Nación

Intentaron entregar carta al Samuel Santos pero se les fue denegada la entrada a Cancillería

Protestan en solidaridad a migrantes

“Ya es el colmo que un país de migrantes esté haciendole tanto daño a otros migrantes”, dicen manifestantes



Un grupo de personas se reunió este viernes frente a la Cancillería de la República para demandar al gobierno del comandante Daniel Ortega dar paso a miles de migrantes haitianos y africanos que intentan cruzar Nicaragua rumbo a Estados Unidos. Los más de 30 manifestantes abogan por abrir las fronteras y garantizar una salida humanitaria a esta crisis, que afecta a más de siete países en América Latina.

Hasta el momento la política oficial de Nicaragua ha sido militarizar la frontera, perseguir a quienes entren de manera irregular y luego deportarlos a Costa Rica. Además, se ha reprimido a ciudadanos nicaragüenses que han intentando solidarizarse con los migrantes. El caso más emblemático es el de la profesora de San Juan del Sur, detenida por 46 días, por ayudar a una mujer haitiana y a su bebe de 15 meses.

“Estamos aquí en nombre de esta profesora heroica.  Nosotros somos un pueblo que durante muchísimos años hemos vivido de la solidaridad y con solidaridad. A pesar de que este gobierno es tan cruel,  nosotros los nicaragüenses no hemos perdido esa disposición de ser solidarios”, expresó Marlen Chow, feminista y asistente al plantón.

“Ya es el colmo que en un país de migrantes esté haciendole tanto daño a otros migrantes”, añadió la manifestante.

1476473879727

Los protestantes intentaron entregar una carta al canciller Samuel Santos pero se les fue denegada la entrada a la institución estatal. Se calcula que solo en Peñas Blancas, la frontera entre Nicaragua y Costa Rica, se encuentran varados más de 1500 migrantes haitianos y africanos. Muchos han intentado ingresar a Nicaragua, con la ayuda de coyotes y traficantes de personas.

Hace dos semanas, en la comunidad El Tamarindo, cerca de las costas de Carazo, un grupo de migrantes fue auxiliado por pobladores, después de haber sido dejados a la deriva por ‘coyotes’. Antimotines de la Policía Nacional entraron con lujo de violencia al pueblo para llevarse a los extranjeros. En una trifulca con los pobladores los oficiales tiraron gases lacrimógenos y balas de goma.

“Nosotros estamos en contra de los que les están haciendo a los migrantes. Es inhumano haber apresado a la profesora por un acto de amor y segundo las medidas represivas de la policía. No es solamente que les impiden el paso si no que los golpean, eso es injusto”, declaró Paris Medina, miembro del Consejo de Defensa de la Tierra, lago y soberanía, movimiento que lucha en contra del proyecto del canal interoceánico.

A principios de agosto, diez cadáveres se encontraron a orillas del lago Cocibolca, cerca de la desembocadura del Río Sapoá. Cinco de los cuerpos fueron reconocidos extraoficialmente por una ciudadana haitiana, Irlande Bien-Aime, que asegura que corresponden a sus familiares: Romane Fatjam Domani, de 26 años; Derisma Olgins Fatjam, Skeezy Civil, Claudy Djoudjou Joseph y Viergeline Valery. Todavía se desconoce la identidad de las otras cinco personas.

“Ellos vienen huyendo de sus país de guerras, de hambruna y lo mínimo que podemos hacer es apoyarlos. En este país han encontrado de parte del gobierno golpes y cárcel. Queremos decirles a ellos y al mundo entero que los nicaragüenses no estamos de acuerdo con el trato que les da este gobierno a los migrantes”, expresó Alicia Henríquez