Blogs

¿Qué cuenta como infidelidad?

Sin importar que clase de infidelidad se cometa, el dolor emocional, la sensación de traición y el daño a la relación es inmenso



En un sentido amplio, infiel es el que traiciona las expectativas de su pareja acerca de la clase de contacto que tiene con otras personas. Estas expectativas están basadas generalmente en acuerdos, en su mayoría tácitos, acerca de los límites que tienen los integrantes de la pareja con respecto a la naturaleza de sus relaciones y el contacto que van a tener con otras personas ajenas a la relación.

Existen varias clases de infidelidades. Las clásicas son:

Física y/o sexual: es exactamente lo que se entiende, el adúltero tiene sexo con alguien que no es su pareja, pero sin ninguna intimidad emocional. También puede incluir otro tipo de contactos sexuales como flirtear o hablar de temas sexuales con otra persona.

Emocional: es cuando no hay contacto físico o sexual pero sí mucho involucramiento emocional. Se comparten sentimientos intensos por otra persona. Esto incluye pasar horas chateando con una persona que no es tu novio, compartir secretos íntimos con una mujer que no es tu esposa, acudir a otra persona que no es tu pareja en momentos de necesidad o volverte mejor amiga de una persona que no es tu pareja.

Relación paralela donde hay un involucramiento sexual y afectivo con otra persona que no es tu pareja. Puede incluir, además, tener destinado tiempo, actividades y recursos financieros exclusivos para esa relación.

Las recientemente incluidas son:

Tecnológicas: todo lo que tiene que ver con la vida paralela que llevamos en línea – redes sociales, messenger, salas de chat- o por medio de comunicación como los mensajes de texto o el correo electrónico.

Esto incluye flirtear o tener relaciones emocionalmente íntimas con personas que contactamos en línea, chatear sobre temas íntimos por messenger, nlackberry-chat o intercambiar mensajes de texto por horas con otra persona, tener actividad sexual en línea como pláticas explícitamente sexuales o intercambiar imágenes sexuales con otras personas, presentarnos en línea como solteros o negar que estamos en una relación.

Con “algo” más: desatender gravemente la relación para enfocarnos en juegos de video, trabajo, un hobby individual o navegar en la red.

Sin importar que clase de infidelidad se cometa, el dolor emocional, la sensación de traición y el daño a la relación en general y a la confianza en particular, es inmenso.

Consulte el blog de la autora.