demos una señal de que se trata de algo que tiene viabilidad y estabilidad a largo plazo. En ese sentido, será una responsabilidad muy seria de los negociadores.

¿Cuál es el estado de la inversión extranjera?

Hay una inercia. Siempre la hay en estos casos. Posiblemente, los que ya tomaron la decisión de invertir acá se mantengan, pero inversiones nuevas, difícilmente se estarían pensando en este momento.


Depósitos bancarios caen 8% en 9 semanas

*Pese a todo, banca nacional permanece ‘blindada’ por el Fogade y el BCIE

Los depósitos en la banca privada descendieron en 13,652.8 millones de córdobas (8% del total, equivalente a 434.5 millones de dólares) entre el 31 de marzo y el primero de junio, a la vez que las Reservas Internacionales Netas Ajustadas (Rinas), sufrían una merma de 50.2 millones de dólares entre el 25 de mayo y el 4 de junio.

Datos oficiales del Banco Central de Nicaragua (BCN), muestran que al 31 de marzo pasado, los depósitos totales en la banca nacional sumaban 170,552.5 millones de córdobas, y que esa cifra disminuyó hasta los 156,899.7 millones de córdobas al primero de junio.

A pesar que la caída de los depósitos se profundiza con cada día que pasa sin que se solucione la crisis social que vive el país, el economista Adolfo Acevedo no se alarma con esos datos, al considerar tres factores que permiten determinar que el sistema financiero sigue saludable.

El primero es su apreciación que el sistema bancario no va a colapsar mientras los grandes inversionistas financieros no retiren su plata de los bancos, y eso no parece estar sucediendo. La segunda es el Fondo de Garantía de Depósitos, (Fogade) que asegura las cuentas de los ahorrantes, hasta por un máximo de 10,000 dólares por persona.

A eso se suma la línea de emergencia contratada por el BCN con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), por 200 millones de dólares de disponibilidad inmediata, para que los bancos del sistema puedan hacer frente a una eventual corrida masiva de depósitos.

Lo que demanda más la atención del economista es lo que está pasando con las Rinas.

Acevedo observa que entre el 31 de diciembre y el 25 de mayo, esas reservas habían crecido en 92.9 millones de dólares, producto de un aumento de los depósitos del Gobierno en el Banco Central, con una mayor colocación de letras en el mercado bursátil, entre otros factores.

Diez días después, al 4 de junio, la acumulación de Rinas se limitaba a 40.7 millones de dólares, lo que implicaba una reducción de 52.2 millones con respecto a la suma acumulada al 25 de mayo.

Las reservas comienzan a caer el 31 de mayo, “porque los bancos empiezan a retirar sus recursos del BCN, quizás para atender demandas del publico. Al 4 de junio, ya no solo los bancos siguen retirando dinero del BCN, sino que también el gobierno central, lo que quizás se explique por menores montos de recaudación tributaria efectiva”, detalló.

“Cuando el Gobierno comienza a retirar plata del BCN, es porque se está llegando al límite”, aseguró.

Acevedo vaticina que la decisión del Banco Central de proteger las reservas con tanto celo, se explica en el hecho que “antes se pagaba cero por la factura petrolera venezolana, y ahora habrá que desembolsar como 700 millones para pagarlos al contado, la mayor parte a Estados Unidos”.