Confidencial

Proceso viciado mantiene asesinato de periodista en impunidad

El periodista Ángel Gahona fue asesinado el 21 de abril, en Bluefields. Carlos Herrera | Confidencial

Los jóvenes creole Brandon Lovo y Glen Slate han completado cien días tras las rejas, procesados por el asesinato del periodista blufileño Ángel Gahona, ocurrido el pasado 21 de abril. Sin embargo, familiares y colegas sostienen que el crimen contra el periodista sigue en la impunidad, porque el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo se “empeñó” en culpar a los dos jóvenes en un proceso con al menos una decena de vicios y arbitrariedades, y proteger al verdadero “asesino uniformado”.

Migueliuth Sandoval, esposa del periodista Ángel Gahona. Foto: Noticias de Bluefields | Confidencial

“El asesino uniformado aún goza de libertad, debido a que el órgano judicial nicaragüense no ha tomado en cuenta las múltiples demandas de los familiares, amistad y sociedad en general, de realizar una investigación amplía, exhaustiva y coherente que de con los verdaderos criminales que acabaron con la vida de mi esposo”, reclamó la también periodista Migueliuth Sandoval, en ocasión de los cuatro meses del asesinato de Gahona.

Lovo, de 18 años, y Slate, de 21, fueron condenados a 23 años y medio y 12 años y medio de cárcel, respectivamente, por el juez Ernesto Rodríguez Mejía.

La defensa de Lovo y Slate sostiene que la Fiscalía no demostró la “teoría de los hechos”, es decir, que sus pruebas no confirmaron la vinculación de los acusados con el delito, tras siete días de un juicio a puerta cerrada, que completó un proceso viciado.

Gráfico: Juan García

1. Procesados en Managua, y no en Bluefields

Lovo y Slate fueron detenidos el 5 de mayo en Bluefields, y traslados a Managua al día siguiente. El 7 de mayo, por la mañana, la Fiscalía presentó la acusación por el asesinato de Gahona, sobre la cual no informaron nada a la familia del periodista asesinato. Un par de horas más tarde, la Policía presentó a Lovo y Slate en una conferencia de prensa, a la cual únicamente permitieron el ingreso de medios oficialistas.

Los jóvenes Brandon Crístofer Lovo y Glen Slate, acusados por el asesinato del periodista blufileño Ángel Gahona. Confidencial | Cortesía

En 2017, la Asamblea aprobó una reforma “inconstitucional” del Código Penal, para “legalizar” la sustracción de los procesados de su juez competente, dejando a discreción del Ministerio Público la competencia territorial de la acusación, en casos de delitos graves. Bajo este argumento, Lovo y Slate fueron procesados en Managua, y no en su ciudad natal.

2. Acusado herido, fue atendido en el mismo hospital

Conie Taylor, madre de Brandon, asegura que su hijo fue atendido la misma noche del asesinato de Gahona, y en el mismo hospital regional de Bluefields. Según la madre, Brandon vio cuando a Gahona lo subían herido en un taxi y al dar la vuelta con un grupo de amigos con quienes observaba los disturbios, recibió un disparo en la espalda. Ciudadanos de Bluefields confirmaron a Confidencial que Gahona y Lovo fueron atendidos la misma noche en el centro hospitalario.

3. Proceso a puerta cerrada

Lovo y Slate cumplieron noventa días de prisión preventiva antes del fallo de culpabilidad en su contra. Sus familiares, organismos nacionales e internacionales de derechos humanos y medios independientes no tuvieron acceso a las audiencias preliminar e inicial del proceso público. Ni siquiera la representación del Grupo Interdisciplinario de Expertos Internacionales (GIEI), de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). A los familiares solo se les permitió el ingreso hasta la lectura del fallo y condena.

Familiares de los jóvenes creole durante el proceso, al cual no hubo acceso para organismos de derechos humanos ni medios independientes. Tomada de El 19 Digital | Confidencial

4. Fiscalía errada en relación de hechos

La defensa de Lovo y Slate sostiene que la acusación en la correlación de hechos de la Fiscalía estaba errada y no fue reparada ni en la audiencia preliminar ni inicial, cuando el juez pudo haber desestimado la causa.

5. Culpables, aunque no lograron probarlo

Las declaraciones de 36 testigos y diferentes pruebas presentadas en el proceso por la Fiscalía no lograron demostrar que Lovo y Slate fueron las responsables del asesinato de Gahona, sin embargo, fueron declarados culpables.

Brandon Lovo y Glen Slate durante el juicio en una foto tomada del oficialista El 19 Digital. Los medios independientes no tuvieron acceso al juicio. | Confidencial

6. Defensa amenazada

La abogada defensora Amy García denunció recibir amenazas anónimas de muerte, que llegaron a su celular incluso durante el desarrollo del proceso judicial. “Abogada podrá aparecer y mantenerse en las redes, pero en la vida no siempre, recuerde que es prestadita”, fue uno de los mensajes que recibió García.

Amy García, abogada defensora de Brandon Lovo y Glen Slate. Foto: Cortesía | Confidencial

Boanerge Fornos, representante de la víctima en el juicio, a solicitud de su viuda, la también periodista Migueliuth Sandoval, también fue amenazado con un proceso por “patrocinio infiel”, porque según la Fiscalía estaba perjudicando los intereses de la víctima, al cuestionar el proceso judicial.

7. Una superarma hechiza

La Fiscalía afirma que el disparo que mató a Gahona salió de un arma hechiza. Sin embargo, técnicos en balística sostienen que un arma artesanal no tiene la precisión ni el alcance para matar a una persona, menos a una distancia de cien metros.

Técnicos independientes explicaron que el disparo de un arma patentada necesita una distancia mínima de treinta metros para ser letal, y que cien metros de distancia son insuficientes para que un arma hechiza tenga la precisión de matar. El juez, sin embargo, no permitió el ingreso de un técnico llevado por la defensa.

8. Arma sin huellas y jóvenes sin restos de pólvora

La Fiscalía presentó como prueba “contundente” un arma hechiza encontrada en el mar. Sin embargo, la defensa alega que el arma no tenía huellas digitales y tampoco se encontraron restos de pólvora en las manos de Brandon o Glen.

Plantón de periodistas para exigir justicia por el asesinato de Ángel Gahona, el 26 de abril, en la UCA. Carlos Herrera | Confidencial

“No hay nada que vincule esa arma hechiza con los muchachos”, aseguró Maynor Curtis, abogado defensor.

9. Prueba principal insuficiente

Un video de la muerte de Gahona fue la prueba principal de la Fiscalía. No obstante, el video no comprueba el punto donde se establece la línea de tiro.

Brandon Lovo y Glen Slate. Ilustración | Juan García

“No aparece, ni siquiera una silueta de la persona. Los 36 testigos en total, incluyendo los peritos, no vieron en el punto al tirador. No se encuentra”, alega el abogado defensor Norwin Cruz.

10. ¿Dónde estaba el tirador?

El abogado Cruz sostiene que “objetivamente no se aclaró la posición del tirador y hay una duda evidentemente razonable” para haber declarado “no culpables” a Brandon y Glen. Los videos y testimonios coinciden en que Gahona recibió dos disparos (cabeza y tórax) a unos 69 metros de distancia, en dirección sur a norte, pero ninguno de los testigos logró ubicar a Brandon o Glen en ese punto o lugar.